Política y conflictos

Guillermo Díaz (Cs): «El liberal no debe traspasar nunca la puerta de la casa de la gente»

por Rodrigo Isasi Arce

El diputado de Ciudadanos Guillermo Díaz tiene un fuerte discurso antinacionalista pero tampoco se casa con la derecha española, y mucho menos con la izquierda -no duda en cargar contra Podemos-. Liberal en toda regla, asegura que le gusta mucho mezclar el liberalismo con el centro «porque no creo en los puntos cardinales en la política, sino que creo en las ideologías». Hablamos con el diputado malagueño sobre liberalismo, la nueva estrategia de Ciudadanos tras la convención del partido, y la nueva Ley de Memoria Democrática del Gobierno que carga contra el franquismo, entre otros temas.

¿Qué se ha conseguido con la última convención de Cs?

Hemos conseguido reivindicar la denominación de liberal y definir muy bien cuáles son las pautas que determinan el liberalismo, como la libertad individual o la igualdad de oportunidades, cuál es el papel que tiene que desarrollar un partido liberal, por ejemplo, ante el cambio climático, el papel que tiene que desarrollar frente al nacionalismo y el populismo, e incluso hablamos de cuál es la actitud de un partido liberal frente a los demás partidos políticos y cómo les influye, sin ganar, porque es verdad que los liberales, ganar y conseguir gobiernos en Europa, no es algo que les suceda habitualmente, pero sin ganar hacen mucho mejores los gobiernos de conservadores o de socialdemócratas en Europa.

A nivel europeo no se tiene la misma concepción de los liberales en Europa que en España. ¿No hemos terminado de entender el término en España?

Por supuesto. Esto viene mucho por una confusión que se genera que es que tanto conservadores como a veces los socialdemócratas, es decir, el Partido Popular y el Partido Socialista, aderezan sus discursos con la etiqueta del liberalismo y se dicen liberales. A mí me gusta mucho mezclar el liberalismo con el centro porque no creo en los puntos cardinales en la política, sino que creo en las ideologías, pero muchas veces ganas mucho tiempo diciendo liberal centrista.

Guillermo Díaz (Cs):

Foto: Carola Melguizo

Los conservadores, el PP, decían: «Oye, que somos liberales porque queremos impuestos bajos», aunque luego los suban cuando gobiernen. Pero, ¿solo los impuestos bajos es ser liberal? Luego llevan al Tribunal Constitucional la ley de la eutanasia. ¿Es eso ser liberal, es respetar la libertad individual?

Los socialdemócratas, antes de Pedro Sánchez, que ahora están escorándose más hacia la izquierda, hacia algunas tesis populistas, también dicen que son liberales, pero no apoyan la gestación subrogada, por poner un ejemplo, o la libertad de empresa, pero sí la burocracia machacando a quién quiere emprender o quiere montar un negocio en España. Eso no es nada liberal, es completamente iliberal, qué es un término que se está poniendo de moda y qué es uno de los pocos términos que se están poniendo de moda que me gustan, porque determina muy bien cuál es la actitud de determinadas ideologías políticas frente a la libertad.

Cs ha cerrado la puerta al PP y Arrimadas habla de una nueva etapa de un Cs de «liberalismo progresista».

No se puede ser liberal sin ser progresista. Solo mediante el progreso, tecnológico, científico y en derechos y libertades civiles se consigue la libertad individual en la medida en que los medios de los que disponemos la pueden permitir. El desarrollo personal, formar una familia, montar la empresa que quieres, trabajar en lo que te apetece o te gusta dentro de tus opciones, todas estas cuestiones tienen que ser abanderadas por el liberalismo

¿Que tiene que buscar el liberalismo como ideología? Lo que tenemos que conseguir es que el individuo consiga el mayor número de derechos sociales y civiles: nosotros hemos apoyado la ley de la eutanasia y la gestación subrogada, somos el único partido que la apoya. También hemos votado a favor de la Comisión que estudia la regulación del cannabis para uso terapéutico y lo entendemos como paso previo para en un futuro poder hablar de la regulación del cannabis en términos más generalistas, y también defendemos cualquier modelo de familia.

Guillermo Díaz (Cs): «El liberal no debe traspasar nunca la puerta de la casa de la gente»

Foto: Ciudadanos

El liberal no debe traspasar nunca la puerta de la casa de la gente. Ahora mismo está muy de moda, a derecha y a izquierda, decir a la gente cómo tiene que vivir. Podemos se está metiendo hasta en cómo debemos de tener relaciones sexuales. Esto empieza poco a poco, pero para cuando te quieres dar cuenta has normalizado algunas cosas que no son admisibles. No tienen que meterse en cómo tengo las conversaciones, en cómo hablo o con quién duermo.

