Política y conflictos

Isabel Benjumea (PP): «La izquierda ha renunciado a la defensa de la libertad porque quiere domesticarnos»

Hablamos con la eurodiputada popular sobre la libertad, las elecciones en Madrid, sobre los cambios que debe haber en el Partido Popular, el enfrentamiento con la izquierda y cómo ganar a los votantes de Vox

por Rodrigo Isasi Arce

La política del Partido Popular Isabel Benjumea proviene de una familia de la nobleza española, es nieta del fundador de Abengoa, la multinacional especializada en renovables que ha presentado el mayor concurso de acreedores de España, no duda en defender su afición a la caza y a la tauromaquia y es considerada por algunos sectores del Partido Popular como «un verso libre» dentro del propio partido. Fue muy crítica con el mandato de Mariano Rajoy, asegura que está en el PP por Pablo Casado, y no duda en cargar contra la izquierda española: «La izquierda española ha renunciado a la defensa de la libertad porque quiere imponer dogmas y domesticarnos».

Hablamos con la eurodiputada popular sobre la libertad, las elecciones en Madrid, sobre los cambios que debe haber en el Partido Popular, el enfrentamiento con la izquierda y cómo ganar a los votantes de Vox. 

¿Qué significa ser de derechas en España?

Ser de derechas es ser un defensor de la libertad, un defensor de la persona como individuo libre, capaz y responsable, ser una persona que apuesta por el empresario y por el emprendedor, por aquellos que arriesgan para crear puestos de trabajo. Una persona que respeta a todas las personas, piensen de la manera que piensen, y nunca quiere imponer sus criterios. Ser de derechas es ser un amante de la libertad y de la sociedad y querer mejorarla.

¿Por qué Ayuso es la mejor candidata a la presidencia de Madrid?

Si uno se pasea por Madrid la respuesta está en la calle. Madrid es ejemplo ahora mismo de prosperidad, de progreso y de creación de puestos de trabajo. Para los madrileños Ayuso va a significar más puestos de trabajo, más oportunidades y de eso se trata las elecciones, apuestas por aquellos que te ofrecen un programa y unas alternativas que te van a hacer progresar y mejorar y Ayuso es eso mismo.

Ayuso habla de comunismo o libertad. En el PP parece que tenéis miedo al comunismo.

Cualquiera que sepa historia debería tener pavor al comunismo, ha sido la mayor lacra en la historia de la humanidad, la mayor opresión, el mayor genocidio, la mayor limitación de la capacidad individual de las personas. El comunismo es pobreza, es retroceso.

Algunos sectores de la izquierda os acusan de haberos apropiado de la palabra «libertad»

La izquierda española actual ha renunciado a la defensa de la libertad porque quiere imponer dogmas, quiere enfrentar a unos ciudadanos contra otros y quiere domesticarnos, imponernos una manera de vivir. No es que nos hayamos apropiado de la libertad, es que ellos han dejado de defenderla, y nosotros vamos a defender siempre la libertad frente a todo aquel que quiera poner cualquier traba.

Isabel Benjumea (PP): «La izquierda ha renunciado a la defensa de la libertad porque quiere domesticarnos» 1

¿Qué está en juego ahora en Madrid?

Por encima de todo, lo que está en juego es la viabilidad de una alternativa frente al sanchismo y por eso estas elecciones tienen un valor más importante que unas elecciones normales autonómicas. Hay que decirle a Sánchez «no», que no queremos su manera de hacer política y no queremos su modelo, y la victoria del PP en Madrid se lo va a trasladar.

En cuanto a Pablo Iglesias, después de las elecciones del 4 de mayo, pues estará pensando su manera de buscarse la vida y yo le deseo todo lo mejor pero me alegro mucho de que cuanto antes se aleje de la vida pública.

¿Cómo se le gana a la izquierda?

Confrontándola. Yo creo que la política es confrontar posiciones, ideas propuestas, y a la izquierda nunca hay que tenerle miedo. Además creo que las ideas principios y valores que conforman el centro derecha en España son infinitamente mejores que las ideas de la izquierda. A lo largo de la historia, el mayor progreso siempre ha venido de la mano de las ideas principios y valores del centro derecha, son las ideas de la libertad, del libre mercado, del Estado de derecho y esas ideas son las que han traído mayor progreso a las sociedades. Hay que confrontar a la izquierda y nunca amilanarnos, que es el principal efecto qué puedo ver muchas veces frente a esa apisonadora que la izquierda viene imponiendo.

El PP habla de ser la «casa común» del centroderecha.

