'Iros' y otras palabras que no creerías admitidas por la RAE

Cultura

'Iros' y otras palabras que no creerías admitidas por la RAE

La Real Academia Española RAE, esa institución a la que todos hemos acudido en busca de ayuda o de auxilio ante una situación embarazosa con nuestra propia lengua, ha suscitado respuestas de todo tipo ante su anuncio de aceptar “iros” como imperativo para el verbo ir.

por The Objective

La Real Academia Española (RAE), esa institución a la que todos hemos acudido en busca de ayuda o de auxilio ante una situación embarazosa con nuestra propia lengua, ha suscitado respuestas de todo tipo ante su anuncio de aceptar ‘iros‘ como imperativo para el verbo ir.

Según el anuncio de la RAE, aunque la forma más puritana y más correcta de expresar el imperativo seguirá siendo ‘idos’, será la palabra ‘iros’ la que ocupe la denominación de uso más habitual. La razón del cambio de regla en este verbo en particular obedece a que los españoles apenas utilizamos correctamente el imperativo.

Que la RAE acepte una palabra u otra no depende del todo de los expertos lingüistas que ocupan sus sillas, sino de la gente de a pie, es decir, nosotros dictamos lo que se escribe en el diccionario. ‘Iros’ no será ni la primera, ni la última palabra en ser aceptada aunque no sea correcta, prueba de ello son estos otros términos, que parecen una broma o una enajenación mental de la RAE.

Las palabras no solo tienen por qué ser únicamente gramaticalmente erróneas, sino que también pueden estar pronunciadas de una manera tan coloquial que hasta duele y encima ser correcto. Albericoque, norabuena, asín, almóndiga, toballa, cocreta, dotor y otubre, son algunos ejemplos de palabras reconocidas por la RAE.

También hay palabras de nueva creación que se han hecho hueco en las páginas del diccionario como amigovio: «persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo»; papichulo: «hombre que por su atractivo físico es objeto de deseo», o muslamen, pechamen y culamen, cuya definición no es necesaria.


Sin duda, ‘iros’ ha sido un golpe duro a la altura de la eliminación del acento de la palabra solo, y los internautas no han dudado en expresar su contrariedad con lo que mejor les define: la ironía y el sarcasmo.