Pero desde la otra parte también te están diciendo si puedes casarte con una persona del mismo sexo, un debate que estaba absolutamente superado en España, que Vox pone en tela de juicio pero que el PP mantiene todavía en el Tribunal Constitucional, no han retirado el recurso.

Todas las demás fuerzas políticas que hay en España están planteando la supresión de algún derecho que hoy por hoy existe. Nosotros lo que queremos es ampliar ese catálogo de derechos, pero es verdad que no es sencillo, porque muchas veces se elevan a la categoría de caricatura. Por ejemplo, Podemos está planteando ahora una ley trans, que puede ser más o menos razonable o se puede enmendar, pero en el discurso y en la forma de plantear lo convierte todo en toda una caricatura, y parece que la ley trans es decir niñes. Lo que ocurre es que la baja calidad del debate político también hace daño a la política y, al final, a larga distancia, al desarrollo de derechos y libertades de las personas.

¿Busca Ciudadanos salir de la foto de Colón, de la foto de las tres derechas?

Eso fue un marco creado hábilmente por el Partido Socialista para que pareciera que la foto de Colón la organizo Vox y la realidad es que la foto de Colón fue una convocatoria de Albert Rivera que hicimos desde Ciudadanos para evitar que el Gobierno de España dependiera de Esquerra Republicana y de Bildu. Al final, en esto tenía razón Iván Redondo, van a indultar a esta gente y no pasa nada, pero es muy grave, porque se marca un precedente nefasto para la libertad e igualdad de los españoles, porque si ahora mismo si delinques con un leitmotiv separatista es menos grave que si delinques con un leitmotiv económico, ¿por qué? Juegan con ese paso del tiempo, con cómo la tormenta informativa hace que al final todo pase y que lo que es actualidad hoy, en diez minutos deja de serlo y ya no es un problema.

¿Qué tiene de izquierda estar apoyando el proyecto de un paraíso fiscal dentro de España? Eso es lo que realmente quiere el nacionalismo catalán, que quiere que por el código postal y no por las leyes que te rigen, tú tengas más derechos que si vives en Extremadura, en Castilla o en Andalucía. ¿Dónde está la izquierda ahí? ¿Dónde está la izquierda en apoyarse en partidos que tienen tesis racistas? Hay miles de documentos a lo largo de la historia y cientos de páginas en el diario de sesiones del Parlamento de Cataluña que demuestran ese racismo. 

Después de lo que pasó en la Segunda Guerra Mundial y lo que hicieron los nazis con la raza, pues dijeron: «Esto de la raza hay que apuntarlo», y lo cambiaron por la lengua, pero siguen siendo un nacionalismo profundamente étnico, creen en la raza catalana, en el sustrato, en la base ideológica de Esquerra y de los partidos de la derecha nacionalista.

Guillermo Díaz (Cs): 1

Foto: Carola Melguizo

No dudas en cargar contra el nacionalismo y a favor de la unidad de España.

Parece que España es un invento de la derecha, y no que es lo más social que se ha inventado en Europa en los últimos cinco siglos. España no es más que el conjunto de derechos y libertades, es poner el esfuerzo común de un montón de personas en que todos vivamos bajo un paraguas legislativo y que tengamos acceso a unos servicios públicos que pagamos entre todos y que hemos decidido darnos entre todos. 

¿Qué hay más social que un país? ¿Qué hay más social que España? No existe nada más social que un país, que es poner todos su esfuerzo común para darnos a todos servicios, derechos y libertades. Bueno, pues estar en contra de eso parece que es progresista, y no. Eso es una estafa.

¿Con quiénes contáis como posibles socios de Gobierno en esta etapa?

En pactos de Gobierno, con el Partido Popular y con los socialistas tenemos gobiernos, pero es cierto que ahora nos costaría mucho más entendernos con el Partido Socialista porque Pedro Sánchez se ha echado en brazos del populismo.

Un poco de autocrítica: ¿qué tiene que mejorar Ciudadanos y en que se debe enfocar?

Ciudadanos tiene que fijar un rumbo claro, que estaba definido pero mal proyectado y quizás mal ejecutado. Tenemos que dejar muy claro que somos el partido que su razón de ser es la libertad de las personas, que somos el partido que defiende los derechos civiles por encima de todas las cosas, que somos el único partido que no cuestiona ninguno de los derechos civiles que existen.