Es lo que tiene que aspirar a ser porque es como nace. José María Aznar, cuando construye el Partido Popular lo construye con un proceso de ser capaz de unir bajo el mismo paraguas a centristas, liberales, conservadores y ser capaces de que todos se sintieran identificados con un mismo proyecto político y ser capaz de unir a diferentes partidos en un solo partido. El legado de Aznar es haber sido capaz de unificar a todo lo que estaba a la derecha de la izquierda.

El Partido Popular es un espacio que es capaz de representar a una inmensa mayoría de españoles muy diversos entre sí y es a lo que tiene que aspirar y creo que Pablo Casado, el primer presidente del Partido Popular elegido por los afiliados, tiene clarísima esa misión. El centroderecha dividido no gana elecciones y creo que el ejemplo de Madrid es un grandísimo ejemplo y lo vamos a ver porque creo que va a haber una victoria maravillosa de Isabel Díaz Ayuso y que va a ser capaz de unir el voto alrededor de una candidatura de centroderecha y eso es a lo que tenemos que aspirar en el Partido Popular.

¿Y qué pasa con Ciudadanos?

El espacio se fracturó en un momento dado, y hay que ser autocríticos, por una debilidad del Partido Popular en una defensa de un proyecto que fuera claro y reconocible y ante eso pues una abandona espacios en política pues otras opciones legítimamente lo ocupan y nosotros lo que tenemos que hacer poco a poco es volver a reconquistar esos espacios que habíamos abandonado.

Ciudadanos se ha autoinmolado y sigo sin entender verdaderamente qué es lo que pretendían, pero ha dejado claro a sus electores que más allá de que puedan tener una serie de valores e ideas en las que estábamos todos de acuerdo. Lo que han dejado claro es que tenían una debilidad interna de liderazgo y una debilidad de ambición. Eso se va a ver en el resultado electoral en Madrid y lo fascinante es que el Partido Popular se va a llevar los votos de ciudadanos.

¿Qué cambios le gustaría ver en el PP?

Ya estoy viendo muchos cambios que durante mucho tiempo pedí. Fui una de las voces que más pedía que hubiera congresos abiertos en el Partido Popular y tenemos un presidente elegido en primarias. Insistí en la inmensa necesidad de volver a atraer talento y poco a poco el partido está siendo capaz de atraer a gente que hasta hace muy poquito no quería saber nada del Partido Popular.

Al Partido Popular, lo que le queda ahora es conseguir esa tarea de ser capaz de articular ese proyecto que sea reconocible por una gran mayoría social de españoles y creo que lo que va a ocurrir en Madrid va a ser el paso previo para que seamos capaces de hacerlo a nivel nacional.

¿Es Pablo Casado el mejor presidente del PP? ¿Encarna la regeneración del PP?

Tiene el mandato, tiene el tiempo, creo que tiene las cualidades y la capacidad de hacerlo y desde luego espero que lo consiga hacer, porque creo que lo mejor para España es que Pedro Sánchez se vaya cuanto antes y el Partido Popular pueda gobernar.

¿Cree que el PP debería acentuar su discurso, dejar de ser tan moderado?

Lo que creo es que tiene que tener un proyecto claro, reconocible y coherente y hay que trabajar en trasladarlo a la sociedad y el Partido Popular tiene que ser representativo de una inmensa mayoría de españoles, aquí no estamos para repartir carnés ni estamos para contentar a nadie.

Isabel Benjumea (PP): «La izquierda ha renunciado a la defensa de la libertad porque quiere domesticarnos» 2

Algunas voces de Vox acusan al PP de ser «la derecha cobarde».

Los de Vox necesitan confrontar con nosotros porque necesitan recuperar el espacio y mantener el que ya tienen, y a mí eso me parece legítimo. Lo que no me gusta de Vox es cuando lo hacen repartiendo carnés. Nadie está en posesión de la verdad absoluta y menos en política. Las verdades absolutas son muy peligrosas y sobre todo hay una sensación de «o estás conmigo o estás contra mí», y que ellos validan quiénes son los buenos y los malos.

Sinceramente creo que todo aquel que esté dispuesto a no querer ser lo que es Sánchez tiene que tener cabida en el Partido Popular y tiene que tener cabida gente que piensa muy dispar. No necesariamente estamos todos cortados por el mismo patrón.

¿Qué diferencia al votante de Vox del votante del PP?

