La 'Carmen' de Antonio Gades, una leyenda del flamenco y el cine español que regresa a los teatros
Foto: Stanislav Levshin

Cultura

La 'Carmen' de Antonio Gades, una leyenda del flamenco y el cine español que regresa a los teatros

El ballet que Gades creó junto a Saura en los años 80 vuelve al Nuevo Teatro Alcalá, con una bailarina que interpreta a «la Carmen» llena de «arrojo, sensibilidad valentía y capacidad de desnudarse emocionalmente»

por Teresa Bazarra Urquidi

Carmen fue el tercer ballet narrativo creado por Antonio Gades. El bailarín de origen alicantino tomaría como punto de partida el libro de Merimée (1845), pues consideraba que la descripción de la historia y sus personajes reflejaba al pueblo andaluz mucho mejor que el libreto de la ópera de Bizet (1875)

De hecho, la leyenda que luego se convirtió en arquetipo universal nace del mito de «La Carmen», la gitana cigarrera de la fábrica de tabaco de Sevilla, y Merimée se inspiraría en el libro de George Borrow, Los Zincali, para moldear esa figura gitana de libertad y poderío. Eso sí, tal y como reivindicaba Gades, «a Carmen se la llevó Merimée a Francia, pero nosotros la hemos vuelto a traer a España». Sobre la Carmen de Gades y sobre el legado de este creador histórico hemos hablado con su viuda, Eugenia Eiriz (que además dirige la Fundación Antonio Gades), y con María Esteve, hija de Gades y Marisol y presidenta de la Fundación.

María Esteve y Eugenia Eiriz | Instagram: @maria_esteve_flores

En su ballet, Antonio Gades no dudaría en utilizar las partituras de Bizet, pero las contrapondría por primera vez en escena con la música flamenca en directo: «Quería poner la música en la que se había inspirado Bizet, poner la original del pueblo, para que se viera que una guitarra y un cantaor pueden tener tanta fuerza o más, en determinado momento, que una orquesta con 100 profesores».

Este proyecto nacería en un primer momento como película de cine: fue en 1983 cuando Gades y el director aragonés Carlos Saura se embarcaron en Carmen, una apuesta enormemente innovadora en su momento, que jugaba con lo metateatral y nos presentaba como argumento a una compañía de danza (dirigida por el propio Gades) que ensayaba para el estreno del ballet de Carmen. «Es impresionante porque a pesar de que solo es una compañía ensayando, la historia de Carmen (que es una historia tremenda, porque la verdad es que si no hay tragedia no hay nada que contar) se sigue viviendo con muchísima fuerza, aunque se lleva al minimalismo puro, al formato de unos bailarines ensayando», afirma Eugenia. 

La 'Carmen' de Antonio Gades, una leyenda del flamenco y el cine español que regresa a los teatros

Foto: Renato Mangolín

Los celos, la locura y la tragedia seguían estando en la versión cinematográfica, pero los límites entre realidad y ficción se difuminaban en esta nueva versión del clásico que fue nominada a los Oscar, los Globos de Oro y los César.

El tándem artístico Saura-Gades ha sido un verdadero hito en la historia de España, y Eugenia se emociona al recordar a los dos genios: «Gades siempre se ha rodeado de lo mejor, y Carlos también. Y ellos decían que cada uno había puesto el 200% en las producciones que habían hecho juntos». Algo en lo que la que fue esposa de Gades insiste durante toda la entrevista: «El lema de Antonio era ‘ética antes que estética’, se lo enseñó su maestra Pilar López cuando apenas tenía 12 años; y a lo largo de toda su carrera él buscaba darte lo mejor que él sabía». 

