Isabel Cadenas Cañón: «En España el silencio viene del miedo»
Foto: Cedida por Isabel Cadenas

Cultura

Isabel Cadenas Cañón: «En España el silencio viene del miedo»

Se define como escritora y documentalista sonora. Es creadora, guionista y narradora de 'De eso no se habla', un podcast de no ficción que habla de silencios y acaba de terminar hace pocos días su primera temporada

por Bibiana Candia

Uno de los grandes méritos de De eso no se habla es conseguir mantener el equilibrio dificilísimo de quien cuida hasta el mínimo detalle y al mismo tiempo huye del estilo encorsetado. Una mezcla de sofisticación y sencillez que centra toda su energía en una técnica narrativa impecable, en poner a la historia por encima de todo y donde los silencios son los hilos invisibles que conectan todos los capítulos.

En cada episodio, Isabel Cadenas Cañón da una vuelta más de tuerca a por qué callamos, qué es el silencio, cómo nos afecta y de qué maneras nos condiciona, por qué hay silencios que se heredan, como los gestos o los ojos azules, que son capaces de quedarse tan adentro que romperlos supone tener que reconstruirse después. 

Aunque el hecho de que estén al alcance de un clic pueda a veces confundirnos, los podcast como De eso no se habla no son productos espontáneos que crecen en internet, detrás de cada episodio hay una trabajo enorme de documentación, guión y producción. En los premios Ondas de 2020 el episodio Preguntan por ti obtuvo una mención especial del jurado. 

Poco antes de que se publicase el último episodio de la primera temporada, Isabel Cadenas Cañón y yo nos conectamos por Zoom para hablar de silencio, memoria y producción sonora.  

¿Cómo llegas tú a la idea de De eso no se habla?

Yo creo que empecé la vida académica porque a mi lo que me gustaba era viajar y hablar con gente y la vida académica me permitía hacerlo a un precio módico, digamos. Tuve una estancia en Israel, en aquel entonces yo escribía la tesis por la mañana y por la tarde hacía historias, una especie de doble vida. Un día estaba en un sherut, uno de estos coches compartidos, y pensé qué felicidad. Estaba yendo a hacer un reportaje y dije claro, a mí no me gustan los congresos académicos, me gusta estar en un autobús yendo a no sé dónde a hacer un documental. Y ahí lo tuve claro. De la tesis ya me quedaba muy poco y en cuanto terminé, esa misma semana, me compré una grabadora, así como para acordarme, de objeto talismán. Empecé a hacer cosas, a aprender sola, hablando con gente, preguntando un montón y probando.

Isabel Cadenas Cañón: «En España el silencio viene del miedo» 4

Imagen gráfica de ‘De eso no se habla’ vía Isabel Cadenas Cañón.

Entonces desde el principio tú ya sabías que tu proyecto iba a ser de no ficción y en audio. 

Sí. Yo ya había trabajado escribiendo y me gustaba mucho la crónica. Antes del doctorado había hecho un máster en escritura creativa, hasta entonces yo escribía poesía y ahí hice la transición a la no ficción. Fue allí, en contacto con un montón de cronistas latinoamericanos, que me di cuenta de que esto era lo que me gustaba. 

Yo estaba allí con Soledad Marambio, con Benny Chueca, Juan Manuel Robles, conocí a Julio Villanueva Chang de Etiqueta negra… gente muy buena. Y dije esto es lo que me gustaría hacer en la vida y a la vez empecé a escuchar mucho audio. El audio me gusta y también me gusta mucho escribir, no lo veo como algo muy separado. El audio tiene lo bueno de la simplicidad pero yo no veo muy diferente el proceso de escritura del proceso de hacer documentación, o crónica sonora, o como le queramos llamar. 

De hecho, yo me interesé por De eso no se habla porque me pareció que tenía puntos literarios. Me di cuenta de que, aunque se cuenten historias reales y aunque sea en audio, hay una cuestión de estructura, de tema y de que tu papel es más de narradora que de locutora. 