Nada, es el mismo que le dio la mayoría de los 186 diputados a Mariano Rajoy. El votante es el mismo, el votante es soberano y es un votante que legítimamente se desencantó cuando el Partido Popular decidió abandonar ciertas batallas que a mí me parecían esenciales, la batalla cultural, la batalla de las ideas, y sintió que no se les iban a representar y entonces no solo se fueron a Vox, también se fueron a Ciudadanos. A los votantes de Vox se les gana con un proyecto creíble, reconocible y se le gana dando la confianza a los electores de que verdaderamente no se les va a decepcionar.

Parece que eso de la patria y la bandera le funciona a Vox.

Lo de la patria y la bandera me parece fenomenal, pero no es suficiente. Desde la izquierda se quiso estigmatizar la bandera española, que es de todos los españoles y que no es ni de derechas ni de izquierdas y que nos representa a todos, y Vox, inteligentemente, lo quiso reivindicar, pero el problema es cuando lo reivindicas para unos pocos. 

El mayor problema es que surja un nacionalismo español. No me gustan los nacionalismos, me gustan los patriotismos. Yo admiro mucho a uno de vuestros colaboradores, Miguel Ángel Quintana Paz, que habla del patriotismo cívico, y ese es el patriotismo que a mí me gusta.

Dicen de usted que es «un verso libre» dentro del PP

Me hace mucha gracia lo del verso libre, en verdad no sé muy bien lo que pretenden decir con eso, yo soy una mujer libre, muy independiente, lo he sido toda mi vida y estoy aquí porque me lo pidió Pablo Casado y porque creí en él y estaré aquí en tanto en cuanto me identifique con el proyecto que está queriendo liderar.

Fue muy crítica con Mariano Rajoy y apostó por un ala más dura dentro del PP.

Es de sobra conocido que cuando tengo que criticar algo lo hago, a riesgo de equivocarme, y creía que el Partido Popular estaba perdiendo la oportunidad de seguir siendo la casa común del centroderecha y por eso había que reaccionar y llamar a la movilización y así lo hicimos un grupo de gente que arriesgó mucho y que estuvo dispuesto a dar esa batalla.

¿Se ve liderando el PP?

El partido tiene un líder en el que creo y por el que ha apostado, que es Pablo Casado, y el Partido Popular tiene cantera de sobra para todos los puestos de responsabilidad que hay. Yo duro poco en los proyectos y soy una persona que le gusta ir cambiando. Creo que está muy bien liderado ahora mismo y creo que tiene una magnífica oportunidad que espero que aproveche por el bien de los españoles y por el bien del Partido Popular.

¿Cómo se lleva ser parte de la aristocracia española por cuna, por apellidos y por educación?

Tener un título nobiliario es principalmente una responsabilidad para con una tradición familiar, una herencia familiar y para con la corona y lo veo también como un reconocimiento a miembros de mi familia que a lo largo de la historia pues se destacaron por su servicio y entrega a España y a la corona, pero nada más que eso, nadie es mejor ni peor y nadie es más o menos por llevar o no un título nobiliario, de hecho hay personas con un título nobiliario que sinceramente no son especialmente ejemplares.

Pablo Iglesias hablaba de «la derecha de los apellidos compuestos».

Pablo Iglesias dice muchas tonterías y además no se cansa decirlas, que es una cosa fascinante. Me encantaría hacer un estudio sociológico de los apellidos de los votantes de izquierdas y de derechas y te darías cuenta de que es una estupidez, pero él lo que quiere es estigmatizar y enfrentar a los españoles, qué es lo que le gusta a la izquierda, lo hacen con el feminismo, lo hacen con cualquier excusa que pueden encontrar, quieren buscar esa confrontación porque creen que es el rédito electoral, pero es una tontería soberana.

Es usted también muy aficionada a la tauromaquia y a la caza.

Soy muy aficionada a los toros. Al que no le gusten los toros es perfectamente libre de no ir, pero lo que no podemos permitir en España es que se prohíban los toros y por eso yo creo que hoy en día la defensa tauromaquia es la defensa de la libertad, es el arriesgar individualmente, tanto de empresarios cómo de toreros, y además las plazas son el mejor ejemplo de la voluntad soberana del público y a la izquierda no le gusta que la gente decida libremente. Además, la tauromaquia es parte de nuestro patrimonio histórico, artístico y cultural.

La caza es preservar la biodiversidad del campo, es cuidar de las especies, cuidar de los campos y tenerlos limpios para que puedan crecer las distintas especies. La caza es esencial para que haya una selección de las especies y lo estamos viendo ahora con el tema del lobo, es una barbaridad prohibir la caza del lobo y tienes a todos los ganaderos explicando las pérdidas inmensas que pueden tener si no se cazan lobos. La caza tiene también un valor y supone la inmensa creación de puestos de trabajo en el medio rural, ya que tanto hablamos de la España despoblada.

