Más allá de 'Fray Perico y su borrico' y 'El pirata Garrapata'; los otros libros de Juan Muñoz Martín
Foto: Juan Muñoz Martín siempre leyendo y escribiendo| Foto cedida por su familia

Cultura

Más allá de 'Fray Perico y su borrico' y 'El pirata Garrapata'; los otros libros de Juan Muñoz Martín

por Carlos Madrid

Actualizado:

Quizá el nombre de Juan Muñoz Martín no te sonara hasta hace poco. Pero el autor de títulos tan famosos como El pirata Garrapata o Fray Perico y su borrico está de nuevo en boca de todos gracias a las redes sociales, específicamente Twitter, en donde ha alcanzado casi los 20 mil seguidores en menos de un mes. Todo ello a sus 91 años. 

Como es normal, por el aprecio que tiene a esas dos sagas, Juan Muñoz Martín las elige como sus preferidas. Aunque matiza que “las elijo también porque son los que más le han gustado al público”. Uno se imagina que, con una bibliografía tan extensa, este autor cuenta con un total de 55 libros, de los que 25 están dedicados a este par de colecciones, debe de costar decidir a cuál se tiene más cariño.

Pero más allá de sus dos personajes más icónicos, Juan Muñoz Martín ha sido un escritor muy prolífico. Cuenta en su haber con otros títulos como Baldomero el pistolero, El Oso Fructuoso, Ciprianus, gladiador romanus, El feo, el Bobo y el Malo… libros seguramente menos conocidos si los comparamos con El pirata Garrapata, serie de 16 libros que ha vendido más de medio millón de ejemplares, o Fray Perico y su borrico, que acumula más de 45 ediciones y más de un millón de ejemplares vendidos y disfrutados por varias generaciones.

Más allá de Fray Perico y de El pirata Garrapata

El primer libro que publicó Juan Muñoz Martín lo tituló Las tres piedras (1967). De género fantástico, cuenta la historia de un hombre que tiene que atravesar el desierto y llevar esas tres piedras con él. En él incluyó “personajes fantasiosos como enanos y gigantes, esqueletos bailarines, bufones… Pero lo curioso es que yo sentía que la trama me llevaba por determinados derroteros, por lo que casi no lo escribía yo”, sostiene.

Más allá de 'Fray Perico y su borrico' y 'El Pirata Garrapata'; los otros libros de Juan Muñoz Martín

Imagen de la quinta edición vía Editorial Bruño.

Además, este libro tiene una historia singular detrás. Antes de publicarlo, Juan Muñoz Martín ya tenía mucho material escrito. El día de antes vio en un periódico que se iba a llevar a cabo un concurso, “así que mi mujer y yo nos tiramos toda la noche viendo qué podía presentar con lo que yo había escrito. A mí se me ocurrió coger tres cuentecillos y juntarlos en uno que los resumiera. Y toda la noche ahí dale que te pego. Ese fue el inicio de mi carrera de escritor”, y ríe.

Gracias a este esfuerzo, el libro granó el premio Doncel y le abrió las puertas para seguir publicando. Después de este libro publicaría en 1980 Fray Perico y su borrico, en el 82 El pirata Garrapata y El libro de los prodigios, seis años más tarde, Baldomero el pistolero… y así un sinfín de cuentos más hasta 2012, año en el que cerró su universo interior en papel publicando la recopilación de su primer libro junto con otros cuentos.

Más allá de 'Fray Perico y su borrico' y 'El Pirata Garrapata'; los otros libros de Juan Muñoz Martín 3

Imagen vía Alfaguara Infantil.

Entre medias, se colaron muchos títulos a los que el autor sigue guardando mucha estima. Hablamos por ejemplo de la historia del El corsario Macario, una serie de libros en los que unos cosarios naufragan y aparecen en una isla de dinosaurios. “Por detrás, van apareciendo personajes muy fantasiosos con los que formé otro ente literario”, apunta el escritor.