Sí. Fíjate, aquí no pero en Estados Unidos que es de donde yo vengo formativamente, digamos, lo que a mí siempre me decían por el podcast es you’re such a good writer, siempre. Y para mí era extraño y pensaba ¿cómo voy a ser yo escritora? Pero es verdad.  

Cuando lo he recomendado he descrito De eso no se habla como un podcast español pero que parece americano. Nosotros no tenemos la infraestructura de Estados Unidos, es verdad, pero sí creo que tiene el toque y la atención al detalle que tienen los productos que admiramos. Tú te presentante al Google Podcast Creator Program y fuiste elegida entre 15.000 solicitudes de todo el mundo. Eso es como una incubadora de podcasts, ¿no?

Sí, le llaman programa pero sí es un acelerador, una incubadora. La primera vez vi la convocatoria tarde y no participé, no me daba tiempo. La segunda fui con todo, me pasé un mes sentada en esta mesa. Ni con la tesis estuve yo así de loca. Y cuando lo mandé pensé bueno, si no me lo dan, no va a ser por mi, va a ser porque hay gente mejor, yo no puedo dar más. De verdad, yo creo que no me he tomado nada más en serio en mi vida. 

Y fue increíble porque me lo dieron. Yo no tenía necesidad de hacer un podcast mío, a mi me gusta mucho hacer historias para otra gente pero claro, en ese momento te dan dinero y la oportunidad. Aunque para mí más que el dinero ha sido muy importante la posibilidad de ir a Boston y luego a Orlando, a Podcast Movement, que es un congreso y estaba Hannah Rosen, la gente de Invisibilia… literalmente todo el mundo del podcast.

Eso fue increíble especialmente por lo que hubo además de formación también de crear comunidad. Hasta ese momento yo trabajaba sola siempre y ahora descuelgo el teléfono y tengo amigos en Brasil, en Colombia, en la India… y hablamos, nos consultamos cosas, eso es brutal. 

Isabel Cadenas Cañón: «En España el silencio viene del miedo» 3

Foto: el equipo de De eso no se habla está compuesto por cuatro mujeres: Isabel Cadenas Cañón, idea original, guionista y narradora, Laura Casielles que es editora de guion y encargada de la comunicación, Vanessa Rousselot, editora de guion y Paula Morais, ayudante de producción, montaje y comunicación. | Cedida por Isabel Cadenas.

Yo creo que también te reafirma, ¿no? El hecho de que, de repente, profesionales que no te conocen seleccionen el tuyo entre tantos proyectos es una confirmación de que tu intuición te estaba guiando bien. 

Fíjate que yo soy un poco desapegada del sentimiento, cuando pasó lo de Google pensaba si me lo dan me voy a pasar una semana llorando y no. Mi reacción fue me lo han dado, bien, vamos a hacer esto. Sin embargo cuando nos dieron el Ondas sí pensé gracias, gracias porque mi intuición ha funcionado y me ha traído hasta aquí.

Te vi en la en la presentación del podcast en Boston y me gustó mucho cómo explicaste la diferencia entre tabú y silencio. De eso no se habla se define como un podcast de silencios y para mi, que lo he escuchado, tiene mucho sentido pero ¿cómo le explicas esto a alguien antes de que lo puedan escuchar? 

Sí, en Estados Unidos decía que el mío era un podcast sobre silencios la gente me contestaba ¿es como Death, Sex and Money? Porque allí el silencio está asociado a los tabús y no. Esto no tiene nada que ver. Por eso cuando lo presenté dije os voy a explicar de dónde viene el silencio. En España el silencio viene del miedo. No viene de la vergüenza de hablar del sexo, no. Aquí, no hablábamos de cosas porque nos podían matar. Mi padre aún me lo sigue diciendo, “no te pongas la primera porque va a haber palos”, esa cosa como del ser gris, del no destacar. Yo en el fondo a veces pienso que esto lo hago no contra pero dialogando con la generación de mi padre. Esa es la generación con la que estoy hablando y de la que hemos heredamos esos silencios. Me di cuenta hace poco tiempo de esto y no era intencionado al principio. Quizás la próxima temporada del podcast sea sobre nuestra generación pero esta vez han sido ellos. 

