The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Las mejores copas (con y sin) para disfrutar del verano

Foto: Kelly Sikkema | Unsplash

Uno piensa en copas veraniegas, y desde la sangría hasta un cóctel tropical todo parece ser alcohólico. Deshagamos pues la posible confusión: en España poseemos un pequeño tesoro, quizá un tanto olvidado en tiempos de latas y refrescos gaseosos, que son nuestros refrescos tradicionales y artesanos. Así que, mientras luchamos contra la canícula en esta primera semana de julio, vamos con éstos.

El gran territorio del refresco tradicional, para nosotros, es el Levante, particularmente el valenciano, y no nos deja la nostalgia de aquellas tardes en el Grao de Castellón en las que nos parábamos ante un mostrador y nos poníamos a decidir entre tres bebidas: la horchata de chufas –que allí llaman sencillamente ‘líquida’, por preferirla así a la granizada-, el granizado de café y la muy ancestral agua de cebada, antepasada quizá de los refrescos de zarzaparrilla o de nuez de cola.

Las mejores copas (con y sin) para disfrutar del verano

Puesto de horchata en Valencia. | Foto: Juan Gómez | Unsplash.

La horchata de chufas –ese tubérculo pequeñito, de aspecto insignificante- bien hecha es uno de los inventos más refrescantes y de sabor más original de toda la Europa mediterránea. Rindámosle pleitesía.

Pasando a las bebidas con un contenido moderado de alcohol, la sangría –que cambia de nombre en algunas zonas: zurra, se dice en La Mancha- ha quedado bastante desplazada por el sempiterno ‘tinto de verano’ que, claro está, es mucho más rápido y sencillo de preparar. Pero una buena sangría es bastante más. Eso sí, se requiere un buen vino no muy tánico pero intenso y redondo, sin crianza (garnacha y monastrell van bien), naranjas y limones y melocotones que se dejan macerar en el vino, si es posible, un par de horas, azúcar o algo de gaseosa, el toquecito de brandy andaluz para seguir con la tradición, y sólo al final bien de hielo. Y a disfrutarlo.

Las copas (con y sin) del verano 1

El fresquísimo 'Moscow Mule'. | Foto: Shangyou Shi | Unsplash.

De las bebidas más internacionales con credenciales veraniegas está claro que los long drinks con más líquido gaseoso que alcohol destilado serán siempre más digestivos y refrescantes. El cuba libre (de buen ron, aunque no sea muy añejo, por favor), el viejo gin fizz o su heredero de cuando aquí llegó el agua tónica, el gin & tonic, la piña colada… Una novedad veraniega aquí, pero muy en boga en el mundo anglosajón (su base, la ginger beer, no confundir con la ginger ale, se hacía ya en Inglaterra hace varios siglos), es el Moscow Mule, servido o no en el tazón de cobre tradicional. Un poco de vodka, el zumo exprimido de medio limón verde (ése que en España nos empeñamos en llamar ‘lima’), un botellín de 20 cl de ginger beer, bien de hielo, y una explosión cítrica y de raíz de jengibre en boca nos dejará congeladitos del todo.

Y a seguir preparados, que anuncian más olas de calor…

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.