The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Las habilidades que necesitas perfeccionar para triunfar en el mercado laboral

En una sociedad donde los trabajos van a estar cada vez más automatizados, las 'soft skills' cobran especial importancia

Foto: Nikita Kachanovsky | Unsplash

Naces, creces, obtienes una formación, desarrollas unos conocimientos y destrezas y accedes al mercado laboral. Este es el esquema que ha dominado el acceso al mundo del trabajo durante décadas. Pero esta sociedad en constante cambio conlleva, a su vez, una metamorfosis en sus raíces; entre ellas, el trabajo.

El empleo se nos escurre de las manos y se convierte, cada vez más, en una cuestión automatizada, dejando de lado el valor añadido que cada persona aporta al desarrollo de las labores.

Ya lo advierte la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos): España es uno de los países con más trabajo en riesgo de ser automatizado: más del 20% del empleo podrían pasar a manos de robots y máquinas. Según la información disponible, solo Grecia, Eslovenia y Eslovaquia presentan un mayor riesgo que España. “A pesar de la ansiedad por la destrucción de empleos provocada por la globalización el cambio tecnológico, es improbable que se produzca una fuerte disminución del empleo”, señala la OCDE.

Pero no hay de qué preocuparse: también estiman que surgirán nuevos trabajos que solo podrán desempeñar las manos humanas: “En general, la cantidad de puestos de trabajo va en alza y si bien algunos pueden desaparecer (el 14% tiene un alto riesgo de automatización), otros surgirán”. Y para cuando la situación se equilibre, los expertos ya lo advierten: las habilidades clásicas ya no son suficientes para acceder al mercado laboral.

En un marco en el que las nuevas fronteras laborales no están definidas, lo que sí parece claro es que las destrezas tradicionales ya no son suficientes para obtener un puesto de trabajo. Esta situación exige y obliga a revisar y actualizar las antiguas habilidades laborales. Ya no solo basta con dominar una parcela de conocimiento y controlar el qué y el cómo, sino que adquieren especial importancia también el quién, el cuándo y el dónde. Y es ahora cuando entran de lleno otros requisitos en el currículum: las soft skills o habilidades blandas.

¿Qué son las soft skills?

Adecco ha presentado un informe en el que indica que “alrededor del 40% de los empleadores afirman no encontrar jóvenes con las habilidades adecuadas para su negocio”. Más del 53% de los trabajadores españoles están sobrecualificados para su puesto de trabajo, según el Avance del Mercado Laboral elaborado por Asempleo y por Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Pero, por otra parte, España supera el 30% en la tasa de desempleo en menores de 25 años según el Instituto Nacional de Estadística. Y si la falta de formación no es el problema, ¿qué falla entonces?

Las importancia de las habilidades humanas en un mundo cada vez más automatizado 2

Foto: Kelly Sikkema | Unsplash

Sin analizar el sistema educativo y el mercado laboral español, parece clave en la falta de empleos cubiertos la ausencia de habilidades blandas. Hablar de soft skills –un concepto que está de moda– es lo mismo que hablar de flexibilidad cognitiva.

Se trata de tener (o desarrollar) diferentes capacidades para adaptarse a las circunstancias, para moldear el manejo de nuestras emociones, para darle a nuestra personalidad plasticidad mental. En definitiva, se trata de no perder la esencia de la infancia: es esencial mantener la curiosidad, como si uno estuviese llegando a todo por primera vez.

No existe una lista definida sobre qué son las habilidades blandas, pero estas incluyen, junto a la curiosidad y a la capacidad de adaptación, otras actitudes como la empatía, una condicio sine qua non, el pensamiento crítico y analítico, la capacidad de reflexión y de diálogo, la predisposición para el trabajo en grupo, la creatividad e innovación, inteligencia emocional, respeto, tolerancia, mentalidad abierta, motivación, iniciativa, perseverancia, interés… La lista puede ampliarse: autoconocimiento, responsabilidad, sentido común, habilidades comunicativas o capacidad resolutiva.

“Las habilidades blandas se pueden utilizar para lograr muchos objetivos; desde la crítica constructiva de las ideas de los demás, a la comunicación persuasiva que incentiva a las personas a unirse en la búsqueda de una meta compartida”, explica el estudio de Adecco. Añaden que “ayudan a fomentar relaciones humanas más fuertes y productivas“.

Las habilidades que necesitas perfeccionar para triunfar en el mercado laboral

Foto: Ivana Cajina | Unsplash

No hay cifras oficiales sobre el papel que desempeñan las habilidades blandas; pero, desde Adecco están estudiando lo que se puede lograr al hacer de las habilidades blandas “una prioridad en la contratación y el desarrollo profesional”.

Pero lo cierto es que, como muchas otras cosas, las habilidades blandas también pueden entrenarse. Todo depende de cuál sea nuestro punto de partida, es decir, de cuál sea nuestro tipo de mente.

¿Qué tipos de mente existen?

Walter Riso, psicólogo clínico y autor de 25 textos técnicos y divulgativos, establece tres tipos: rígida, flexible y líquida.

La mente rígida es propia de aquellas personas de pensamiento inmóvil: siempre creen tener la razón y poseen una total ausencia de reflexión.  Las mentes rígidas se dejan llevar fácilmente por los prejuicios, debido a sus creencias sesgadas, y no aceptarán con facilidad las opiniones de otros.

Las mentes flexibles son las opuestas a las rígidas: son típicas de las personas de mentalidad abierta. En este caso, quienes poseen una mente flexible son personas que tienden a dudar, a la reflexión, a crecer y actualizarse. Se adaptan fácilmente al cambio y entienden que cualquiera puede equivocarse y comprenden los problemas que pueden surgir en el camino, a los que intentan poner solución y, sobre todo, aprender de ello.

La mente líquida, por otra parte, no posee una base sólida. Los sujetos de mente líquida no poseen espíritu crítico y pasan por la vida dejándose llevar, sin hacer nada por voluntad propia.

Las importancia de las habilidades humanas en un mundo cada vez más automatizado 4

Foto: Paul Skorupskas | Unsplash

Avanzar exige salir de la zona de confort, explorar otros horizontes. Según el Foro Económico Mundial, la creatividad ha pasado de estar en el último puesto de las 10 habilidades exigidas para acceder a un trabajo a ocupar el tercer lugar en 2019. Y es que las ideas generan negocio. Así lo confirma el Índice Global sobre Competitividad del Talento (GTCI según sus siglas en inglés), un estudio anual elaborado por varios grupos de expertos, que destaca el papel esencial de la educación formal, junto con los sistemas de aprendizaje basados en la experiencia, para impulsar la competitividad de los países –España ocupa el puesto 26º en el ranking–.

En definitiva, las habilidades blandas son las que permiten adaptarse a las condiciones de las diferentes situaciones que conlleva el día a día, como la vida misma. Para alcanzar esa cima es esencial observarse a uno mismo, analizar cuáles son nuestras barreras y tener el deseo de aprender continuamente. Y recuerda: abre los ojos como si lo estuvieses viendo todo por primera vez.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.