Política y conflictos

Eva Granados (PSC): «Apostamos por el reencuentro, por superar 10 años que no nos han traído nada bueno a los catalanes»

por Rodrigo Isasi Arce

Con algunos de los líderes del procés aún en prisión, el independentismo dividido como nunca antes, y la desmovilización del voto constitucionalista, las elecciones catalanas de este año van a ser las elecciones de los pactos. El último barómetro del CIS da la victoria al PSC encabezado por Salvador Illa, mientras el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat otorga la victoria a ERC. Otras encuestas más prudentes hablan de un empate entre ambos partidos. Hablamos con la diputada Eva Granados, la número dos de la candidatura del PSC de cara a las elecciones y socialista hasta la médula -viene de los sindicatos y se nota-: «El primer himno que aprendí fue La Internacional».

El último barómetro del CIS da la victoria el PSC el 14 de febrero.

Tenemos buenas encuestas después de muchos años en Cataluña. La llegada de Salvador Illa ha supuesto un punto de inflexión. Hace muchos años que tenemos gobiernos independentistas y había cierta resignación, que la gente quería cambio pero no se visualizaba el cambio, no se veía ninguna posibilidad. La candidatura de Salvador Illa ha sido como un revulsivo contra esa resignación, que hay una esperanza de que podamos poner fin a gobiernos independentistas. Llevo 10 años en el Parlament y me ha tocado vivir todo el procés, y ese lema de los independentistas de «tenemos prisa» (Tenem prisa) pues ahora me lo aplico a estas elecciones, a ver si somos capaces de superar esos gobiernos independentistas.

A mí esto de constitucionalista no me gusta mucho, creo que la Constitución es lo suficientemente grande para que estemos todos incluidos, incluso los que quieren reformarla o los que no quieren la Constitución. Nosotros apostamos por superar 10 años que no nos han traído nada bueno a los catalanes, superarlos en el sentido de no machacarnos unos contra otros.

Eva Granados (PSC): «Apostamos por el reencuentro, por superar 10 años que no nos han traído nada bueno a los catalanes»

Foto: EFE/EPA/PSC.

Estos 10 años que han pasado factura a todos van un poco en esa idea de que estamos como más tristes, que hemos perdido muchas oportunidades solo por el debate identitario. Salvador suele poner el ejemplo de la Agencia Europea del Medicamento, que se decidió su sede durante el tema del Brexit  y que podría estar en Barcelona pero no lo está porque en ese momento estábamos liados en otras historias, en debates de banderas, de quién es demócrata o no o quién es más catalán.

Estamos en una campaña muy extraña, el no poder hacer mitines en la calle, el no tener el pulso en la calle, a mí se me hace muy difícil. La gente con la que hablo me dice que el cambio es posible, pero es verdad que las encuestas nos están poniendo ahí en un triple empate y que tendremos que hacer lo posible para poder apretar hasta el final y que haya un voto útil en la candidatura de Salvador.

El independentismo está dividido en Cataluña, pero al Constitucionalismo tampoco le va mejor.

Creo que deberíamos mirar a la sociedad catalana y a los partidos no tanto en bloques, sino en quién mira para adelante y quién mira para atrás, quién mira el parabrisas del coche, la Cataluña del futuro, o quién mira por los retrovisores, que siempre son visiones parciales y con ángulos muertos. Superar esta fase tiene que suponer cambiar la conversación y volver al debate socioeconómico.

Una de las consecuencias del procés ha sido que nos hemos repartido entre independentistas y constitucionalistas, ellos nos llaman unionistas, entre españoles y catalanes, y aquí se ha disuelto el conflicto clásico entre izquierdas y derechas.

En las sociedades en las que entre el debate identitario son sociedades en las que se producen más desigualdades, porque se deja de movilizar una energía social, de lucha sindical, de asociaciones, de entidades sociales, y creo que eso debería estar más presente en Cataluña. Por eso nuestra propuesta es hacer un Gobierno con los comunes, hacer un Gobierno de izquierdas que hable de políticas de izquierdas y que se preocupe de los servicios públicos y de la reactivación económica.

