Igualdad de género en el deporte: World Football Summit
Foto: Jeffrey F Lin| Unsplash

Mundo ethos

Igualdad de género en el deporte: World Football Summit

Desde World Football Summit (WFS) han querido que este 8 de marzo sea el punto de partida de una nueva lucha: la igualdad de género en todos los rincones del deporte

por The Objective

Este lunes 8 de marzo la igualdad de género inunda las noticias, los discursos, las reivindicaciones. Sin embargo, son pocas las voces que se alzan para pedir esa igualdad en un ámbito como el deporte profesional. Un mundo, el deportivo, que, a pesar de ser protagonista en nuestra cultura nacional, tiende a olvidarse en una fecha como esta.

Por eso, desde World Football Summit (WFS) han querido que este 8 de marzo sea el punto de partida de una nueva lucha: la igualdad de género en todos los rincones del deporte.

Con ese objetivo, WFS organizará el día 8 de cada mes uno de sus llamados «WFS Talks», un ciclo de mesas de debate y ponencias dando visibilidad a mujeres que lo han conseguido, a las barreras que han encontrado y a aquellas personalidades relevantes en el sector del deporte comprometidas con dicha transformación.

World Football Summit (WFS) es un evento internacional de la industria del fútbol que reúne a los profesionales más influyentes con el objetivo de debatir sobre los temas clave y generar oportunidades de negocio. Quiere erigirse como una plataforma de comunicación y networking que promueve los negocios para la industria del fútbol.

La aventura ha comenzado este lunes, con un «webinar» que ha abordado la igualdad desde perspectivas distintas: la de las ejecutivas, la de las deportistas, y la de las marcas que las apoyan. 

La primera en tomar la palabra ha sido Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deporte (CSD), un organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Cultura y Deporte, que se encarga de las políticas públicas deportivas. Y lo ha hecho con un mensaje positivo, de esperanzas para el deporte femenino, en especial el fútbol:

«Yo ya dije que 2021 iba a ser el año de las mujeres deportistas, y es que va a haber logros importantes. El primero, la profesionalización del fútbol femenino. En el CSD nos hemos comprometido para que esa liga, esa Primera Iberdrola, sea una liga profesional».

Hasta ahora, el estatus de «liga profesional» sólo lo poseían la Primera y Segunda División del fútbol masculino y «jurídicamente es la primera vez en España que va a haber una liga femenina en cualquier deporte. El fútbol va a ser la locomotora de la igualdad para con las mujeres deportistas. Cuando avanza un sector de mujeres, creo que ese avance es para todas», ha defendido Lozano. 

Igualdad de género en el deporte: World Football Summits 1

Foto: Jeffrey F Lin. Unsplash

Eso sí, la presidenta del CSD no ha dejado de lado las dificultades que aún enfrentan las mujeres en esta industria, y ha hecho especial hincapié en la situación actual: «La pandemia va a dejar muchas desigualdades, entre ellas la desigualdad de género, y tenemos que estar especialmente vigilantes para que no se cristalicen». 

De hecho, ese discurso reivindicativo a la par que esperanzador ha sido la seña de identidad del primer WFS Talk. Esa capacidad de reconocer el camino ya recorrido, pero sin infravalorar la cantidad de obstáculos que aún deben solventarse. ¿Y qué herramientas nos han ayudado a mejorar la situación de la mujer en el deporte hasta ahora? Una de las más comentadas (y también de las más polémicas) ha sido, sin duda, la de las cuotas femeninas.

Marisol Casado, presidenta de la Unión Internacional de Triatlón y único miembro femenino del Comité Olímpico Internacional, asegura que ha sido siempre favorable a las cuotas femeninas, pues «es algo que hay que aplicar en un momento determinado para romper una tendencia, y espero que las cuotas ya no tengan que existir más. La normativa española, por ejemplo, obliga que haya un 40% de mujeres en las juntas directivas de federaciones nacionales. Hemos perdido un cierto tiempo diciendo que no necesitábamos las cuotas».

Algo por lo que también apuesta Sol Muñoz, de la CONMEBOL (Confederación Sudamericana de Fútbol), que cuenta cómo «FIFA cambió sus estatutos y exigió que sus confederaciones tuvieran al menos una mujer en sus Consejos». Theresa Zabell, medallista olímpica, reconoce que al principio era «bastante ‘anti cuotas’, pensaba que las mujeres teníamos que llegar por nuestra propia valía, pero a veces no es suficiente con valer, te tienen que dejar llegar». Zabell lo vivió en sus propias carnes, cuando empezó a navegar y solo podía participar en los campeonatos del mundo si se hacía cargo de los gastos y dormía en tiendas de campaña: «Si no fui a los Juegos Olímpicos de Los Ángeles es porque no había vela femenina». 

Si bien las cuotas han permitido grandes avances de igualdad en la participación, el gran reto parece ser la paridad en el liderazgo, en los puestos directivos y de toma de decisiones en el mundo deportivo. Así lo reconocen Casado, Muñoz y Zabell, todas ellas gestoras en este campo.

Igualdad de género en el deporte: World Football Summits 2

Foto: Christina Wocintechchat. Unsplash

Casado asegura que «en los temas de liderazgo se tendría que hablar de nosotras (mujeres gestoras), poniéndonos como ejemplo de buen gobierno. Ahora con la pandemia se ha visto que países como Nueva Zelanda o Alemania, liderados por mujeres, han hecho un muy buen trabajo». Y, para conseguir esa visibilidad, los medios de comunicación tienen que poner de su parte. Sol Muñoz insiste en que «el trabajo de los medios es vital, son ellos los que llevan la información al mundo y los que tienen que destacar una labor femenina o una disciplina deportiva de mujeres, es fundamental tener esos espacios donde se puedan crear referentes». 

Porque de referentes en deporte femenino no andamos escasos. España ha dado a conocer al mundo a profesionales como Carolina Marín, campeona olímpica de bádminton; Teresa Perales, medallista paralímpica de natación; o Ainhoa Tirapu, exjugadora del Athletic Club de Bilbao y de la Selección Española de fútbol. Todas ellas han querido participar en el primer «webinar» feminista de WFS.

¿Los principales problemas que acusan las tres deportistas? La falta de visibilidad y la desigualdad salarial (sobre todo en el fútbol). Marín defiende que «es importante que las marcas apuesten por las mujeres, que al final somos las que más medallas estamos dando al deporte español, y nuestra ambición va a seguir creciendo», mientras que Tirapu se muestra más pesimista: «A lo largo de los años las diferencias han sido muy grandes, y siguen siéndolo a nivel económico. A día de hoy, la meta salarial masculina la veo utópica. Y algo que también tiene que cambiar es la parcialidad: que se ofrezca la jornada completa a las futbolistas femeninas, porque al final una jugadora de Primera División trabaja a jornada completa».

El mensaje de World Football Summit es claro: el talento no se define por el género. Por ello, se han fijado un reto: que en el año 2025, el 25% de los puestos directivos y consejos de administración de esta industria estén ocupados por mujeres.

Porque el deporte con valores de igualdad e inclusión puede ser una herramienta de cambio social, un espejo donde buscar referentes y encontrar una guía para perseguir dichos cambios.