Al principio del proyecto tú publicaste un anuncio en La Marea pidiendo historias ¿eso funcionó?

No. Ahora que la gente ya nos conoce sí que nos llegan más historias. De todos modos son muy difíciles de encontrar y ninguna de las que tenemos salió de ese anuncio. 

Entonces, ¿cómo las recolectaste?

Buscándolas y algunas forzándolas. El de las Once de Basauri (Episodio 3, Una placa en mi pueblo) forzándola hasta que salió. Algunas no han salido claro, pero no hay otra fórmula, solo buscando, hablando mucho con la gente y siendo muy pesada.  

Es muy difícil convencer a la gente para que hable pero es que además no todas las historias sirven ¿Qué requisitos tiene que tener una historia para que pueda convertirse en un episodio de De eso no se habla?

Pues tiene que tener una voz que la cuente, esa es una clave. También tiene que ser una historia en la que el personaje sufra un proceso de transformación, un viaje en el que podamos acompañar al protagonista. Creo que eso es lo principal. 

También que es importante explicar que muchas historias no entran en el proyecto no porque sean malas historia, sino porque simplemente no entran por algo totalmente subjetivo que es darte cuenta de que ésta no es una historia para el programa. La mayoría de las veces es subjetivo. Por ejemplo la historia de la cárcel (Episodio 5, Seis barrotes) no es sobre un silencio que nace la transición, el resto son todas así pero para mí era muy importante contar esta historia ahora. Esa es la parte subjetiva, tengo un podcast y voy a hablar de los silencios que yo quiera hablar. Para mí la historia de la cárcel, aunque no hubiera gustado nada, que yo pensaba que no iba a gustar, era una intervención. Ir a la cárcel me cambió la vida y yo quiero que la gente escuche otra versión de la cárcel ¿Esta historia tenía que haber sido parte de De eso no se habla? Pues sobre el papel no, pero lo fue porque es una historia muy potente, porque yo la quería meter ahí y porque era una intervención. 

Isabel Cadenas Cañón: «En España el silencio viene del miedo» 1

Foto: Bibiana Candia. | The Objective.

Yo te puedo decir que a mí mucha gente que conozco y que escucha el podcast me ha dicho que ha sido su favorita. 

Qué bien. Es mi favorita creo, bueno, no sé si podría hablar de mis favoritas pero desde luego es a la que más cariño le tengo. A la de Rosana (Episodio 1, Preguntan por ti) también tengo mucho cariño. Rosana y yo nos hemos hecho amigas, fíjate. Lo bueno también es que sean pocas historias y que puedes dedicarles más tiempo. Y que te conviertes pues lo que son tus amigos, que puedes llamarles en cualquier momento para decir esto me queda claro. En ese sentido también la de la cárcel fue la más diferente al resto. 

Tú te fuiste en 2019 a Estados Unidos, así que De eso no habla estaba ya previsto que saliese en 2020. Con todo lo tremendo que ha sido el confinamiento, yo creo que en el fondo la pandemia le vino bien para que la gente lo escuchase. 

Puede ser, puede ser, a mí no me viene bien la pandemia porque yo estoy mucho más cansada mentalmente. Me doy cuenta de que algunos algunos episodios me han costado mucho más de lo que creo que me hubieran costado, tengo el cerebro muy agotado. Desde luego sí creo que nos vino bien la pandemia para reposar más los temas. Y creo que sí puede ser que la gente estuviese más dispuesta a escuchar.

En este momento en que estamos hablando se ha cerrado la primera temporada de De eso no se habla, están publicados seis episodios más el de Silencio de radio. 

Y el prólogo, que para mí el prólogo es clave. La primera temporada son ocho episodios: el prólogo, Silencio de radio y seis historias. Acabamos la temporada pero no dejéis de estar atentos al canal porque seguiremos comunicando, quedan muchos silencios por desvelar.

Bibiana Candia

Escritora y periodista. Premio Carmen de Burgos 2020 de divulgación feminista.