Hablas de un Gobierno de izquierdas. ¿Un posible pacto con ERC?

Esquerra Republicana, el problema que tiene, si escuchas a sus portavoces, es que aparte de decirnos que somos unos carceleros, los del 155, saben que si suman van a hacer Gobierno con Junts Per Catalunya.

El problema es que Esquerra Republicana no hace propuestas de izquierdas, está hablando de amnistía, de autodeterminación, que es muy poco de izquierdas, y también es el único partido que se dice de izquierdas que hace del agravio fiscal su eje político. La ERC que conocemos se parece más a la Liga Norte, que pidió un referéndum para el Véneto en Italia, se parece al ‘Roma ladrona’ y es lamentable, pero solamente debes escucharles. Se parece bastante a partidos nacionalistas de derechas. Mucho tiene que cambiar ERC en sus prioridades y sus políticas para que puedan ser un partido de izquierdas.

Eva Granados (PSC):

Foto: PSC.

¿Qué tres grandes cambios necesita Cataluña?

Cambiar el eje de la política y volver a hablar de lo que preocupa a la sociedad. Dejar de hacer la conversación en base a naciones, fronteras y agravios, con eso ganaríamos mucho. Podríamos entrar en las reformas y en los cambios que Cataluña no ha hecho en estos 10 años y en que ha perdido oportunidades.

El tema educativo. En Cataluña hay como una gran autoestima sobre el modelo de éxito del modelo educativo. Tenemos una segregación en las escuelas muy grande. Después de Madrid, somos la comunidad que más segrega, que más marca el origen económico de tus padres con el éxito escolar que tengas. Tenemos que conseguir tener escuelas que sean iguales para todos.

El tercer cambio tiene que ver con la reactivación económica, el liderazgo del sector público para las políticas industriales y sectoriales. Esto pasa por tenerlo claro, tener un modelo de país, en generar nuevas centralidades económicas, ver la potencialidad que tiene nuestro tejido productivo, ayudar con las universidades con los centros de investigación, con la formación profesional. No puede ser que haya empresarios que busquen perfiles y no los encuentren en nuestro mercado laboral y tengas jóvenes en el fracaso escolar y no tengas una buena oferta educativa. Los cambios que se deberían haber producido y que se deberían estar produciendo y que no lo están haciendo porque no tenemos un Gobierno preocupado de la política de las cosas, no de las cosas de la política.

Miles de empresas se han ido de Cataluña. ¿Qué hacer para recuperar esa economía perdida?

Lo que necesita nuestro tejido productivo y las empresas que se han ido es seguridad jurídica pero al lado de eso necesitamos estabilidad política, un Gobierno que vaya a buscarlas, que cuando llamen se ponga alguien al teléfono. ¿Cómo vuelven las empresas? Primero, generando nuevas y segundo, viendo que Cataluña es un territorio atractivo para apostar por él.

Illa habla de reducir un 30% al futuro presidente de la Generalitat.

Creo que todos los estamos pasando muy mal y ese ejemplo que debemos dar desde el sector público, desde los políticos. Soy firme defensora de la política y de que los políticos debemos de tener un sueldo. La política debe estar retribuida, ya que si no es así, solo harían política los ricos. Dicho esto, el sueldo del presidente de la Generalitat es mucho más grande que el de todos los presidentes autonómicos y que el del presidente del Gobierno de España. Creo que rebajar ese sueldo es una manera simbólica de trasladarle a la ciudadania de ser conscientes de lo que estamos pasando.

¿Qué significa ser de izquierdas en Cataluña?

Significa estar en la resistencia porque, a algunos que somos de izquierdas, se nos tacha de fachas porque nos sentimos catalanes, españoles y europeos y hemos dejado de ser de izquierdas. Así que hay una especie de falso debate y una falsa división de lo que es ser de izquierdas de lo que no. Ser de izquierdas es creer en la redistribución de la riqueza y en la predistribución de la riqueza, intentar que todo el mundo desarrolle todas sus potencialidades y que desde el sector público se ayude a todos aquellos que tienen más dificultad para que las puedan desarrollar.