O la colección de los Trece hijos brutos del Rey Sisebuto. Aquí Juan Muñoz Martín, tomando como protagonista al rey Sisebuto quien existió de verdad, creó una trama en la que el rey debería dejar su trono al hijo menos bruto de todos. Para elegirlo, mandó a sus hijos a recorrer el mundo y el que trajera lo más preciado con menos gasto, heredaría el trono.

También Pepe y la armadura, El oso Fructuoso, Las tres carabelas, Alarma en las Ramblas, Ciprianus, gladiador romanus, son todas historias memorables en las que la imaginación y la fantasía son las protagonistas. Y algo que también se puede apreciar en muchos de sus títulos es que están compuestos por una rima que, más que de poeta, Juan Muñoz Martín apunta que son “una forma de sugerir, de llamar la atención”.

Más allá de 'Fray Perico y su borrico' y 'El Pirata Garrapata'; los otros libros de Juan Muñoz Martín 1

Imágenes vía Editorial Edelvives, Editorial Bruño y Mestas Ediciones.

Literatura para todos

Ante la pregunta de que por qué se decantó por la literatura infantil, responde muy sabiamente que no, que lo suyo es literatura para mayores, “pero que la leen más los niños”. Cede un poco, admitiendo que quizá tenga alguno un cariz más infantil, pero rápidamente se desdice. “Y, si no, ahí está el ejemplo de todos los adultos que me muestran que me siguen leyendo a través de las redes”, sostiene con una sonrisa.

Quizá esto se deba a que sus libros están colmados de aventuras, al rol relevante que el viaje juega en la mayoría de sus historias. “Siempre llego a ese carril porque es lo que más me gusta o lo que me sugiere más cosas”, confiesa. Y al igual que en las historias en las que contaba que era arrastrado por el contexto, también apunta que fue arrastrado al mundo de la escritura. “Al escribir no se sabe nunca si viene una inspiración o si será un procedimiento lento. Todo parte de la preparación del que va a escribir. En mi caso, me mandaron mis padres a estudiar un determinado curso y allí es donde empiezo a aprender de literatura, de matemáticas, de todo… Allí es cuando se inició para mi el deseo de leer”, sostiene.

Más allá de 'Fray Perico y su borrico' y 'El Pirata Garrapata'; los otros libros de Juan Muñoz Martín 4

Juan Muñoz Martín insiste en que no hace ‘literatura infantil’… «pero lo leen más los niños”. | Imagen cedida por Juan Muñoz Martín.

Y es que Juan Muñoz Martín llegó a publicar muchos libros, pero su profesión era la enseñanza. “Parece que la vida nos lleva a cada uno por un camino; a mí me marcó el de profesor, una profesión que ya estaba en mi casa: mi madre era maestra, mi abuelo era maestro, algún tío. Mis condiciones fueron muy buenas, por lo que no tuve más remedio que seguir esos caminos”, matiza.

Aunque pareciera que su vida estaba encaminada a las letras, a su padre no le gustaba mucho que leyera. “Creía que era una pérdida de tiempo”, aclara. “Sin embargo, el ABC los domingos incluía además de su diario normal un periódico literario. Ibas coleccionándolo y acabas teniendo un libro. Mi padre, aunque me decía que no leyera, los reunía y les ponía unas tapas duras. Por lo que al final teníamos en casa 50 ó 60 libros. Yo me los leía todos. Aunque a él no le gustaba, pero claro, si se los ponía a uno que le gustaba la literatura… Era muy estricto, como era militar… no te digo nada”, se ríe.

Así, de ese niño que la vida le encarrilaba hacia la enseñanza y al que su padre no dejaba leer, surgió más tarde un prolífico escritor que alegró la infancia de muchas generaciones con las divertidas aventuras de sus personajes. Uno no puede más que agradecerle todo ese imaginario.

Carlos Madrid

Terminé periodismo allá por 2013, pero, no sintiéndome suficientemente formado, me matriculé en lector insaciable, perpetuo viajero, musicodependiente, aprendelenguas. Difundo lo que me agita por dentro en aquellos lugares donde me toleran. También lucho en mis ratos libres para que le devuelvan la tilde a ‘sólo'.