The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Irlanda del Norte, un viaje a la "tierra" de Juego de Tronos

Foto: Leticia Retortillo

Winter is coming. El invierno ha llegado en pleno verano. Coincidiendo con las vacaciones y con la emisión de la séptima temporada de Juego de Tronos, la popular serie de HBO, nuestra propuesta es viajar a Irlanda del Norte y adentrarse en algunas de las localizaciones donde se han rodado escenas memorables. El viaje no es sólo para fans de los personajes de Winterfell (Invernalia) sino para cualquiera que quiera disfrutar de paisajes espectaculares en una de las zonas del Reino Unido menos conocidas hasta ahora. Para los seguidores de Juego de Tronos, la excursión supone un añadido, al poder recrear en cada uno de los escenarios naturales algún momento de la serie.

Rodada en los Estudios Titanic de Belfast, muchas de las locaciones exteriores de Juego de Tronos se encuentran muy cerca de la capital de Irlanda del Norte, donde los paisajes son, sin duda, de gran belleza.

Existen varias excursiones organizadas desde Belfast o desde Dublín (Irlanda) y todas ellas hacen un recorrido similar, que se realiza en autobús con un guía que, durante el trayecto, nos acerca también a la historia de Irlanda del Norte; tan pronto nos habla de las leyendas como nos acerca a ‘The Troubles’, como se refieren allí al conflicto entre unionistas y nacionalistas que tantos muertos y sufrimientos causó durante décadas hasta el Acuerdo de Viernes Santo de 1998.

Hablar de Irlanda de Norte es hablar de campos, de ovejas, de prados verdes, de acantilados, de cerveza y de destilerías de whisky. Es hablar de historia pero también de leyendas y lugares únicos como Giant’s Causeway o Calzada del Gigante, considerada la octava maravilla del mundo, o del Museo del Titanic en Belfast, cuyos estudios se utilizan para grabar la famosa serie de HBO, o la ciudad amurallada de Londonderry. Entre las atracciones de esta parte del Reino Unido a la que se llega, bien en avión desde Londres o por carretera desde Dublín, capital de Irlanda, se encuentra el conocido Territorio Juego de Tronos. Paisajes y lugares como Invernalia, pero también otros escenarios naturales de la costa norirlandesa.

 

Dark Hedges

Uno de los fenómenos naturales más fotografiados de Irlanda del Norte es Dark Hedges, en Stranocum, considerado como una de las cinco avenidas de árboles más impresionantes y bonitas del mundo, según asegura el cartel que recibe a los visitantes.

El lugar está protegido desde 2009 para preservar los hayedos centenarios plantados en el siglo XVIII por James Stuart, cuando hizo construir Gracehill House, una mansión que se encuentra al final de la carretera. Los árboles se plantaron muy próximos los unos de los otros y en un estrecho camino por el que entonces pasaban los carruajes y caballos que daba a la mansión; con el paso del tiempo los árboles han creado este espectacular ‘puente‘ de ramas entrelazadas. Ahora es un tramo de la carretera de Bregagh situado muy cerca de la localidad de Armoy.

Irlanda del Norte, un viaje a

Dark Hedges, un pasaje de árboles centenarios. | Foto: Leticia Retortillo

En este espectacular lugar, cuenta la leyenda que se pasea ‘La Dama de Gris‘, un fantasma que vaga por las noches desde tiempo inmemorial y que, según algunos, es el alma en pena de una criada de Gracehill cuya muerte sigue siendo un misterio.

En Juego de Tronos, este imponente y sobrecogedor camino de árboles se usó durante la huida de Arya por el conocido como Camino del Rey en la segunda temporada.

Irlanda del Norte, un viaje a

La escena de la huída de Arya se rodó en Dark Hedges. | Foto: HBO

 

Castillo de Dunluce

Tras atravesar Dark Hedges, la excursión continúa por el condado de Antrim.  Entre las poblaciones de Portballintrae and Portrush junto a un imponente acantilado está el Castillo de Dunluce que, según los historiadores, fue uno de los más impresionantes del Reino Unido.

Desde la carretera se ven las ruinas de esta fortaleza levantada originalmente en el siglo XIII por Richard Óg de Burgh, segundo conde de Ulster y uno de los nobles más poderosos de Irlanda de los siglos XIII y XIV, amigo del rey Eduardo I de Inglaterra. Las excavaciones realizadas en el lugar prueban que hasta aquí llegaron los vikingos y también los cristianos.

Situado junto a un espectacular acantilado, el castillo ofrece una magnífica panorámica de la costa norte del país. De difícil acceso, ya que esta enclavado en medio de piedras, es posible llegar hasta él por un estrecho y pequeño puente. Considerado patrimonio nacional del país, en la actualidad pertenece al Gobierno de Irlanda del Norte.

Una leyenda local cuenta que parte de la cocina se desprendió y cayó por los acantilados al mar con todos los sirvientes dentro, excepto un muchacho que estaba sentado en una esquina y logró salvarse. Después del accidente, continúa la leyenda, la señora del castillo se negó a continuar viviendo en él. Lo cierto es que la cocina sigue intacta junto a la zona principal. En algún momento del siglo XVIII, la pared norte del castillo se desplomó y cayó al mar. En la actualidad se mantienen las paredes sur y oeste.