Eso sí, María, que recuerda a su padre trabajando y en pleno proceso creativo, llama especialmente la atención sobre esa curiosidad que caracterizaba a Gades: «Yo recuerdo, desde el día de mi nacimiento, que lo leía todo, es que leía hasta el prospecto del jabón. Hacía preguntas de todo». Inquietud que iba acompañada de una profunda responsabilidad: «Sabía que su cometido era crear, y a la vez que había disfrute y gozo, había sufrimiento en la misma medida. Él incluso convulsionaba al ver cómo reaccionaban su cuerpo y su cerebro, investigaba, se recorría los pueblos, venía con danzas, se le caía el pelo, tenía una responsabilidad enorme respecto al trabajo». 

Su colaboración con el cineasta aragonés fue un claro ejemplo de tal inquietud artística, de esa entrega que retrataba a Antonio Gades como creador. Prácticamente a medida que rodaban la película, Gades y Saura montaron el ballet, que se estrenó en los teatros de París en 1983 y que este 22 de marzo regresa al Nuevo Teatro Alcalá de la capital madrileña, después de haber recorrido medio mundo.

Y regresa con dos bailarinas que interpretan a «la Carmen», dos mujeres con «mucho valor, formadas en la escuela Gades, que entienden su lenguaje y tienen valentía, arrojo, y sensibilidad. Hemos buscado una super woman», nos cuenta María entre risas. Porque sí, la técnica es importante, pero para interpretar a la Carmen hace falta transmitir emoción, perder el miedo a desnudarse en escena. «Carmen es una mujer de armas tomar, y vive la vida como si tuviera prisa por vivirla», sentencia Eugenia. 

La 'Carmen' de Antonio Gades, una leyenda que regresa a los teatros 3

Foto: Javier del Real

Sin embargo, la realidad es que la historia que escribió Merimée es una historia trágica, de celos, de relaciones enfermizas y tóxicas, y eso ha dado lugar a iniciativas como la del Teatro del Maggio, en Florencia, que en 2018 lanzó una versión renovada del clásico, donde se transmitía un mensaje contra la violencia machista. «Yo personalmente creo que a veces las obras clásicas ya tienen ese valor en sí mismas, y si las readaptas ya no las reconoces, a mí los clásicos me gusta verlos como son», asegura María, quien de hecho ve en Carmen un canto a la libertad de la mujer, una obra que se valora de manera distinta a día de hoy, cuando «las mujeres nos apoyamos entre nosotras, y Carmen ya no es la mala por enamorarse de varios hombres».

Eugenia retoma el lema de Gades, «ética antes que estética», y pide respeto para las obras de los grandes maestros tal y como ellos las concibieron: «Si tu historia es otra, cuéntala tú. Y tenemos que poder verlo todo, eso es lo grande del arte, no podemos andar poniendo un velito». Precisamente con el objetivo de perpetuar la obra de grandes creadores nació la Fundación Antonio Gades, de la cual forma parte la compañía, y que pretende traer el legado del bailarín al S.XXI: «Podemos estar hablando de Gades y diciendo lo maravilloso que era, pero donde realmente se consolida un legado de danza es cuando se enseña y se pone en escena».

Por eso la Fundación ofrece cursos en colegios, clases de danza y ha levantado una compañía como esta, que sigue llenando teatros con el lenguaje de su maestro y que nos ofrecerá una Carmen al más puro estilo Gades a partir del 22 de marzo, en el Nuevo Teatro Alcalá. Una Carmen que, como define la propia Stella Arauzo, directora artística, «sigue siendo un animal salvaje, que le pega bocados a la vida y cuya verdad podemos entenderla gracias a la fuerza del flamenco».

La 'Carmen' de Antonio Gades, una leyenda que regresa a los teatros 2

Foto: Javier del Real

Teresa Bazarra Urquidi

Periodista y humanista. Escribo por pasión y, sobre todo, para aprender. He aquí lo fascinante del periodismo: que lo mismo te hago una ruta gastronómica de croquetas que entrevisto a gente de la danza y el teatro. Pero siempre con la humildad y curiosidad que se necesitan en este oficio.