Gaming Sounds: David García Díaz, explorando la mente a través del sonido
Foto: David García Díaz

Futuro

Gaming Sounds: David García Díaz, explorando la mente a través del sonido

¿Conoces a David García Díaz? El responsable de las envolventes bandas sonoras de #Hellblade o #Rime, y el protagonista de nuestro primer Gaming Sounds de 2020

por Mariela González

Actualizado:

Es habitual que la gala de los The Game Awards, los premios más relevantes del mundo del videojuego, sea el momento que muchas compañías aprovechan para soltar algún que otro bombazo. En la ceremonia del pasado mes de diciembre pudimos ver nuevos avances de títulos tan esperados como el remake de Final Fantasy VII, el espectacular Ghost of Tsushima, un peculiar y socarrón tráiler de No More Heroes 3, y volvimos a emocionarnos con el esperadísimo Cyberpunk 2077.

Sin embargo, lo que quizás más sorprendió fue el anuncio de la segunda parte de Hellblade: Senua’s Sacrifice. El juego estrella de Ninja Theory, responsables del reboot de Devil May Cry o el infravalorado Enslaved: Odyssey to the West, que aprovecha la estética nórdica, el terror psicológico y una mecánica desafiante de acción con muerte permanente para ahondar en una temática poco habitual en el mundillo: la de los trastornos psicóticos.

La protagonista, Senua, se embarca en un viaje para recuperar el alma de un ser querido del inframundo, pero esto es solo la capa más superficial de la historia. El objetivo que persigue Ninja Theory es colocarnos en la piel de una persona que sufre de esquizofrenia y permitirnos empatizar con ella; nos sitúa en la doble tesitura de hacer frente al estigma y el rechazo de su pueblo al tiempo que nos aferramos a nuestra capacidad para salir adelante.

Gaming Sounds: David García Díaz, explorando la mente a través del sonido 2

Imagen de ‘Hellblade: Senua’s Sacrifice’ de Ninja Theory.

Tratar un tema tan sensible no es algo que deba hacerse a la ligera, y por fortuna el estudio lo tuvo claro desde primera hora. Contaron con asesoramiento de expertos y se basaron en las vivencias directas de personas que sufren de este trastorno. A juzgar por artículos como el del psicólogo y redactor especializado en videojuegos Javier Alemán, en la web Nivel Oculto, el resultado es más que satisfactorio. Alemán afirma que, aunque evidentemente no estamos ante un documento de corte académico sobre los trastornos psicóticos, “se erige como un monumento a la gente que los padece y una pequeña cápsula en la que podemos introducirnos para sentirlos”. Define al juego como “un ejercicio de empatía que dignifica al videojuego como medio de expresión”.

Hellblade: Senua’s Sacrifice es, tanto en forma como en fondo, un ejercicio bastante redondo. De ahí que, pese a la inesperada alegría de ver que Ninja Theory decide retomar la experiencia, también sintamos algo de recelo. ¿Es necesaria esta segunda parte? ¿Qué derroteros tomará para no enturbiar el poso que nos dejó la primera? Aunque todavía no sabemos nada de ella, lo que sí está claro es que el tráiler que reveló el desarrollo de esta secuela, durante los Game Awards, pone los pelos de punta.  

El apartado sonoro tiene una importancia clave en Hellblade: Senua’s Sacrifice. Los cánticos quedos, guturales, los sonidos que remiten a lo chamánico o lo esotérico; todo ello nos sumerge de lleno en el ambiente tribal y primigenio, en ocasiones salvaje, en el que debe desenvolverse nuestra protagonista. Lo que quizás no sepan muchos de los jugadores que se han visto rodeados por esta atmósfera es que el responsable es un español, David García Díaz. Un compositor que desde 2015 forma parte del equipo de Ninja Theory, en Cambridge, como Lead Sound Designer.