En Juego de Tronos, esta fortaleza se convierte en el castillo de Pyke  en las Islas del Hierro.

Irlanda del Norte, un viaje a

Las ruinas de Castillo al borde de un acantilado, vistas desde la carretera. | Foto: Leticia Retortillo

 

Cantera de Larrybane

Esta antigua cantera abandonada y enclavada entre acantilados, como casi toda la costa de Irlanda del Norte, en la actualidad se usa como aparcamiento para los turistas que visitan la zona. Con sus acantilados, senderos y playas, es un lugar desde el que es fácil abstraerse y disfrutar de un mar raramente en calma.

Irlanda del Norte, un viaje a

El tour incluye una cantera abandonada, lugar de varias escenas de la serie. | Foto: Leticia Retortillo

En Juego de Tronos se rodaron varias escenas memorables, además de ser el lugar elegido por el Rey para establecer la residencia de los Baratheon en la segunda temporada de la serie. Aquí también se desarrolló el torneo en el que participó Brienne de Tarth.

Irlanda del Norte, un viaje a

La guía muestra el lugar donde se rodó una escena en la cantera de Larrybane. | Foto: Leticia Retortillo

Muy cerca de la antigua cantera, y para los turistas a los que Juego de Tronos no les diga gran cosa, las excursiones suelen incluir la opción de conocer el famoso puente de cuerda que une Irlanda del Norte con Sheep Island donde hay otras canteras abandonadas. El Carrick-a-Ride fue “borrado” del mapa para poder hacer algunas escenas de Juego de Tronos.

Ballintoy Harbour

Este puerto pesquero es uno de los más bonitos de Irlanda. Acogedor y con una pequeña playa, es un lugar de descanso donde pasar el rato disfrutando del paisaje. Se encuentra enclavado en la histórica baronía de Cary. El pueblo está a un kilómetro de distancia y en la iglesia que hay en el puerto, el Domingo de Pascua se celebra cada año un servicio religioso a la caída de sol.

Irlanda del Norte, un viaje a

Ballintoy Harbour está en una bajada, rodeado de prados. | Foto: Leticia Retortillo

Quizá lo más destacado de esta pequeña localidad que no llega a los 200 habitantes es que en 2011 sus vecinos se negaron a que las señalizaciones de las calles estuvieran en inglés e irlandés.

El lugar apenas tuvo que ser modificado por los realizadores de Juego de Tronos para transformarlo en el Puerto Pyke en la segunda temporada. Una de las principales escenas rodadas en este lugar fue el regreso de Theon Greyjoy a las Tierras de Hierro, y el lugar donde fue bautizado. Aquí también conoció a su hermana Yara.

Irlanda del Norte, un viaje a

Un cartel informa de las escenas de Juego de Tronos rodadas en este pequeño puerto de pescadores. | Foto: Leticia Retortillo

 

Cuevas de Cushendun

El viaje continúa por la costa hasta llegar a la localidad de Cushendon, una pintoresca villa de pescadores situada a orillas del río Glen con un paisaje de cuento, un hotel y una curiosa estatua de una cabra. Se trata de un homenaje a Johann una cabra que se convirtió en el último animal sacrificado por la fiebre aftosa en 2001. La estatua fue esculpida por Deborah Brown y presentada a los vecinos de Cushendun en agosto de 2002. Ahora, junto a la estatua hay otra cabra, una especie de mascota de este entrañable pueblecito con verdes paisajes y una estupenda playa de arena fina.

Irlanda del Norte, un viaje a

La cabra se ha convertido en una especie de mascota de la localidad. | Foto: Leticia Retortillo

Cushendun fue en el pasado punto de salida de los barcos que cruzaban a Escocia. Los viejos cottages recuerdan a las casas de Cornwall, en el suroeste de Inglaterra, porque así lo decidió Ronald McNeill, político que pasó a ser conocido como Lord Cushendun y que quiso así rendir un particular homenaje a su mujer, vecina de dicha localidad inglesa.

A pocos metros de la villa, por un camino que va paralelo al mar hay unas cuevas. En una de ellas se rodó una de las escenas más siniestras de la sexta temporada, en la que la Sacerdotisa Roja Melisandre da a luz una sombra. La cueva tiene al fondo una verja que el equipo de Juego de Tronos no logró que las autoridades retiraran.

Irlanda del Norte, un viaje a

Las autoridades no permitieron retirar la verja para rodar el parto de Melisandre. | Foto: Leticia Retoritillo

 

EXCURSIONES PARA VISITAR LOS ESCENARIOS NATURALES DE JUEGO DE TRONOS: Hay numerosas excursiones organizadas para visitar estos espacios naturales donde disfrutar de la belleza y espectacularidad del paisaje de Irlanda del Norte, al tiempo que nos trasladamos a los reinos de Juego de Tronos. Algunos de estos viajes que suelen duran un día, salen de Belfast, aunque también se pueden contratar en Dublín.

Discover Northern Ireland

Viator

Visit Belfast

Trip Idea: Game of Thrones Territory

 

 

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.