John McAfee: la vida después de un virus
Foto: | EFE

Sociedad

John McAfee: la vida después de un virus

El fundador del antivirus más famoso del mundo, tuvo una vida de película. Sin embargo, los excesos y una tendencia a vivir al límite de la legalidad, le pasaron factura

por Jován Pulgarín

Que la línea que divide a la genialidad de la locura es muy delgada, lo hemos escuchado mil veces. Pero, ¿qué sucede cuando esa línea se rompe? En el auge y la caída de John David McAfee podemos encontrar algunas respuestas. El programador británico-estadounidense pasó de ganar millones de dólares tras crear un antivirus para ordenadores al suicidio, apenas hace una semana en un cárcel española. Tenía 75 años de edad.

Nunca sabremos las verdaderas razones por las que una persona se quita la vida. Pero algo está claro con McAfee: le tenía pavor a pasar su vejez en una cárcel estadounidense. Estaba detenido desde octubre de 2020 en España. Fue interceptado en el aeropuerto de El Prat, antes de subirse a un avión que tenía como destino Estambul. El pasado 23 de junio, en la prisión de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires, Barcelona, se ahorcó. Parecía inminente la extradición a Estados Unidos por cargos de evasión fiscal.

John McAfee: la vida después de un virus 3

McAfee dictando una conferencia sobre ciberseguridad en en el 2016 | vía AFP

La noticia cerró el ciclo de una vida de película. McAfee (18 de septiembre de 1945, Cinderford, Reino Unido), después de recaudar una fortuna con su antivirus, se vendió como un gurú de yoga (no sin antes admitir que había caído en las adiciones de las drogas y el alcohol); se mudó a Belice; formó su propio ejército; fue sospechoso de matar a un vecino; tuvo un harem de mujeres que incluía sexo poco higiénico; huyó a Guatemala disfrazado y fue candidato a presidente de los Estados Unidos.

«Me han llamado paranoico, esquizofrénico, el niño salvaje de Silicon Valley»

«Me han llamado paranoico, esquizofrénico, el niño salvaje de Silicon Valley», dijo mientras estuvo vivo, según la BBC. «Soy un empresario que siempre ha sido curioso y disfruto resolviendo problemas». Y fue más allá: «Creo que cuando nos salimos de ruta, rompemos moldes, cuando nos convertimos en nosotros mismos y caminamos sin miedo por caminos que otras personas no mirarían es cuando viene el verdadero progreso. Y a veces la verdadera belleza».

El hombre de las mil caras

En el  documental de 2017, Gringo: The Dangerous Life of John McAfee, producido por Showtime, se examina la vida del magnate desde la perspectiva de su círculo más cercano. Los testimonios lo comprometen con asesinatos, prostitución y tráfico de armas, entre otros delitos. El protagonista no quiso declarar, aunque intentó intimidar a la directora, Nanette Burstein, durante las grabaciones, como queda plasmado en diferentes correos electrónicos.

Los correos electrónicos, entre la realizadora y el prófugo de la justicia, muestran a un hombre muy vanidoso, que pasa de la rabia a la filosofía de autoayuda en segundos. La correspondencia termina así:

«Sólo deseo que utilice estos correos en su documental 😉

Cómo los denominaría? Información?… Desinformación?… Quién lo sabe…

Sólo estoy utilizando los medios como siempre he hecho, dándoles por el culo tanto como puedo. Usted es mi magna opus (obra maestra).»

McAfee incluso dijo verse reflejado en Mr. Kurtz, personaje de la novela de Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas, que Marlon Brando usó para su interpretación en la laureada Apocalypse Now. Lo podemos ver en el tráiler del documental, cuando, esposado, describe a los periodistas que antes de su detención había cruzado «ríos y mares». En su megalomanía, sentía su vida como un viaje de aventuras. Lamentablemente, detrás de esta fantasía, hay una historia de excesos, abusos de poder y muerte.

