The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Larga vida al rock: 8 bandas de la última década que mantienen prendida la llama

Hay quien lleva pronosticando la muerte del rock desde los 60 –es más de medio siglo de insistencia–, cuando lo cierto es que siguen naciendo bandas que relanzan el género: nombramos algunas de ellas

Foto: The Objective | AP

Nadie ha muerto tantas veces como el rock and roll. Lo mataron en el 60 y en el 69 y en el 76 y en el 98 y en una decena de artículos en los últimos meses. Sus asesinos son tercos e inmortales y van variando su estética con el paso de los años. En los ochenta tenían el pelo engominado y de punta y ahora van con una bandana en la cabeza y colgantes dorados. Al rock and roll lo han matado tanto que a veces dudamos de si está vivo o no, es razonable que lo hagamos. Sobre todo porque los principales fabricantes de guitarras –Gibson y Fender– están en números rojos y porque el rap y el trap y los ritmos latinos son los géneros más escuchados. Sin embargo, ¿acaso una pérdida de hegemonía implica necesariamente su muerte?

Todavía hay bandas que llenan estadios: The Rolling Stones, AC/DC, Bruce Springsteen, Metallica. A sus nombres habría que incorporar el de bandas que arrancaron en los ochenta –como Pixies y Red Hot Chili Peppers– y noventa –como Foo Fighters y Queens of the Stone Age–. Y, junto a ellos, fenómenos del nuevo siglo como Muse, Arctic Monkeys o Arcade Fire. A sus nombres hemos sumado ocho bandas internacionales que debutaron en la última década y que mantienen prendida la llama.

 

Highly Suspect

Dos hermanos gemelos y su mejor amigo crecieron juntos en un pueblo de Massachussets, se mudaron a Brooklyn, conocieron al productor adecuado y firmaron un contrato discográfico. Pasaron de escuchar Stone Temple Pilots a conocer al mismísimo Scott Weiland –en paz descanse–, de versionar a Pink Floyd y Jimi Hendrix a tocar en los festivales más importantes de América. Tienen dos álbumes –Mister Asylum (2015) y The Boy Who Died Wolf (2016)– y un sonido con influencias del grunge y de los beats hiphoperos.

 

Greta Van Fleet

Están acostumbrados –y agotados– de que los comparen con Led Zeppelin. Pero tras la comparación hay un motivo de peso: la voz y el registro de John Kisza recuerda a Robert Plant, las guitarras de la banda –esos riffs y esos solos– nos conducen hasta Jimmy Page y si hablamos de la batería es imposible no pensar en John Bonham. En cualquier caso, los chicos apenas superan los 20 años y ya se han convertido en la máxima representación contemporánea del rock and roll setentero. Su segundo y último álbum, From the fires, ha sido premiado con el Grammy a Mejor Álbum de Rock en 2018.

 

Wolf Alice

Ahora son cuatro, pero en su inicio eran dos –Ellie Rowsell, guitarra y voz, y Joff Oddie, guitarra solista– y hacían música acústica. Nada que ver con la banda en que se han convertido, con temas que evocan al punk y otros que evocan al grunge y a menudo baladas que en ocasiones los aproximan al folk y en otras al synth pop. Ellos son más sencillos analizando su estilo; lo denominan rocky pop. Visitaron España en cuatro ocasiones en 2018; dieron tres conciertos en Madrid y uno en Benicasim. Y tienen dos álbumes maravillosos con la cualidad poco frecuente de sólo poseer buenas canciones. Son My Love is Cool (2015) y Visions of a Life (2017). El segundo fue galardonado con el prestigioso Mercury Prize, que otorga la Asociación Británica de Discográficas al mejor trabajo del año.

 

 

Black Honey

Su música evoca a un descapotable rodando en una carretera desértica e infinita en algún lugar de Estados Unidos. Sin embargo, este cuarteto liderado por Izzy B. Phillips procede de Brighton. Todo lo que nos han regalado hasta el momento es un par de sencillos y un único álbum, de título homónimo, que se publicó en 2018 e incluye canciones tan evocadoras como Corrine o All My Pride. Se fueron de gira con los Royal Blood en 2017, pasaron por Madrid y deslumbraron. El pasado 14 de junio lanzaron una nueva canción, I Don’t Ever Wanna Love, todavía huérfana de EP.

 

 

Royal Blood

Les preguntaron de dónde salió su sonido, que recuerda al stoner rock de los 90. Ellos mencionaron dos temas y dos bandas que les marcaron profundamente: Treat me like your mother, de The Dead Weather –el experimento que lideraron Jack White (The White Stripes, The Raconteurs) y Alison Mosshart (The Kills)–, y No one knows, de Queens of the Stone Age. No sorprende que sea una de las bandas favoritas de Dave Grohl –frontman de Foo Fighters y exbatería de Nirvana– y que la leyenda los invitara como teloneros en su gira de 2015. Este dúo británico hace maravillas con un bajo, una batería y su dominio extraordinario de pedales y amplificadores. Tienen dos álbumes, Royal Blood (2014) y How Did We Get So Dark? (2017), y la industria discográfica de Reino Unido les nombró mejor banda del país en 2015.

 

Tame Impala

Hay vida en Australia más allá de los riffs de AC/DC y herederos. Más que una banda, Tame Impala es el proyecto personal de Kevin Parker que fue creciendo y reuniendo músicos, entre ellos tres integrantes de Pond. Su mayor influencia, aseguran, es Supertramp. Hasta el momento han lanzado tres álbumes –Innerspeaker (2019), Lonerism (2012) y Currents (2015)–… acumulan un largo silencio. De hecho, volvieron a reunirse para dar un concierto en Madrid en la pasada edición del Mad Cool, después de un año sin salir a la carretera. Han publicado dos sencillos desde entonces, Borderline y Patience.

 

Black Pistol Fire

Los dos componentes de la banda se llaman Kevin McKeown –guitarra y voz– y Eric Owen –batería– y se conocieron en la guardería. Entonces vivían en Toronto, escuchaban a Muddy Waters y fundaron The Shenanigans. Ni el nombre ni su música funcionó. Se mudaron a Texas, les conoció el productor Jim Diamond y grabaron su primer álbum con su nombre definitivo: Black Pistol Fire. Lo lanzaron en 2012 y desde entonces han sacado cuatro más. Su blues moderno y su pasión en escena, donde todo acaba desbocado, los convierte en uno de los grupos más interesantes de la década.

 

Temples

Su primer lanzamiento, Sun Structures, tuvo un ascenso enorme en 2014 dentro de las listas de éxitos de Reino Unido –son de una pequeña ciudad inglesa llamada Kettering–. El espíritu de la psicodelia está tremendamente presente en temas como Shelter song, uno de los más celebrados de la banda. Siguieron las buenas críticas con su siguiente trabajo, Volcano (2017), y acaban de anunciar la salida para septiembre de su tercer EP: Hot Motion. Han dejado algunas pistas al respecto, como la voluntad de seguir fieles a su estilo, y un single homónimo.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.