La comunidad internacional se manifiesta acerca de la votación de la Constituyente de Maduro
Foto: Henry Romero| Reuters

Política y conflictos

La comunidad internacional se manifiesta acerca de la votación de la Constituyente de Maduro

La jornada electoral de este domingo 20 de julio en el que los venezolanos estaban llamados a escoger los 545 asambleístas que se sentarán a reformar la Constitución de Venezuela, convocada por el presidente Nicolás Maduro, y <strong>condenada por un amplio sector de la comunidad internacional</strong>, ha llegado a su fin, luego de haber sido extendida por una hora por el Consejo Nacional Electoral.

por The Objective

La jornada electoral de este domingo 30 de julio en el que los venezolanos estaban llamados a escoger los 545 asambleístas que se sentarán a reformar la Constitución de Venezuela, convocada por el presidente Nicolás Maduro, y condenada por un amplio sector de la comunidad internacional, ha llegado a su fin, luego de haber sido extendida por una hora por el Consejo Nacional Electoral.

Esta tensa jornada ha dejado hasta el momento 16 fallecidos, según informó Henrique Capriles en rueda de prensa a las 3:00 am (hora peninsular de España), con lo que la cifra de muertos asciende a 125 desde que el 1 de abril se iniciaron las protestas en contra del Gobierno.

A mediados de la tarde de este domingo (hora local de Venezuela) gobiernos y líderes internacionales comenzaron a expresar su opinión acerca de esta consulta que se ha realizado sin haber cumplido el debido proceso que especifica la actual constitución y con un restringidísimo acceso a la prensa y a los observadores internacionales.

Al poco tiempo de finalizar la jornada, las cancillerías de Perú, Argentina y Brasil twittearon sus comunicados.

 

 

 

Parte del comunicado de Brasil afirma que «la iniciativa del gobierno de Nicolás Maduro viola el derecho al sufragio universal, irrespeta el principio de soberanía popular y confirma la ruptura del orden constitucional en Venezuela«.

 

 

A la 1:38 am (hora peninsular) Chile sacó su comunicado: «El Gobierno de Chile manifiesta su profunda decepción ante la decisión del Gobierno venezolano de haber materializado el día de hoy un proceso de elección de representantes a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) sin las más mínimas garantías para una votación universal y democrática, ni cumplir con los requisitos establecidos en la propia Constitución de ese país. Esta decisión ilegítima ha profundizado aún más la división en la sociedad venezolana.» Se puede leer en el primer párrafo del comunicado del gobierno de Chile.

 

 

A la 2:13 am (hora peninsular) la Secretaría de Relaciones Exteriores de México se pronunció destacando que las medidas instrumentadas a lo largo del día, sembraron temor entre la población e impidieron la libre manifestación pacífica y el trabajo de la prensa, reflejando el nivel de intolerancia que prevalece a lo largo del país. Y asimismo señala que «es momento de privilegiar el diálogo y la reconciliación.»

 

 

El presidente de Panamá Juan Carlos Varela, por su parte, expresaba su condena desde su cuenta personal.

 

 

Al igual que el ex primer ministro francés Manuel Valls. En su tweet se lee: «Esto que pasa en Venezuela requiere una reacción más firme. Maduro busca imponer una dictadura. La comunidad internacional debe reaccionar.»

 

 

Asimismo, el ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana, quien se ofreció de observador en el pasado plebiscito convocado por la oposición el 16 de julio y quien fuera declarado persona non grata por el gobierno de Nicolás Maduro, también ha expresado su opinión por Twitter.

También se ha sumado a las críticas internacionales Paraguay, cuyo Ministerio de Asuntos Exteriores asegura que no reconoce ni la convocatoria ni los resultados de la Asamblea Constituyente de Venezuela.

Estados Unidos, que en los últimos días ha impuesto sanciones a funcionarios y exfuncionarios venezolanos y ha sacado a su personal diplomático del país, ha condenado en un comunicado del Departamento de Estado las elecciones «impuestas» para la Asamblea Constituyente, que «disminuyen el derecho de los venezolanos a la auto determinación».

«Estados Unidos apoya a la gente de Venezuela, y a sus representantes constitucionales, en su búsqueda para restaurar su país y convertirlo en una próspera democracia», dice el comunicado.  Además, Estados Unidos pide a los Gobiernos de todo el mundo que tomen acciones contra aquellos que «minan la democracia, niegan los derechos humanos, son responsables de violencia y represión o están involucrados en prácticas corruptas».

Nikky Haley, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, califica a la elección como una farsa y agrega que es un paso más hacia el establecimiento de una dictadura. «No aceptaremos un gobierno ilegítimo, el pueblo y la democracia venezolana prevalecerán», agrega.

Otro país que ha rechazado la Constituyente ha sido Canadá, que pide al Gobierno venezolano que libere a todos los presos políticos y devuelva sus derechos constitucionales a los venezolanos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de España ha señalado que «el Gobierno de España estudiará, junto con sus socios de la Unión Europea y países amigos de la región, las medidas adicionales que puedan ser efectivas para promover una restauración de la institucionalidad democrática y constitucional en la República Bolivariana de Venezuela.»

 

También han manifestado su opinión los Socialistas Españoles en el Parlamento Europeo.

Respecto a los representantes de los principales políticos españoles, el único en manifestarse públicamente respecto al proceso de la Constituyente ha sido Alberto Garzón, de Izquierda Unida, que responsabiliza a la oposición de la violencia en Venezuela y asegura que quienes votaron el domingo en las elecciones para la Constituyente han votado a favor de la paz y el futuro del país.