Mentiras verdaderas

El relato de vida de McAfee tiene el típico arco del héroe. Su madre era una mujer británica y su padre un soldado norteamericano destinado en Reino Unido. Se conocieron durante la Segunda Guerra Mundial. Él se dedicaría a la agrimensura y ella fue, entre otras cosas, cajera de banco

En una entrevista de 2012, con la revista Wired, McAfee aseguró que cuando tenía 15 años, su padre, que era alcohólico, se quitó la vida con un disparo. Sobre su progenitor, dijo que fue «un hombre muy infeliz», que le golpeaba y también a su madre. «Todos los días me despierto con él», confesó. «Cada relación que tengo, él está a mi lado; cada desconfianza, él es el negociador de esa desconfianza. Así que mi vida está jodida».

Ese supuesto pasado, lleno de abusos sicológicos y físicos, lo impulsó a buscar un futuro desde muy joven para mantener a su madre. Vendió revistas por suscripción casa por casa, por ejemplo. Pero realmente tenía una capacidad única para salir adelante y a la vez meterse en problemas. En la Estatal de Luisiana realizaba un doctorado en matemáticas, en 1967, cuando fue expulsado por mantener una relación sentimental con una alumna. Ella posteriormente sería su primera esposa, Judy McAfee. Años más tarde, recibiría un título honorario como Licenciado en Matemáticas de Roanoke College.

John McAfee: la vida después de un virus 1

Antes de hacerse millonario, realizó trabajos de programación para la NASA, General Electric, Siemens, Univac y Xerox. A la par, seguía luchando con sus adicciones. En 1987 se vio en la obligación de crear un antídoto para su ordenador debido a un virus que entonces era desconocido y que fue bautizado como «Brain». Así nació McAfee Associates y su producto estrella.

En 1994, McAfee aceptó una oferta por su empresa. No llegó a conocerse cuánto ganó en la operación ni cómo fueron las condiciones del contrato. Pero un dato posterior dio una idea: la compañía fue comprada por Intel por 7.700 millones de dólares en 2010. Una parte de ese dinero fue a parar a los bolsillos del fundador.

En todo caso, el programador no se quedó de brazos cruzados tras la venta. Intentó seguir en el mundo de la tecnología, aunque en su breake espiritual, cuando se hizo maestro de yoga, dijo que la modernidad era un engaño. En 1994 fundó PowWoW, un programa de chat. Los servicios de mensajería instantánea actuales se basan en él. En 1999, la empresa fue adquirida por CMGI, durante la burbuja puntocom. Y en 2000 invirtió en ZoneAlarm, un cortafuegos por software.

Sin embargo, la crisis financiera de 2008 afectó su fortuna debido a que había invertido gran parte de su patrimonio en inmuebles. Aunque las cifras no fueron confirmadas, se estimó que pasó de contar con 100 millones de dólares a solo 4. No obstante, con los años se puso en duda esa supuesta debacle económica. Se cree que no fue más que una tapadera de sus ingresos para no declarar impuestos o ser víctima de los acreedores.

Después de la supuesta caída en su cuenta corriente, el programador comenzó un vida de viajes  a Centroamérica, como una manera de hacer rendir su fortuna, pero todo se volvió turbio luego de que un vecino, también estadounidense, apareciera muerto de un disparo. La historia de este suceso merece una nota aparte.

Gregory Faull, dueño de un bar de deportes Orlando, odiaba las actividades de su vecino. Sobre todo, aborrecía el ruido que hacían los perros. Días después de la muerte de uno de los animales y el intento de envenenamiento de otro, Faull fue encontrado por su ama de llaves muerto en un charco de su sangre. Los policías llamados a la escena encontraron una sola bala de 9 mm.

John McAfee: la vida después de un virus 2

John McAfee en Cuba vía AFP

McAfee, un aficionado a las pistolas, que creó un grupo armado para su supuesta protección en su mansión de Belice, emprendió la fuga en 2012 después de que la policía lo llamara «persona de interés» por el homicidio. El gobierno de esta isla ya había allanado su casa, buscando evidencia de que estaba armando una milicia y traficando con narcóticos. A las pocas semanas, fue arrestado acusado de ingresar ilegalmente a Guatemala, donde había solicitado asilo político.