¿Se considera feminista?

En el siglo XIX hubiera sido sufragista seguro y, además, con lo peleona que soy hubiera sido una sufragista muy activa. Me gusta mucho el manifiesto que impulsó Berta González de Vega, ‘No nacemos víctimas’, y me siento muy identificada con ese manifiesto que lo que dice es que las mujeres en España y en Europa no nacemos víctimas y sinceramente lo creo y creo que el feminismo actual lo que busca es enfrentar a hombres y mujeres y colectivizar a las mujeres.

Hemos pasado de que durante muchos años en España los hombres le dijeran a las mujeres lo que tenían que hacer para que ahora unas cuantas mujeres nos tengan que venir a decir al resto de las mujeres lo que tenemos que hacer para ser mujeres de verdad. Hay que apelar a la convivencia entre hombres y mujeres y evitar buscar la confrontación entre hombres y mujeres, entre niños y niñas en los colegios.

Ahora mismo, el feminismo defendido por la izquierda es una lacra y yo sinceramente creo que hay que apostar por las personas, seamos del sexo que seamos.

Uno de los temas con los que la derecha y la izquierda hacen campaña es la inmigración ilegal. 

Toda persona que venga legalmente es una persona a la que admiro enormemente. Ser un inmigrante es dejar tu tierra para ir a buscar una vida mejor en otra tierra y a mí me parece absolutamente admirable y son gente que viene a trabajar y a construir este país y yo soy una inmensa defensora de los inmigrantes en España en el sentido de que nos están ayudando a construir España y están contribuyendo a nuestro progreso.

Lo que creo es que hay una mala gestión de la inmigración ilegal y lo que hay que hacer es trabajar en el origen, entender porque la gente se va de esa manera tan desesperada, se pone en manos de las mafias y llega a nuestras costas de la manera que llegan, que te parte el corazón, para intentar en origen evitar que se den esas circunstancias. Luego hay que revisar cuáles están siendo los procesos para autorizar la entrada de inmigrantes en el territorio español y luego hay que evitar estigmatizar a los inmigrantes, que me parece muy peligroso y eso si lo he visto en algunos discursos de Vox. A mí sí me atracan por la calle me está atracando un delincuente, y si ese delincuente es un inmigrante o es un ciudadano español me sigue pareciendo igual de mal.

Hay un problema de gestión de la inmigración y que hay que darle solución y desde luego, la política de puertas abiertas y entre todo el mundo lo único que hace es un favor a las mafias, fomentar el efecto llamada y querer traer a gente que está desesperada sacándoles hasta el último céntimo, muchas veces explotada.

¿Está España bien representada en Europa? ¿Estamos al nivel de nuestros socios?

En Europa hay una orfandad de grandes líderes y, sin lugar a dudas, España con el señor Sánchez no es ese líder en Europa, y en Europa hay una desconfianza muy grande a esta coalición que tiene con los comunistas, porque en Europa saben muy bien lo que es el comunismo y por lo tanto tienen mucho recelo a ese Gobierno que en España dice unas cosas y cuando va a las reuniones dice otras.

Europa está en una crisis política muy grande, hay un tercio de los diputados que son euros euroescépticos, que quieren acabar con el proyecto europeo y creo que hay un reto muy grande, que hay una carencia de líderes y espero que afloren, porque Europa necesita un liderazgo claro.

Y en el tema de las vacunación contra el coronavirus, Pedro Sánchez considera que el ritmo en España es de los mejores de Europa.

Pedro Sánchez es un señor que todo lo que dice se cree que es verdad. Sánchez tiene una afición por la mentira espectacular y además le da igual que le pillen. Europa está cumpliendo, con algunas deficiencias como hemos visto con los contratos de AstraZeneca, en el abastecimiento de vacunas, pero la organización del reparto de las vacunas es responsabilidad de cada Estado miembro. España también podría comprar más vacunas y se está viendo que otros Estados miembros lo están haciendo, por lo tanto no es verdad que vamos en la media, vamos por debajo de la media podríamos ir más rápido, y además España ha establecido un sistema tan restrictivo de quién puede dar las vacunas y a qué grupo se les puede dar las vacunas que encima entiendo que lamentablemente se están perdiendo vacunas.


En el siguiente vídeo Isabel Benjumea responde a nuestras 11 preguntas random:

Rodrigo Isasi Arce

Periodista especializado en Defensa, conflictos armados, mundo arabo islámico y cooperación internacional. Viajero empedernido y fotógrafo aficionado.