«Goticas de José Gregorio»: los remedios mágicos de Maduro contra el coronavirus
Foto: Palacio de Miraflores| Reuters

Sociedad

«Goticas de José Gregorio»: los remedios mágicos de Maduro contra el coronavirus

Maduro asegura tener un tratamiento antiviral «made in Venezuela» que es 100% efectivo contra la COVID-19. También dice que las «goticas de José Gregorio Hernández» pueden curar hasta los casos más graves

por Ariana Briceño Rojas

«He conocido a gente que dice que se ha curado con las goticas de José Gregorio Hernández», dijo este domingo Nicolás Maduro en medio del reporte oficial de los casos de COVID-19. No quedó muy claro de qué hablaba, aunque unos días antes ya había mencionado a estas gotas como una solución para los casos más graves de la enfermedad.

También nombraba un antiviral hecho en el oriente del país y que resulta «100% efectivo para el coronavirus», según los resultados que él dice ha visto, a pesar de que aún no ha salido ningún artículo científico que lo respalde. También habló de la ozonoterapia y mencionó otro tratamiento que le recomendó uno de sus gobernadores, Rafael Lacava.

A pesar de que hasta el momento la comunidad científica internacional no ha desarrollado un tratamiento exclusivo para la COVID-19, ni ha aprobado ninguna de las vacunas que están en fase experimental, Maduro aseguró la efectividad 100% de los tratamientos «hechos en Venezuela».

¿De qué se tratan? ¿Qué son? ¿Cómo es que puede decir así en público que son efectivos? Hasta el momento, la OMS no se ha pronunciado sobre ninguna de estas terapias y medicamentos que señala Maduro, aunque el mandatario asegura que trabaja de la mano con el máximo organismo internacional de salud.

¿Un antiviral 100% efectivo?

No existe en el mundo un tratamiento 100% efectivo para tratar la COVID-19, al menos no uno del que se tenga evidencia sólida. De hecho, durante la evolución de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud y la comunidad científica han evaluado varias opciones de tratamientos sin lograr conseguir uno específico para este nuevo coronavirus. Pero Maduro dice que tiene uno y es «made in Venezuela».

«Está desarrollado por médicos científicos del oriente del país. Las primeras conclusiones señalan que es un antiviral específico para el coronavirus que ya se presentará en estudios internacionales», dijo Maduro.

Mientras se hacen públicas esas conclusiones, lo que hay es la palabra del Maduro: aseguró que es 100% efectivo el tratamiento, aunque no haya informes ni evidencias científicas que respalden esta afirmación.

La ozonoterapia, otra receta cubana

Una terapia cuestionada y que incluso, antes de la pandemia por coronavirus, no había recibido la aprobación de la OMS como terapia efectiva para distintos padecimientos. A pesar de esto, el Gobierno de Maduro señala que es efectiva, que hay mejoría en 95% de las personas contagiadas, y que hay que invertir recursos en ello.

El 13 de septiembre de este año, Maduro autorizó la creación del Centro Científico Nacional del Ozono en Venezuela para ayudar en los tratamientos de la COVID-19.

Otros países, entre ellos Italia, emplearon esta técnica como posible tratamiento complementario, aunque su efectividad no se ha comprobado ni su uso se ha masificado.

Maduro señaló que este tratamiento se realizará en Venezuela de forma rectal, como recomienda el sistema médico cubano, donde también empezaron a aplicarla con un optimismo que rápidamente se exportó a Miraflores.

El tratamiento de Rafael Lacava

En varias ocasiones Maduro también ha nombrado un tratamiento que llegó de la mano de expertos científicos que contactó el gobernador del estado Carabobo, Rafael Lacava, quien también padece COVID-19. Sin embargo, todavía no explica de qué se trata y nada se sabe sobre esos supuestos científicos.

«Es un tratamiento con más de 66% de efectividad», dijo el domingo 18 de octubre. Pero en otra alocución había señalado que el tratamiento de Lacava era 100% efectivo, según reseña el portal estatal del Observatorio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (ONCTI).

Suero equino

Otro de los tratamientos que Maduro promueve es el suero de plasma equino. Su ministra de Ciencia y Tecnología asegura que este suero logra inactivar en 100% el virus.

La encargada del desarrollo de este producto es la empresa Bioterfac, aunque aún deben estimar la dosis que recibirán los pacientes del Hospital Universitario, quienes probarán este tratamiento.

Estas pruebas de suero equino se vienen realizando en varios países de Latinoamérica con resultados positivos, aunque aún no definitivos.

Finalmente… las gotas de José Gregorio Hernández

Maduro las ha nombrado varias veces, pero no queda claro a qué se refiere. «Sé de pacientes que han estado graves, pero con las goticas de José Gregorio Hernández han salido de la gravedad y están recuperados», dijo la última vez que se refirió a ellas. «Es un antiviral que está dando resultados asombrosos».

Que se ponen cuatro goticas debajo de la lengua cada cuatro horas y es hecho en Venezuela, explica la página del ONCTI. Se trata del tratamiento que trajo el gobernador de Lacava, continúa la descripción en el sitio. Sin embargo, hay contradicciones.

En su última intervención, Maduro dijo que el tratamiento de Lacava tenía 66% de efectividad, mientras que las goticas de José Gregorio Hernández eran milagrosas al lograr recuperar al 100% de los pacientes, algo que ningún miembro de la comunidad científica internacional ha respaldado. ¿Es un asunto de fe, de magia o de medicina? Tampoco está claro.

Otros hablan que las tan nombradas «goticas» tienen que ver con un tratamiento que llega -por supuesto- desde Cuba.

Una página web dedicada a José Gregorio Hernández también habla de ellas y hasta dice cómo prepararlas: «Poner en el altar a José Gregorio Herńandez, un vaso de agua con una cucharadita de sal; dar las gracias y bendecir; cada día antes de salir a la calle, echarse 3 goticas del agua con sal en cada lado de la nariz», señala el portal.

¿Es esto lo que recomienda el presidente de una nación en plena pandemia? Al menos hasta que se explique mejor, tal parece que sí: del malojillo a las goticas mágicas.