Además, somos el partido que va a hacer suya la evidencia científica a la hora de la proyección de su acción política. En las comunidades autónomas donde gobierna Ciudadanos, o los gobiernos dependen de Ciudadanos, hay leyes de evaluación de políticas públicas. Es decir, medimos una ley y si no funciona, cambiamos algunas cosas, y si funciona, la impulsamos y la llevamos a otro sitio donde estamos.

Pues lo mismo que esto, llevado por ejemplo a la práctica de la ecología, en todo el tema del cambio climático, que creo que es el desafío más importante que tenemos para las próximas generaciones. Ahí hay que basarse en la evidencia científica. ¿Hay que poner macetas de plástico en una mesa como ha hecho Errejón, o tenemos que apostar por la tecnología, ciencia y la innovación para hacer frente al cambio climático, como defiende Steven Pinker en En defensa de la Ilustración?

El cambio climático y el desafío verde, los desafíos que se nos plantean ahora mismo en el planeta ya no se pueden hacer yendo hacia atrás, no es volver a la caverna, apagar la luz, encender el fuego, quitar Internet y tocar el tambor. Tenemos que seguir hasta el momento en que consigamos energía de forma menos contaminante. Vamos a seguir hacia delante, no miremos hacia atrás, qué es lo que plantean otros que se dicen ecologistas y que realmente generan mucho rechazo en la sociedad.

¿Qué decir sobre el cambio de carteras en el Gobierno de Pedro Sánchez?

Esto ha sido un drama dentro del Gobierno. Mira que yo no tenía una buena opinión del Gobierno y de muchas de las personas que han salido del Gobierno, pero desde luego, leales a Sánchez han sido. Lo que pasa es que la actitud del Gobierno va a cambiar poco y estoy convencido de que la acción política del Gobierno no va a cambiar nada. El cambio es un leitmotiv partidista y no tiene nada que ver con España, y eso es un problema. Y, por cierto, que el socio fuerte, que quien mantiene la estabilidad del Gobierno sea Podemos, eso ya es la repanocha.

¿Qué opinión te merece la nueva Ley de Memoria Democrática promovida por Carmen Calvo y que prohibirá las fundaciones franquistas?

Están abriendo debates que no están sobre la mesa. El esfuerzo en combatir a Franco en casi un esfuerzo paranormal, porque es combatir a un fantasma. Me resulta muy impresionante que estén construyendo el delito de enaltecimiento del franquismo y al mismo tiempo quieran quitar el enaltecimiento del terrorismo. ¿Cuál es el razonamiento para quitar el enaltecimiento del terrorismo? Yo lo he preguntado y me han respondido: «Quitamos el enaltecimiento de terrorismo porque ETA ya no existe». Entonces, ¿por qué quieren poner el enaltecimiento del franquismo? ¿Me he perdido algo? ¿Han hablado con un medium? ¿Se mueve un vaso por la noche en su casa que canta el Cara al Sol?

No entiendo muy bien esta lógica del Gobierno y creo que la Ley de Memoria Histórica de la época de Zapatero estaba bien. Creo que episodios pasados de nuestra historia muy negros, como es la Guerra Civil y la dictadura, tienen que estar enmarcados perfectamente. Esto que estamos escuchando ahora también de que Franco no dio un golpe de Estado o que no le quedó otra, ¿estamos pensando en lo que estamos normalizando?

Guillermo Díaz (Cs): «El liberal no debe traspasar nunca la puerta de la casa de la gente» 1

Foto: Eva Manez / Reuters.

Aquí todo el mundo habla con una ligereza de lo que supone una guerra y una dictadura porque no han vivido ninguna. Deberían leer más testimonios de la época. El horror que es una guerra, el horror que es una dictadura. Ahora que realmente hay un reportero en cada ciudad, estamos viendo en Cuba imágenes muy duras que yo muchas veces soy incapaz de terminar de ver. ¿De verdad vamos a frivolizar con eso? Unos van a decir que lo de Cuba no es una dictadura y otros que la dictadura no era tan mala por la que estaba cayendo.

