If Found…, encontrando nuestra identidad en el fin del mundo
Foto: If Found...| Annapurna Interactive

Cultura

If Found…, encontrando nuestra identidad en el fin del mundo

El nuevo juego de dreamfeel nos traslada a la campiña irlandesa para contarnos una historia sobre autoafirmación e identidad

por Mariela González

Han pasado seis años desde Curtain, el primer trabajo de la diseñadora Llaura McGee. Un título que se valía de una estética minimalista y poco pulida, de colores estridentes, no tanto por el imperativo de las limitaciones técnicas (las de una época y un desarrollo en solitario), sino, sobre todo, para hacernos sentir incómodos. Curtain era un juego narrativo muy breve que ahondaba en las relaciones abusivas, a través de los ojos de una joven, Ally, y su novia, Kaci. Mediante el desgaste emocional, las recriminaciones o la supresión de la autoestima, Kaci aprieta cada vez más la soga en torno a su pareja, convirtiendo las estancias por las que nos movemos, la privacidad de su hogar, en un recorrido asfixiante, una realidad de la que parece no haber salida.

Los diálogos y soliloquios en Curtain sorprenden en ocasiones por su dureza. Pero McGee siempre quiso que sus personajes, en especial Kaci, destacaran ante todo por resultar humanos, próximos a nosotros; otro elemento que refuerza nuestra incomodidad al jugar. Su objetivo, explicó en su día en una entrevista concedida a Polygon, fue el reexaminarse a sí misma, reflexionar sobre cómo la mayoría de la gente no es consciente del daño que puede causar con sus palabras y acciones. Una experiencia catártica, aunque desde luego compleja, reflejada en toda su crudeza pese a la brevedad del juego, que puede completarse en unos quince minutos. Está disponible todavía, gratuitamente, en Itchio.

El seudónimo que McGee utilizara en aquel momento, dreamfeel, es ahora el nombre del estudio con el que ha publicado su segundo título, If Found… , editado por Annapurna Interactive y disponible para PC y iOS. En esta ocasión con mucho más apoyo a su alrededor: el más destacado, el de su amiga Liadh Young, encargada del apartado artístico. If Found… recupera muchos de los temas que cimentaban Curtain: es también una historia LGBTI y una reflexión sobre las relaciones abusivas. Yendo en esta ocasión un paso más allá, puesto que se adentra en el terreno, a veces tabú, de los abusos intrafamiliares.

If Found…, encontrando nuestra identidad en el fin del mundo

Imagen de ‘If Found…’ | Presskit | Annapurna Pictures.

If Found… nos traslada a 1993 y nos presenta la historia de Kasio, una chica que regresa a casa tras su paso por la universidad, en Dublín. Su hogar se encuentra en la isla de Achilli, una zona tradicional de la costa oeste de Irlanda. A la incertidumbre de la finalización de sus estudios y el camino que se presenta ante ella (quiere orientarse hacia la investigación académica), se suma la incomprensión de su familia y vecinos con respecto a su identidad. Kasio es trans, una realidad que se nos presenta con absoluta espontaneidad, al menos desde nuestra mirada, que es la suya. Por parte de quienes la rodean, no obstante, el discurso es diferente. Su madre trata de “recomponerla”, desde el cariño y las buenas intenciones. Su hermano, por el contrario, es hiriente, cruel. Descarga en ella su frustración y le recrimina el daño que está causando a su madre con su “deriva”; no deja títere con cabeza y se burla también de ese futuro que ella desea perseguir, considerándolo un sueño absurdo. Nada que ver con su auténtica realidad, la de Achilli, de la que no puede escapar por más que lo intente.

La situación mejorará levemente para Kasio cuando se reencuentre con un amigo del instituto, Colum. También él sabe lo que es sentirse apartado y convertirse en la comidilla del pueblo a causa de su homosexualidad. Le invita a pasar unos días con él y su novio, Jack, en un caserón abandonado que han convertido en su hogar. Con ellos vive otro chico, apenas salido de la adolescencia, Shans. Otro espíritu errante que no tiene claro quién es o a dónde quiere ir en la vida. El trío sueña con formar un grupo de música, y dedican el tiempo a ensayar para el que será su gran estreno.

If Found…, encontrando nuestra identidad en el fin del mundo 1

Imagen de ‘If Found…’ | Presskit | Annapurna Pictures.

If Found… se enmarca dentro del género de la novela visual, pero hace uso de una mecánica muy peculiar, la de borrar el texto o las imágenes para avanzar en la historia y seguir leyendo. Es una forma de mostrarnos cómo desaparecen los recuerdos de nuestra protagonista, que registra en su diario. Aunque a ratos nos parezca devastador, en realidad es una inyección de esperanza: incluso los tiempos más oscuros pueden quedar reducidos a borrones en un papel, a simples sombras que nos recuerdan que alguna vez estuvieron ahí, pero ya no poseen entidad real. Ni poder sobre nosotros. Es el It Gets Better, aquella frase símbolo de un proyecto que promovía el apoyo a jóvenes en situación de exclusión a causa de su identidad.

If Found…, encontrando nuestra identidad en el fin del mundo 2

Imagen de ‘If Found…’ | Presskit | Annapurna Pictures.

Kasio no es ya una adolescente, pero todavía se encuentra en esa edad en la que todo parece inconsistente y resbaladizo. Se refugia en su independencia precaria y sus amigos, parias como ella, con los que establecerá un vínculo estrecho muy pronto. Pese a su entereza, no puede evitar sentirse desbordada por la incomprensión, un agujero negro que crece sin control y amenaza con devorarla. Es otra faceta de su identidad, una historia paralela que en el juego funciona como inmensa metáfora. Los acontecimientos a su alrededor presagian, quizás, el fin del mundo. Localizado allí mismo, en la pequeña Achilli. Con ella, una persona insignificante, como la única capaz de detenerlo. ¿O quizás no?

If Found…, encontrando nuestra identidad en el fin del mundo 4

Imagen de ‘If Found…’ | Presskit | Annapurna Pictures.

Las palabras de su madre, aun inundadas de buena fe, destrozan a Kasio. Las de su hermano, todavía más. Pero ella también hiere a quienes ama, como acto reflejo o como mecanismo de defensa. Sin proponérselo y sin darse cuenta. De nuevo, aquí tenemos la reflexión que iniciara McGee en 2014, ampliada; una mirada en detalle a nuestra fragilidad como seres humanos, y a lo difícil que resulta comunicarnos sin crear abismos. Salvar a otros sin perdernos nosotros mismos.

En If Found…, los recursos visuales y su particular mecánica no se aprovechan tanto como deberían, considerando todo lo que podría ofrecer el hermoso estilo de acuarela de Young. En ciertas ocasiones, la mecánica de borrado nos permite agencia poética, pero a lo largo del juego su uso es más bien repetitivo, incluso tedioso. No obstante, tendremos varios momentos de gran potencia estética, coincidiendo con los puntos de inflexión y de mayor carga dramática, en los que se nos permite experimentar y contribuir a nuestro entorno. Y aunque todo parezca perdido, aunque el desastre nos resulte imparables, en el fin del mundo residen la esperanza y la autoafirmación. Al final, todo mejora.

Mariela González

Periodista freelance y escritora especializada en género fantástico. Escribe crítica literaria y de videojuegos, centrándose especialmente en los creadores independientes, donde siempre hay nuevas fronteras por descubrir.