Significa tener unos servicios públicos potentes, accesibles, y de calidad. Significa tener una educación excelente para todos. Significa tener una fiscalidad donde los que más tienen, los que más ganen, pues paguen más.

¿Qué es para ti ser patriota?

A mí me tocó hacer el discurso de Mikel Iceta el día de la DUI, el 27 de de octubre de 2017, y en aquella intervención decía que, mientras ellos estaban con al estelada, que nosotros nos íbamos a quedar con la bandera catalana, con la señera, que era la que nos representaba a todos. Pero después hacía una mención a la canción de Jorge Drexler ‘Milonga del moro judío’, en la que habla de un trapo, de no pelearse por las banderas.

Ser patriota significa querer lo mejor para la gente que te rodea pero sin agravio para la gente que está un poco más lejos. Yo soy internacionalista, yo me siento de mi barrio, de mi pueblo, catalana, española, europea y del mundo. El primer himno que aprendí fue ‘La Internacional’.

Eva Granados (PSC): «Apostamos por el reencuentro, por superar 10 años que no nos han traído nada bueno a los catalanes» 1

Foto: EFE/EPA/PSC

Sobre los políticos catalanes en prisión, hay quien reclama un indulto o una reforma del Código Penal para facilitar su salida.

Creo que poner el tema de los indultos y de los presos en campaña no es lo que toca. La situación en la que están ellos es una consecuencia grave de errores políticos muy graves que se produjeron en Cataluña, que han tenido un juicio, una sentencia, y que ahora están con el tercer grado, lo que toca según marca la ley. Ellos tienen que exigir sus derechos y si creen que algo no se está haciendo bien, reivindicarlo.

El tema de los indultos y amnistías debe de estar fuera de la campaña. Debemos mirar adelante y más allá de lo que nos dicen, porque cuando salen de la cárcel oyes expresiones muy duras por parte de algunos de los presos y, ellos pueden decir lo que quieran, por supuesto, pero no lo compartimos.

¿Qué puede ofrecer el PSC en Cataluña que no pueda ofrecer otro partido no independentista?

Lo que nosotros podemos aportar es el no revanchismo. Esto no va de una mitad contra la otra, así no lo vamos a solucionar. Cataluña es mi tierra y voy a convivir aquí siempre con los que estamos aquí. Cataluña es nuestra tierra independientemente de lo que pensemos. La solución no va a pasar porque unos aplasten a los otros, y eso es lo que nos diferencia. Nosotros somos conscientes de la situación que hay en nuestro país, pero debemos buscar el máximo común denominador, no podemos seguir dividiéndonos.

Las propuestas que lanzan Cs o PP, o las propuestas que a veces vemos desde el bloque independentista, pasan por seguir cavando las diferencias, y nosotros lo que queremos es el reencuentro. Se habla mucho del conflicto entre Cataluña y España, yo creo que no es tanto así, como las distancias que se han dado entre nosotros. El día que en el Parlament a mí me dejan de llamar demócrata porque no soy independentista, y explicas que esto no va a así, que la democracia es pensar diferente y es ponernos de acuerdo.  Lo que no podemos hacer es seguir buscando qué nos diferencia los unos a los otros, porque eso es generar problemas a la ciudadanía, y los políticos estamos para solucionárselos, no para generar nuevos.

¿Y qué decir sobre la posible entrada de Vox en el Parlament?

Es muy preocupante que la antipolítica, la ultraderecha, que hablaba de «estercoleros interculturales» en nuestros barrios, tenga ese apoyo. Yo espero que no lleguen al Parlament, pero si llegan, es el síntoma de una enfermedad que tenemos como sociedad, y tendremos que pensar de qué manera acabamos con esa enfermedad que es el discurso del odio, del miedo al otro y del rechazo. Realmente es una de las cosas que más me preocupan de la campaña.


La diputada en el Parlament por el PSC responde a nuestras 11 preguntas random:

Rodrigo Isasi Arce

Periodista especializado en Defensa, conflictos armados, mundo arabo islámico y cooperación internacional. Viajero empedernido y fotógrafo aficionado.