The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Gerardo Pérez-Camargo, la alimentación en pro del bienestar del perro

Foto: Nestlé Purina | Nestlé Purina

Con toda la información que hay disponible hoy en día, nadie pone en duda que una dieta equilibrada es fundamental para el desarrollo y la buena salud del perro. Sin embargo, en el caso de los animales de compañía, no siempre es fácil definir qué es lo mejor. Por eso, la alimentación es un tema que preocupa especialmente a todos aquellos que comparten su vida con un perro y que día a día tienen que lidiar con esa cabecita ladeada y esa mirada tristona que sólo ellos son capaces de poner cuando piden un trozo de bocadillo como si no hubieran comido en años. La única forma humanamente posible de decirle que no, es estando muy seguros de que está bien alimentado.

Actualmente hay en el mercado un importante número de opciones, pero cómo saber cuál es la más adecuada para nuestro mejor amigo. Gerardo Pérez-Camargo, Director Global de Comportamiento y Bienestar de las Mascotas en Nestlé Purina, nos da la clave. Es veterinario y cuenta con un doctorado en Bioquímica Aplicada y Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Nottingham, Reino Unido. Además, lleva más de veinte años estudiando cómo la nutrición puede ayudar a perros y gatos a tener una vida larga y saludable.

Gerardo Pérez-Camargo, la alimentación en pro del bienestar del perro 1

Un Golden Retriever sonriente | Imagen vía Jill Page/Creative Commons

¿Qué tan importante es la alimentación en la salud del perro?

Es fundamental en la salud del perro. Igual que en las personas. Si no recibimos los nutrientes necesarios de proteínas, vamos a tener falta de tejido muscular. Si no recibimos ciertas vitaminas, como las del tipo B, vamos a tener problemas neurológicos o en el uso de la energía. Y si tenemos falta de ciertos ácidos grasos, se manifestará en los epitelios, en nuestra piel o podemos tener ulceraciones y otros problemas. Éstos, si se cronifican, pueden disminuir la salud del animal.

Entonces ¿Por qué los veterinarios no suelen hablar sobre nutrición con los propietarios?

Yo soy veterinario y me encanta la nutrición, pero sí que es verdad que tuve que hacer una tesis doctoral para aprender más sobre alimentación de perros y gatos. Pensamos que un veterinario tiene que saber de todo (Dentista, cardiólogo, nutricionista, ginecólogo, cirujano, etc.) pero del mismo modo que ocurre con los médicos de los humanos, también necesitan especializarse para hablar con propiedad sobre las diferentes facetas de la salud de los animales.

Además, los veterinarios necesitan saber sobre las particularidades de las diferentes especies y, aunque saben los principios básicos de nutrición, no tienen tiempo de estar al día de todos los productos que salen al mercado y las ventajas que estos productos puedan tener.

En tu opinión ¿Cuánto ha cambiado la nutrición de los perros en los últimos 20 años?

Ha cambiado muchísimo. Llevo más de 20 años en nutrición canina. Cuando empecé, los mensajes que se lanzaban era que eran productos fácilmente digeribles, que tenían buen sabor o que el pelo era más brillante, etc. Hoy vamos más allá y con la investigación que hacemos buscamos beneficios del sistema inmunológico del perro relacionados con el sistema digestivo y sus microorganismos, e incluso relacionados con la longevidad de los perros.

Una alimentación adecuada hace que los perros vivan más y mejor.

¿Y en qué consiste una buena alimentación?

Lo principal es darle al perro todos los nutrientes que requiere y en la cantidad adecuada, sin exceso de energía que cause problemas de sobrepeso. Tenemos que darnos cuenta de que no por darle más comida al perro le queremos más. A veces menos es más y nuestro objetivo debe ser que el perro tenga una buena condición, que no tenga exceso de peso.  Eso es muy importante porque la obesidad canina hoy en día, del mismo modo que ocurre con los humanos, está en aumento y conlleva riesgos de enfermedades como diabetes, osteoartritis, etc. Esto puede suponer un problema grave de salud.

Gerardo Pérez-Camargo, la alimentación en pro del bienestar del perro 2

Gerardo Pérez-Camargo en las oficinas de Nestlé Purina

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir la comida para nuestro perro?

Lo más importante es tener en cuenta en qué fase de la vida se encuentra el perro y qué necesidades tiene. Hoy en día hay gamas de productos de calidad específicamente diseñados para cachorros, perros adultos, senior, así como dietas especiales para perros con predisposición a ganar peso. Si nuestro perro tiene algún problema de salud, hay dietas específicas que, mediante supervisión veterinaria, ayudan a perros con problemas de alergias, digestivos, renales, cardiacos, diabetes, etc.

¿Sabe un perro dosificar la ingesta diaria necesaria? ¿Cuántas veces al día debe comer?

El perro no es muy bueno a la hora de dosificarse. No todos -algunas razas no- pero la mayoría por naturaleza son un poco glotones. El perro desciende del lobo y éste tiene un instinto en el que cuando encuentra comida se atiborra, porque no sabe cuándo va a poder volver a comer. El perro parece que ha heredado ese instinto y siempre que puede, come.

Además, el perro suele responder a nuestro afecto cuando le damos comida y parece que acepta la comida no sólo porque tiene hambre, sino porque se la damos nosotros y comiéndola confirma que nos quiere.

