Hace 25 años 'El día de la independencia' cambió el cine
Foto: 20th Century Fox

Cultura

Hace 25 años 'El día de la independencia' cambió el cine

La película de Roland Emmerich demarcó un nuevo tipo de cine de acción, lanzó carreras y nos dejó imágenes imborrables que muchos han intentado copiar. Es un clásico y tiene una loca historia...

por Nerea Dolara

Hace 25 años Will Smith salió a recoger el periódico frente a su casa (la de su novia, Vivica A. Fox), rodeado de vecinos mirando con asombro y pánico al cielo, y levantó la mirada para encontrarse una gigantesca nave espacial cubriendo el cielo de Los Ángeles. Hace 25 años El día de la independencia llegó a los cines y cambió muchas cosas, entre ellas la vida de Smith, que se convirtió en una estrella de cine internacional gracias a su papel como un piloto militar respondón y talentoso. 

El día de la independencia comienza con la llegada de múltiples enormes naves espaciales a las ciudades más importantes del mundo. Lo que sigue es un ataque organizado y destructivo y la lucha humana por encontrar una manera de derrotar a los invasores y salvar la especie. Tiene humor, amor, acción y drama. Y se convirtió en un croquis para el cine de acción y desastre durante décadas. 

La película de Roland Emmerich tiene una historia interesante y un poco loca. De hecho, es de esas historias que ahora no sucederían (no con tanto control de los Kevin Feiges o Kathleen Kennedys). El origen del guion, si se le cree al guionista Dean Devlin, es el siguiente: en una rueda de prensa por la única película que había puesto en el mapa a Emmerich (Stargate) un periodista preguntó si ambos realmente creían que los aliens habían construido las pirámides. Y Emmerich le respondió, luego decir que no, «¿pero no sería el día más emocionante de tu vida si despertases y hubiese naves extraterrestres de 22Km de diámetro cubriendo el cielo?». Emmerich se dio la vuelta y susurró a Devlin: «Creo que tenemos nuestra siguiente película», según cuenta The Hollywood Reporter. Los dos se encerraron a escribir y el guion resultante no solo inició una guerra de estudios por comprarlo, sino que fue el que se rodó (la reescritura fue casi inexistente). Emmerich devoró La guerra de los mundos pero decidió darle un toque más moderno al clásico de las invasiones de aliens.  

Hace 25 años 'El día de la independencia' cambió el cine 1

Will Smith y Jeff Goldblum | Imagen vía 20th Century Fox.

Ya en desarrollo Emmerich tuvo que ir a la guerra con 20th Century Fox más de una vez. La primera fue por la selección de Smith (sí, así de absurdo). El estudio estaba convencido de que el actor no atraería público internacional por su raza y por no ser lo suficientemente famoso. El director luchó hasta que el estudio cedió y Smith se llevó el papel. Jeff Goldblum (el verdadero protagonista de la historia si se presta atención y que acababa de robarse la atención en Jurassic Park) había sido la primera opción para el papel del ex esposo de la directora de comunicación de la Casa Blanca que descubre el plan de los extraterrestres antes de que lo pongan en marcha y da la voz de alarma.

Faltaba una pieza importante: el presidente de Estados Unidos. Inicialmente pensaron en Kevin Spacey (muy poco conocido en esos tiempos), pero al final Bill Pullman se llevó el rol. En el caso de los papeles femeninos la realidad es que son mucho menores (culpen a los 90), pero Fox como la madre estriper con coraje, Margaret Colin como la mano derecha del presidente y Mary McDonnell como la primera dama, brillan igualmente. 

Otras batallas se dieron sobre el nombre de la película y sobre el hecho de hacer explotar la Casa Blanca en un anuncio de TV. Ambas las ganaron los creadores y los resultados fueron: uno de los discursos más famosos del cine y un anuncio de TV que cambió para siempre los espacios publicitarios durante el Super Bowl.

El discurso ni siquiera fue revisado. Era un discurso que Devlin escribió sobre la marcha y que pensaba terminar luego. Pero Pullman lo bordó a la primera. De hecho, la cara de emoción de los actores en la escena es una reacción real. Al final Devlin agregó «hoy celebramos nuestro día de la independencia» para obligar al estudio a dejar el nombre a la película y el resto es historia.

Y el spot de televisión fue tan impresionante (el equipo de efectos especiales construyó miniaturas de los monumentos y los voló de verdad en busca de realismo) que la locura por la película existía mucho antes de que llegase a los cines. 

El día de la independencia es de esas películas que silenciosamente cambió el cine. Emmerich inició una era de intentos por imitar su fórmula de éxito y, en su caso, se dedicó a repetir (siempre con menos éxito) su afán por destruir el mundo en sus siguientes filmes. Will Smith se convirtió en una de las mayores estrellas de los 90 y los extraterrestres se convirtieron en los villanos a derrotar. 

¿Y luego de ver El día de la independencia qué?

El mundo era otro. Las pandemias y el calentamiento global no eran los mayores miedos. Estos provenían de fuera. Y si revisitas El día de la independencia y te quedas con ganas de ver desastres ficcionalizados y lejanos a la complicada realidad aquí tienes algunas recomendaciones:

La guerra de los mundos (2005)

La adaptación de Steven Spielberg del clásico de H.G. Wells sigue más al pie de la letra la trama que El día de la independencia. Tom Cruise es un padre divorciado con sus hijos el fin de semana cuando la invasión extraterrestre comienza. Lo que sigue es un thriller muy humano y también muy lleno de acción y suspenso sobre la lucha por la supervivencia de este padre y sus hijos. 

Mars Attacks! (1996)

Se estrenó el mismo año que El día de la indepencia (de hecho solo un mes después) pero no tiene mucho que ver. La sátira de Tim Burton es también una invasión extraterrestre (claramente inspirada en La guerra de los mundos), pero el humor negro y las escenas desquiciadas la convierten en un original que vale la pena visitar. 

Impacto profundo (1998)

No se trata de aliens, pero sí de un objeto extraterrestre. En este caso la amenaza es un meteorito. Y la humanidad tiene poco que hacer para defenderse. Esta película se estrenó al tiempo que Armaggedon. Y aunque la segunda se hizo mucho más famosa, es esta la que cuenta con verdadero drama humano y una aproximación más realista, el desarrollo de los eventos y los sacrificios de sus protagonistas ante la llegada de un meteorito gigante.  

Armaggedon (1998)

Vale, no es la mejor de las dos pero es la más mítica: la canción de Aerosmith, el sacrificio de Bruce Willis, el patriotismo… esta película tiene mucho que agradecerle a El día de la indepencia (aunque sea mucho más cursi). La trama es la misma de Impacto profundo. Un meteorito viene a La Tierra. Pero en vez de centrarse en la gente que espera su muerte en el planeta, sigue a un grupo de perforadores petroleros que viajan al espacio para intentar introducir una bomba atómica en el meteorito y destruirlo antes de que sea tarde. 

Tornado (1996)

No, no tiene nada que no sea terrestre. De hecho es tan terrestre que el adversario es un fenómeno natural: el tornado. Un grupo de “perseguidores de tornados”, liderado por Helen Hunt y Bill Paxton, intenta probar que pueden entender y así predecir los tornados con un invento de la ex pareja (sí, obviamente vuelven a juntarse). Para ello tienen que acercarse a estos destructivos fenómenos y lo que sigue es acción, desastre y mucho entretenimiento. 

Nerea Dolara

Periodista cultural. He colaborado en L’Officiel, Harper’s Bazaar, Univisión, Esquire y Forbes. Actualmente escribo en TO acerca de cultura y entretenimiento