Mundo ethos

La historia detrás de la iglesia que oficia las misas con rifles

Newfoundland (Pensilvania) sería un pueblo rural cualquiera en Norteamérica si no fuera por una extravagancia que lo caracteriza: en su iglesia, que forma parte de la Iglesia del Santuario, las ceremonias se ofician con armas en las manos. Los rifles y pistolas con los que entran no están cargadas y los actos son fundamentalmente alegóricos: los seguidores aseguran que son una muestra de su compromiso con el derecho a portar armas y un símbolo de su defensa de la religión y la familia.

por The Objective

Newfoundland (Pensilvania) sería un pueblo rural cualquiera en Norteamérica si no fuera por una extravagancia que lo caracteriza: en su iglesia, que forma parte de la Iglesia del Santuario, las ceremonias se ofician con armas en las manos. Los rifles y pistolas con los que entran no están cargadas y los actos son fundamentalmente alegóricos: los seguidores aseguran que son una muestra de su compromiso con el derecho a portar armas y un símbolo de su defensa de la religión y la familia.