Por eso, es recomendable mostrarle afecto al perro llevándolo a pasear o rascándole la oreja, más que dándole de comer. Así evitamos problemas de obesidad y de salud. Se debe alimentar por lo menos 2 veces al día. Si es un cachorro, podemos alimentarlo 3 veces al día, pero no más.

¿Cómo se manifiesta una alergia o intolerancia alimentaria?

La alergia y la intolerancia son dos supuestos muy distintos, aunque a veces las confundamos. La intolerancia alimentaria significa que hay algo que el perro no tolera bien y derivará en una diarrea, por ejemplo. Esto ocurriría con la leche de vaca, ya que los perros no asimilan bien la lactosa. La alergia, es más grave ya que hay una respuesta del sistema inmune a un alimento. Esto produce cambios fisiológicos que suelen desencadenar inflamaciones o irritaciones. Puede observarse puntos calientes en la piel, que el perro se lama, se rasque, incluso perder pelo y llegar a una ulceración. También podrían darse casos de diarrea como consecuencia de una inflamación del sistema digestivo.

Siempre recomiendo ir al veterinario para que confirme qué tipo de dolencia tiene el perro y darle el tratamiento más adecuado.

Diferencia nutricional entre pienso y comida húmeda ¿Cuándo se recomienda cada una?

Son muy distintos y eso se ve a simple vista. El pienso contiene menos agua, menos humedad -alrededor de un 10%-, mientras que la comida húmeda tiene bastante agua -un 60 o un 70%-. Eso significa que energéticamente el pienso está más concentrado que la comida húmeda. Si tenemos un perro propenso a la obesidad, dándole exclusivamente pienso seco será más difícil controlar el exceso de peso.

Lo ideal es combinar seco y húmedo ya que, con la comida húmeda, estamos reduciendo la cantidad de energía que le damos al perro. Aunque éste se sienta satisfecho, estamos dándole un contenido energético más reducido y eso nos ayudará a mantener el peso adecuado.   

Diferencia entre pienso extrusionado y pienso prensado en frío

Identificamos el pienso extrusionado cuando rompes la croqueta y ves que dentro hay burbujas, es porosa. Significa que se ha producido con un proceso en caliente donde se ha mezclado la masa y se ha puesto en unas condiciones de calor, a presión con vapor. Como consecuencia de esta energía, el producto se expande. Se podría asemejar al proceso de meter maíz en el microondas y ver cómo se convierte en palomitas. El producto extrusionado es mucho mejor nutricionalmente porque al someterlo a ese proceso de calor, lo que hacemos es romper los enlaces que hay en los carbohidratos, en los nutrientes, y hace que el producto sea más asequible. El perro va a poder digerir más fácilmente que un producto que no ha sido extrusionado. Además, hay otra ventaja y es que cuando calentamos los ingredientes, en realidad los estamos cocinando, desarrollando sus sabores y haciéndolos más gustosos. Al perro le gusta más. Es como comerse una patata cruda o una patata asada. Sabe mucho mejor la segunda.

El pienso prensado en frío es más propio para otras especies, como ganado o la avicultura que para perros. Los nutrientes de piensos prensados en frío son más difíciles de digerir y tienen poco sabor.

Gerardo Pérez-Camargo, la alimentación en pro del bienestar del perro

Un cachorro posando a la cámara | Imagen vía Paula Piccard/ Creative Commons

Y el pienso grain-free ¿Moda o necesidad?

Es una moda que ha aparecido en los últimos años. Se puede hacer pienso con zanahoria, remolacha, patata, etc. pero no hay necesidad de prescindir de arroz o de trigo, que son fuentes de nutrición muy buenas. Los perros se comenzaron a domesticar hace 15.000 años y la comida de mascotas sólo tiene 80 años de historia. Si miramos atrás, miles de generaciones de perros han vivido con nosotros y comido más o menos lo que comíamos nosotros. La alimentación de los humanos está basada en pan, arroz, trigo, etc.

Los canes han sido capaces de adaptarse a nuestras fuentes de nutrientes y ahora tienen en su ADN la capacidad de crear enzimas específicas para digerir carbohidratos, cosa que el lobo no tiene. Se han encontrado hasta 6 enzimas digestivas distintas que tiene el perro tiene y el lobo no ¿Por qué? Porque se ha acostumbrado durante todos estos años a vivir con nosotros y a compartir nuestra comida. Si alguien quiere alimentar a su perro grain-free también es posible, pero no es necesario a no ser que el perro tenga una alergia específica.

Algunas recomendaciones desde el punto de vista alimenticio para mejorar la salud y el bienestar de nuestro perro:

  1. Elegir una dieta adecuada a su edad
  2. Vigilar mucho el exceso de peso y adecuar la dieta
  3. Darle de comer por lo menos 2 veces al día y a la misma hora para que se acostumbre a la rutina. Ellos lo valoran mucho. Además, también nos ayuda a nosotros porque al tener una rutina de alimentación ellos también desarrollan una rutina de eliminación y podemos evitarnos sorpresas. A los perros les gusta salir después de comer y eliminar.
  4. No darle demasiados premios. Nunca más del 10% de su dieta diaria.  Es mejor demostrar nuestro afecto jugando con ellos, paseándoles, prestándoles atención o cepillándoles.
  5. Nunca darle ciertos productos que nosotros consideramos naturales como ajo, cebolla o chocolate porque es tóxico para ellos.  

¡Gracias Gerardo por la entrevista!

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.