Fitmove, "primera" aplicación para cuidar la salud de personas con discapacidad intelectual
Foto: Néstor Villamor

Lifestyle

Fitmove, "primera" aplicación para cuidar la salud de personas con discapacidad intelectual

Fitmove estará disponible de manera gratuita en la Apple Store en los próximos días

por Néstor Villamor

Actualizado:

Ejercicios respiratorios, trabajo muscular, hábitos alimenticios y cuidados de la salud. Son los cuatro ejes sobre los que se sustenta Fitmove, «la primera app de hábitos saludables para discapacitados intelectuales«, según la Fundación Garrigou, entidad a cargo del proyecto en colaboración con la empresa de software Everyware.

Fitmove, que estará disponible de manera gratuita en la Apple Store en los próximos días, podrá tener también una versión para dispositivos Android en función de la demanda que genere, han explicado los responsables durante la presentación de la app, celebrada en CaixaForum Madrid. La app podrá beneficiar a las más de 260.000 personas que tienen una discapacidad intelectual reconocida, según cálculos de la Fundación Garrigou.

La aplicación combina la teoría y la práctica en sus cuatro apartados para que los niños y jóvenes puedan interactuar con sus dispositivos como si jugaran a un videojuego. Según la Fundación Garrigou, en el apartado de ejercicios respiratorios «se desarrollan una serie de ejercicios motivadores de refuerzo para mejorar la capacidad respiratoria y la prevención de posibles complicaciones a nivel respiratorio»; esta sección cuenta con «tres niveles de dificultad orientados a las diferentes capacidades de los niños». La interfaz cuenta con ilustraciones de distintos elementos, como un globo o el Sol, para amenizar estos ejercicios.

El apartado de trabajo muscular cobra importancia ya que «esta población necesita trabajar toda su musculatura». Para ello, «se proponen una serie de ejercicios tanto de estiramiento como de fortalecimiento para mejorar su actividad física». Fitmove permite asimismo «crear sesiones individualizadas dependiendo del trabajo que se quiera realizar». Los ejercicios incluyen estiramientos y movimientos básicos.

Fitmove, "primera" aplicación para cuidar la salud de personas con discapacidad intelectual 1

Dos niños demuestran como se realizan los ejercicios musculares de Fitmove. | Foto: Néstor Villamor | The Objective

Fitmove también pretende «promover una alimentación equilibrada de manera atractiva y lúdica a través de una serie de actividades orientativas». Así, en el apartado de hábitos alimenticios, «hay una parte teórica donde se aprenden los diferentes alimentos y otra parte de juegos para poner en práctica todo lo aprendido». Además, «en cualquier momento se puede confeccionar un menú». Los niños pueden jugar a colocar distintos alimentos en el lugar correspondiente de la pirámide de alimentos y aprender así cada cuánto se deben consumir carbohidratos, cereales o frutas.

Además, como «es muy importante dar a conocer los correctos hábitos del cuidado de la salud para que sean autónomos en los mismos y sean conscientes de los beneficios de su autocuidado», la aplicación plantea «entornos reales (casa, colegio, ciudad y campo) y se dan pautas, consejos y orientaciones del cuidado del propio cuerpo». Así, en el apartado de cuidados de la salud, los niños con discapacidad podrán aprender lecciones como no cruzar la calle con el semáforo en rojo.

La fisioterapeuta detrás de Fitmove, Belén Aguado, resalta que «son ejercicios muy intuitivos y motivadores que proporcionan gran autonomía de aprendizaje. En todos los entornos hay refuerzos visuales y auditivos» y destaca que «el papel de la familia es muy importante implicándose en el aprendizaje de sus hijos». Aguado añade que «esta aplicación beneficiará a un alto porcentaje de población con discapacidad», mientras que la vicepresidenta de la Fundación Garrigou, Cristina Gerechter, considera que «el uso de las tecnologías de la información y comunicación permite mantener una alta calidad educativa en los alumnos con necesidades educativas».

La Fundación Garrigou, especializada en la educación e integración de niños con discapacidad intelectual y vinculada al colegio madrileño María Corredentora, dedicado a estos alumnos, «trabaja en la creación de nuevas apps que se adaptan a las necesidades de aprendizaje», presume Gerechter. «Creamos, diseñamos y elaboramos estas aplicaciones basándonos no en las carencias, sino en las habilidades de las personas con diversidad funcional».