Las ciudades fantasma resucitan una década después de la crisis
Foto: AFP

Mundo ethos

Las ciudades fantasma resucitan una década después de la crisis

por Clara Wright

Diez años después del estallido de la burbuja inmobiliaria, los esqueletos de hormigón aún se yerguen en España: miles de inmuebles construidos antes de la crisis continúan vacíos pese a la reactivación económica. Verdaderas ciudades fantasmas, algunas de las cuales comienzan a resucitar lentamente.

La hierba ha invadido los cientos de edificios sin ventanas ni puertas que se levantan como espectros detrás de la pequeña población de Buniel, cerca de Burgos. Sacos de cemento abandonados yacen al pie de casas inacabadas de ladrillo rojo. Una zona en construcción en suspenso.

Bienvenidos a la Ciudad Jardín Soto Real, ideada como una flamante población residencial para un millar de familias. Su promotor se declaró en bancarrota durante la crisis de 2008, abandonando las obras, siguiendo el camino de numerosos constructores.

 

Las ciudades fantasma resucitan una década después de la crisis 2

Vista general del pueblo fantasma de Buniel en Burgos. | Foto: AFP

 

Previo a la crisis, «hubo una producción exagerada, brutal, enorme de viviendas» en las afueras de los centros urbanos para compensar la fuerte alza de los precios, en momentos en que cada vez más españoles invertían en bienes raíces y los préstamos hipotecarios eran más fáciles de obtener, explica a la agencia AFP el analista José Luis Ruiz Bartolomé.

La corrupción alimentó aún más la fiebre del ladrillo, con funcionarios locales autorizando la construcción en terrenos donde hasta entonces estaba prohibido. Solo en el año 2006, se iniciaron 900.000 nuevas obras en España, según el portal inmobiliario Idealista, unas diez veces más que en 2017.

Hay que asumir «que vamos a tener ciudades fantasmas«, porque se construyó «en zonas donde nadie quiere vivir», estima Fernando Encinar, jefe de estudios en Idealista.

 

Las ciudades fantasma resucitan una década después de la crisis 1

Vista de Buniel, en Burgos, una ciudad fantasma consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria en España. | Foto: AFP

 

Días sin cruzarse con nadie

Algunas poblaciones están reviviendo, como Valdeluz, iniciada en 2005 en la comuna de Yebes, cerca de Guadalajara. El plan era construir una ciudad residencial de 30.000 habitantes cerca de la nueva estación Guadalajara-Yebes de una línea de tren de alta velocidad entre Madrid y Cataluña.

Allí vive desde hace 11 años Almudena Castillo, en una urbanización de 12 edificios con piscina. Al principio tenía «ocho vecinos en toda la comunidad». «Yo contaba la gente que me cruzaba. Había días que no me cruzaba con nadie«, recuerda. Hoy, Valdeluz tiene 4.000 habitantes.

Un renacer gradual que ha sido posible gracias a la reventa a bajos precios de pisos adquiridos por los bancos a los constructores en quiebra. Sobre todo, a partir de la reactivación de la economía en 2014, la población situada «al final de un eje económico muy importante» entre Madrid y Guadalajara se benefició de la cercanía de la capital, apunta Ruiz Bartolomé.

Para José Miguel Cocera, alcalde de Yebes-Valdeluz, la clave ha sido invertir en servicios para atraer residentes: el año pasado se completó un complejo deportivo, se organizaron ferias gastronómicas y científicas… Un carril bici lleva hasta la plaza central, donde hay abierto un bar. Se pueden ver niños con mochilas a la espalda: la escuela primaria, que cerró en 2013, reabrió en 2017 con 300 inscritos.

«Ya no es el aislamiento que teníamos al principio», observa Luis Miguel Cobo, que fundó en 2015 un club de fútbol local, un proyecto «imposible» a su llegada por la falta de jugadores e infraestructura. «Antes, pues prácticamente tenías que salir» de Valdeluz en coche para comprar pan. Ahora «tienes un supermercado, dos tiendas de autoservicio, tienes farmacia, tienes veterinario, tienes tres bares», enumera.

Para impulsar la ciudad, «lo que falta es que efectivamente haya no solo vecinos sino (…) empresas grandes», estima el alcalde, que busca desarrollar en 2019 una zona industrial especializada en tecnología.

 

Con vista a casas inhabitadas

También falta una ruta que conecte Valdeluz con Yebes, donde medio centenar de viviendas vacías inquieta a los habitantes de un barrio bautizado «sector 10». Anca Bejan se mudó allí hace un año, aprovechando una oferta para adquirir su primera casa: 170 metros cuadrados a 60.000 euros. Pero cada mañana se despierta con una vista sobre viviendas deshabitadas con las persianas cerradas.

Cerca de allí, una veintena de casas dejan ver su decrepitud y en sus suelos se ven todavía esparcidos los planos de los arquitectos. «Cuando yo llegué la primera vez aquí, en este pueblo estas casas no estaban así, estaban mejor. Pero ya con el tiempo ha venido mucha gente y ha empezado a robar de todo«, dice Bejan.

 

Las ciudades fantasma resucitan una década después de la crisis 3

Anca Bejan mira por la ventana de su casa de 170 metros adquirida por 60.000 euros en la localidad resucitada de Bebes, en Guadalajara. | Foto: AFP

 

«Mientras se encuentra al dueño, mientras se decide si las derrumban o no, (…) estamos viviendo con esas casas», se desespera. Teme por la seguridad de su hijo: «Se puede encontrar a cualquiera en las casas vacías».

El alcalde Cocera se justifica y culpa a un antiguo propietario que «no se hace cargo de ellas». «Lo que intentamos es mantener limpia la zona», dice. Bejan señala unas parcelas donde, afirma, debería haber un supermercado. En todo caso eso fue lo que le aseguró el agente inmobiliario que le vendió la casa.