La banda sonora que creó para Hellblade cumple a la perfección con su meta de inquietarnos, hacer que nos removamos en el asiento mientras jugamos, sin llegar a traspasar la frontera del miedo. Al fin y al cabo, lo que se sugiere atemoriza más que lo que se muestra. Sin embargo, también hay que decir que funciona muy bien de modo independiente al juego como música de ambiente, en la línea del viking folk. Un álbum perfecto para tener de fondo mientras realizamos cualquier tarea que exija nuestra concentración. Si no somos demasiado aprensivos, claro.

Ya en 2018, el trabajo de David fue galardonado en los mismos The Game Awards con el premio a Mejor Audio. Como era de esperar, y como el propio compositor anunció en su cuenta de Twitter, volverá a ser el responsable de la banda sonora de la segunda parte, esta vez en colaboración con el grupo danés Heilung, un binomio que encaja como un guante. Como abreboca ya podemos escuchar la música del tráiler.

Nacido en 1979, David nos cuenta en su página web que cuando descubrió el mundillo de la demoscene (pequeñas piezas de imagen y sonido pensadas como demos de hardware, creadas por artistas independientes), con 23 años, fue cuando decidió ir a por todas y dedicarse a la música para videojuegos. Comenzó en la mítica compañía FX Interactive; pasó por Enigma Software, Crocodile Entertainment, y llegó a Tequila Works, uno de los estudios punteros de nuestro país donde el éxito comercial y la intencionalidad de autor se dan la mano.

Suya es la banda sonora de Rime (2017), juego emblemático de Tequila Works; el primer trabajo español que consiguió una portada en la prestigiosa revista Edge Magazine, y uno de esos títulos que se citan inevitablemente cuando queremos hacer alusión al carácter preciosista y la voluntad estética en el mundo del videojuego. Un juego donde la calma, la memoria y la soledad son los pilares fundamentales. Por supuesto, David opta por acompañar estas sensaciones con mesura, sin colocarse por encima de ellas, pero sin dejarnos indiferentes. El piano, que forma parte de su formación temprana como músico, y los violines nos evocan la voz del océano que nos rodea, el viento que nos susurra. Se inspiró para ello, nos cuenta en esta entrevista en El Correo, en la costa de Galicia, donde se crió.

Tras su paso por Tequila, David pasó a formar parte del equipo de Ninja Theory. El reconocimiento a su labor en los The Game Awards fue el final de una etapa de trabajo “durísimo”, nos dice. “He tomado muchos riesgos en el audio”, comenta en la misma entrevista, al ser preguntado por sus sensaciones tras el premio, “intentando hacer las cosas de una manera diferente, y además tratando de representar una enfermedad como la psicosis de la manera más respetuosa y fidedigna posible”.

Su trabajo más reciente no es para Ninja Theory, sin embargo, sino para el estudio barcelonés Piccolo Studio. Se trata de Arise, un juego disponible para PC y PlayStation 4 que se define como “una historia sencilla”. De nuevo, la pérdida es el eje central, puesto que nos narra la historia ultraterrena de un guerrero que acaba de morir. En los acordes lentos de la música es posible reconocer de nuevo al David más reflexivo, el que busca guiarnos de la mano por parajes donde el peligro se rinde ante la belleza.

En su página de Bandcamp, podemos encontrar otros trabajos, como los que ha realizado dentro del grupo Digital Tentacle. Mientras esperamos novedades de Hellblade 2, y si queremos conocerle mejor, nada como escuchar la música con la que ansía recrear, en sus propias palabras, “un mundo de emociones que vaya más allá de nuestros recuerdos o nuestros sentidos”. Os recomendamos sumergiros en esta Hipnosis: un álbum personal e independiente que comienza, nada menos, con un diálogo entre Chopin y Albéniz.

Mariela González

Periodista freelance y escritora especializada en género fantástico. Escribe crítica literaria y de videojuegos, centrándose especialmente en los creadores independientes, donde siempre hay nuevas fronteras por descubrir.