¿Hasta cuándo y hasta cuánto va a subir el precio de la luz?
Foto: Johannes Plenio| Unsplash

Economía y capital

¿Hasta cuándo y hasta cuánto va a subir el precio de la luz?

Estos días el precio de la luz ha llegado al entorno de los 190 euros/MWh, pero el límite legal está en 3.000

por Néstor Villamor

Máximos históricos en el precio de la luz, un bien de primera necesidad que ha llegado situarse en el entorno de los 190 euros por megawatio hora. ¿Hasta cuándo seguirá esta escalada?

«El Gobierno ha planteado que hasta el primer trimestre del año que viene van a seguir subiendo los precios», cuenta a The Objective el secretario general de FACUA-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez. Un periodo más largo es el que maneja el director general de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE), Fernando Soto. «Por lo que indican los mercados de futuro de gas, porque la palanca para que el precio eléctrico se esté disparando en todo el mundo y en particular en Europa es la cotización del gas, se espera que la subida dure hasta la primavera del año que viene», cuenta a este diario, matizando que «va a ir como mínimo hasta mitad del año que viene».

Soto lamenta que ya el precio actual en el mercado mayorista (pool) «es una barbaridad», pero ni él ni Sánchez se aventuran a ponerle números a las cifras que se pueden alcanzar. «En el precio eléctrico, teníamos un tope en España hasta hace unos meses [concretamente, el pasado julio] de 180 euros, pero ese precio máximo se ha eliminado y ahora es el mismo que existe en el resto del mercado europeo, que son 3.000 euros el megawatio hora. Entonces, tenemos recorrido», aclara, a la vez que alerta: «Me asusta sobre todo la rapidez con la que ha subido el precio del gas y su traslado directo al precio del pool».

En un intento de contener los precios, el Gobierno ha aprobado una batería de medidas para para detraer los beneficios de las empresas eléctricas obtenidos el aumento del precio del gas.

«Sin que representen una revolución que vaya a traer tarifas baratas, al menos sí contienen la subidas», explica Sánchez. «Nosotros somos enemigos de decir que baja la luz. Creemos que se está frenando la subida, pero en septiembre, por ejemplo, va a seguir siendo más caro que en septiembre del año pasado», ahonda. Y pone un ejemplo: «Analizamos los 14 primeros días de septiembre de este año y la factura del usuario medio nos salía ya en 108 euros; en agosto había sido de 93 y con las medidas que ha llevado a cabo el Gobierno eso se va a recortar pero seguirá siendo más caro que en septiembre del año pasado».

«El Gobierno tiene que entender que las eléctricas no tienen que ser un sector al que tenerle miedo»

Fuera del ámbito doméstico, a las empresas con gran consumo de energía esta es una situación que les «resta mucha competitividad» y les «genera mucha incertidumbre», en palabras de Soto. «Podemos entender situaciones coyunturales, pero para esto, con la duración que tiene y viendo que va a ir como mínimo hasta mitad del año que viene, no tenemos liquidez», explica.

El director general de AEGE lamenta que España no siga el modelo de Francia y Alemania, donde «tienen medidas para que sus industrias sean competitivas. Cuando nos preguntan desde el Gobierno, siempre decimos lo mismo: ‘Señores del Gobierno, repliquen las mismas prácticas y medidas que tienen los competidores de Francia y Alemania’».

Sobre las medidas del Gobierno, Soto considera que «hay algunas que podrían beneficiar también a la industria electrointensiva», pero las considera, en cualquier caso, insuficientes.

También insuficientes las considera el secretario general de FACUA, que considera «fundamental que se acometa ya la reforma del bono social, que tiene que ser importante e implicar que millones de personas puedan tener una tarifa con un descuento mucho mayor al actual». Además, también propone «sacar la hidroeléctrica y la nuclear de la subasta diaria», para contener la escalada. «Ahí la vicepresidenta [tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa] Ribera dice que eso vulneraría el Derecho europeo, pero nosotros vemos cómo Francia tiene una buena parte de la nuclear fuera de las subastas y está sometida a un precio que establece el Gobierno», explica, volviendo a poner el modelo parisino como ejemplo.

«El Gobierno tiene que entender que las eléctricas no pueden ser un sector al que tenerle miedo, sino al que enfrentarse porque es un oligopolio que llega al extremo de chantajear, como ha ocurrido esta semana, con la amenaza de cerrar las centrales nucleares», zanja Sánchez.

Néstor Villamor

Gallego de nacimiento y madrileño de alquiler. Aprendí este apasionante oficio en La Voz de Galicia, Icon, BuenaVida, El País… Ahora sigo creciendo en The Objective.