¿Cómo evitar el consumo fantasma en nuestra factura de la luz?
Foto: | Unsplash

Energía y medioambiente

¿Cómo evitar el consumo fantasma en nuestra factura de la luz?

El consumo fantasma supone un gasto de entre 32 y 58 euros al año, y un 11% del consumo eléctrico de un hogar medio

por The Objective

Con la luz por las nubes con máximos históricos día sí y día también y facturas eléctricas que hacen que nos santigüemos cada vez que recibimos una de ellas, eliminar gastos innecesarios es un básico para ahorrarnos unos eurillos en la ‘dolorosa’.

El consumo fantasma es uno de esos valores de más que puedes evitar y que seguro agradecerás ahora que la situación de precios se encuentra por encima de los 150 megavatio/hora (MWh). Pero, ¿qué es el consumo fantasma, te preguntarás? Bien, como podrás imaginar, no se trata de un fantasma que despierta por la noche para encender los aparatos, ¡siento la decepción!, es todo mucho menos peliculero y depende de ti.

Si te das un paseo por casa, te darás cuenta que tienes muchos electrodomésticos y otros dispositivos permanentemente conectados a la red a pesar de que no se le esté dando uso en ese momento. Es decir, aparatos que están en stand by, algunos incluso con el piloto rojo encendido, listos para ser usados en cualquier momento con un mando a distancia o con pulsar un botón. Echando un vistazo rápido  detecto en mi casa el cargador del móvil sin el móvil enchufado, la tele con el piloto rojo encendido, el portátil apagado pero enchufado a la luz, el microondas, la cafetera, la impresora, el secador…

¿Cómo evitar el consumo fantasma en nuestra factura de luz? 1

Imagen: Unsplash

Bien, pues resulta, que todos estos dispositivos, aunque no estén funcionando, por el simple hecho de estar enchufados a la toma, están consumiendo energía –entre un 7 y un 11% del consumo eléctrico de un hogar medio, según la OCU, que no es baladí– y, por tanto, consumiendo euros de tu cuenta bancaria. En concreto, entre 32 y 58 euros al año, que si bien no es mucho, te da para algunas cañas.

Los aparatos que más consumen en stand by

Es complicado estimar el consumo en stand by, ya que depende fuertemente del modelo de electrodoméstico utilizado y su eficiencia energética, pero, con esta calculadora, se pueden calcular medias aproximadas. Los descodificadores de televisión, según Endesa, son uno de los elementos que más consumen en stand by, particularmente si cuentan con un sistema de grabación mediante disco duro. Y es que pueden llegar a consumir entre 41 y 64 kWh al año, esto supone un gasto anual en tu factura de aproximadamente 7 y 10 euros. 

Con los equipos de música y las televisiones sucede similar, el consumo ronda los 53 kWh y afectará a tu bolsillo en alrededor de 9 euros al año. Eso sí, en el caso de las TV dependerá del tipo de monitor y pantalla que tengas, habiendo grandes diferencias entre un monitor CTR y uno LED. 

De esta forma, la compañía eléctrica también destaca los portátiles absolutamente apagados pero conectados a la toma y el microondas. Ambos tienen un consumo fantasma que alcanza los 35 kWh al año, lo que se puede traducir en menos 6 euros de tu cuenta bancaria.

¿Cómo evitar el consumo fantasma en nuestra factura de luz? 2

Imagen: Unsplash

¿Cómo evitar el consumo fantasma de electricidad?

Ahora que ya sabemos qué es el consumo fantasma y cómo afecta a nuestro consumo eléctrico, lo siguiente que debemos hacer es preguntarnos qué podemos hacer parar eliminarlo. De esta forma, te recopilamos una serie de hábitos que puedes aplicar:

  1. Desenchufa el aparato: no vale apagarlo, si sigue enchufado a la red puede seguir consumiendo.
  2. Uso de regletas: una o varias, todas las que hagan falta. En lugar de ir desenchufando dispositivos uno por uno, lo tendrás fácil para desconectarlos todos a la vez cada vez que salgas de casa o te vayas a dormir. Existen en el mercado también regletas especiales que cuentan con eliminador de stand by, que detectan cuando los aparatos conectados en ella tienen un bajo consumo de electricidad, no los estamos usando, y los desconecta automáticamente.
  3. Instala temporizadores: considerándolo una inversión a largo plazo, para desactivar de forma automática todos aquellos que no usemos en determinados horarios del día o la noche. Esta puede ser una buena opción para los dispositivos que no utilicemos de madrugada, como la televisión, las impresoras, minicadenas o videoconsolas.

En definitiva, son cantidades pequeñas las que nos ahorramos con cada aparato, pero la suma de todas alargadas en el tiempo, nos puede llegar a ahorrar un buen dinerillo al año que podemos destinar a otras cosas y, por supuesto, estaremos contribuyendo a reducir el consumo energético innecesario.