No obstante, no fue acusado de homicidio. Dean Barrow, primer Ministro de Belice, dijo entonces que McAfee no era un sospechoso oficial del asesinato. «No quiero ser cruel, pero creo que es extremadamente paranoico, incluso loco», añadió el político. En 2015 regresó a Estados Unidos. De acuerdo con la BBC, la primera noche tras su retorno conoció a su actual esposa, Janice McAfee, en Miami Beach, luego de que esta le ofreciera sus servicios como prostituta.

Las relaciones del millonario con prostitutas son de larga data. En Belice, vivía con varias de ellas, algunas menores de edad. Luego, en Tennessee fue arrestado por portar armas sin permiso y manejar en estado de ebriedad. Aún así, se postuló a la presidencia por el Partido Libertario. El lema, en el video de su campaña, decía: «Por los locos». Perdió, sin embargo, las elecciones internas.

Detención en España y fin

No queda claro cómo fue que McAfee terminó en España. Se sabe que dejó Estados Unidos en 2019, y desde entonces pasó un tiempo entre Cuba y República Dominicana. Fue capturado por las autoridades dominicanas por llevar armas en su yate, pero rápidamente fue puesto en libertad.

El 11 de agosto de 2020 fue detenido en España por intentar volver a Alemania por «ponerse un tanga como mascarilla», según tuiteaba  el propio McAfee.

Ya para entonces se enfrentaba hasta a cinco años de prisión por cada uno de los cinco delitos que la justicia estadounidense le endosaba. El informe de la SEC describe que realizó actividades fraudulentas con criptomonedas entre 2017 y 2018, promoviendo numerosas ICOs (‘Initial Coin Offerings’). En total, McAfee habría recibido directamente más de 11,6 millones de dólares en Bitcoin y Ethereum. Según explica la fiscalía, el empresario también habría obtenido ingresos por otros movimientos de Bitcoins, así como la obtención de bienes como un yate.

La acusación presentada por el Departamento de Justicia también decía que McAfee había ganado millones de dólares por trabajos de consultoría, charlas y vender los derechos de la historia de su vida para un documental, y había tratado de evitar impuestos utilizando las criptomonedas y blanqueando dinero.

McAfee lo negó todo. Aseguró haber pagado «millones de dólares en impuestos» y culpó a la justicia estadounidense y al sistema bancario de ese país de un complot. Pero su suerte ya estaba echada.

«Cuando me enteré de la inminente extradición de John, mi equipo estaba completamente preparado para luchar por su inocencia ante los tribunales de Estados Unidos», dijo Andrew B. Gordon, uno de los abogados de McAfee. “Sabíamos que agradecería la oportunidad de compartir su historia y dejar de lado los cargos falsos en su contra. Solo unas horas después, nos sorprendió enterarnos de su prematura muerte».

En la portada del reportaje de 2012, de la revista Wired, McAfee aparece con un revólver en la sien. El entrevistador cuenta cómo, apenas comenzado el encuentro, el millonario jaló el gatillo varias veces, usando el juego la ruleta rusa como una metáfora sobre la vida (aparentemente la bala nunca estuvo en la recámara). Quería decir que lo que vemos no es necesariamente lo que está pasando. Estar en  la cárcel, sin embargo, y próximo a ser extraditado, fue un choque de realidad muy grande para un hombre ávido de aventuras. No en balde decía que había tenido 47 hijos. Allí, tras las rejas emprendió su última huida.

Jován Pulgarín

Me gradué la escuela de comunicación social de la UCAB (1993-1998), en Caracas, Venezuela, con el sueño de dirigir películas, pero la pasión por el periodismo me llevó a recorrer los pasillos de diferentes redacciones, como El Nacional, RCR, Cadena Capriles, Prodavinci, CNET en Español, El Estímulo y ahora The Objective.