A mí me preocupa que el Gobierno, cada vez que se ve en un apuro, recurra a lo mismo: a Franco y ahora a Primo de Rivera. Además, mienten, y no sé si mienten a sabiendas o no, porque yo me he dado cuenta de que el Partido Socialista no conoce su historia. Yo le pregunté una vez en un debate en televisión a un socialista:¿Tú crees que habría que prohibir todos los partidos que han colaborado con dictaduras?,  y me dijo que sí. Yo le respondí: «Vosotros gobernasteis con Primo de Rivera, ¿os autodisolvéis?», y se quedó blanco.

Ahora mismo parece que España está en dos bloques y quieren hacerte ver que la Guerra Civil era inevitable. ¿Quería toda España una guerra o fueron dos minorías extremistas las que llevaron a España a la guerra? Unos están con los que representaba Franco y otros con los que representaba Largo Caballero, pero, ¿y Chaves Nogales, y Clara Campoamor y la gente que no quería una guerra bajo ningún concepto y que se vio arrastrada a una guerra por culpa de dos minorías extremistas?

¿Solo nos vamos a fijar en estas dos minorías extremistas cuando hagamos leyes? ¿Va a ser siempre una ley contra una parte por parte de la otra obviando a la grandísima mayoría que no quería una guerra?

Es una cuestión que hay que reivindicar, la que se conoce como la tercera España, y que va a ser lo que defendemos nosotros en todo este proceso de la memoria democrática. Ya vale, es mentira, España no quería una guerra. Ya vale, es mentira, no era inevitable, y ya vale, es mentira, no vamos a admitir más que nos digan que los españoles somos cainitas. El problema es que en España muchas veces ha pasado lo que las minorías extremistas querían y arrastraron a una gran mayoría buena y pacífica al peor momento, al más oscuro de su historia y nosotros hoy vamos a poner eso encima de la mesa.

El Gobierno de Sánchez ha tenido que enfrentarse o pronunciarse sobre algunos problemas más internacionales: Marruecos y la crisis de los migrantes, Cuba y las protestas o el exilio de venezolanos en España y el Gobierno de Maduro. ¿Está fallando España en política exterior?

España se equivoca en varias cuestiones. En primer lugar, el Gobierno tiene una suerte de complejo a la hora de hacer frente a dictadores vivos. Está tan ocupado ocupado de los dictadores muertos que cuando tiene un dictador vivo no sabe que hacer con él.

Hay una parte del Gobierno que idealiza Cuba, que iban allí de vacaciones de jovencitos y que llevan camisetas de los fundadores de esa dictadura, que van al Orgullo LGTBI con camisetas del Che Guevara, un señor que quería hacer campos de concentración y de trabajo para los homosexuales, y llevan la efigie del Che como se llevasen a Marilyn Monroe en las camisetas.

José Ramón Bauzá (Cs): «España está fallando en política exterior y no está dando una»

Esto es verdad que lo hace muy bien el Partido Comunista, se da una patina de respetabilidad parasitando causas que le dan igual para mantenerse como partido, ya lo han hecho en el pasado y lo hace muy bien el presente. Ese es el problema que tenemos con Cuba y con Venezuela concretamente. Hay una especie de complejo y hay una parte del Gobierno que cree que eso son sus modelos, sus ídolos.

Lo de Marruecos fue un chantaje por parte de Marruecos. Ciudadanos fue el que consiguió que que el Parlamento Europeo condenara la acción de Marruecos de usar a niños para viajar a España. Marruecos no contaba con los liberales porque porque no es una tradición lo que tenemos ahí. En Europa, los tres grandes bloques que hay son: conservadores, socialdemócratas y liberales, y los liberales son los que inclinan la balanza en un sentido u en otro, son el pez pequeño pero el más influyente de los tres.

Algunos partidos hablan de proteger a los inmigrantes y otros de combatir la inmigración ilegal. ¿Ciudadanos qué dice en su nueva estrategia?

La inmigración es una cuestión que hay que gestionar. La gente tiene el derecho a buscar una vida mejor, e incluso te diría que el deber de buscar una vida mejor para ellos y para sus hijos. Yo también lo haría. Lo que tienes que hacer es dar garantías a tus nacionales y dar garantías al que viene a tu país para buscar una vida mejor. Tienes que conseguir que ese tránsito sea lo más garantista y lo más seguro posible. Hay que ser muy serios y alejar esta cuestión de cualquier víscera que haya en el terreno de juego.


Guillermo Díaz responde a nuestra 11 preguntas rándom:

Rodrigo Isasi Arce

Periodista especializado en Defensa, conflictos armados, mundo arabo islámico y cooperación internacional. Viajero empedernido y fotógrafo aficionado.