Las imágenes más influyentes de la Historia que no habrían pasado el escrutinio de Twitter

Cultura

Las imágenes más influyentes de la Historia que no habrían pasado el escrutinio de Twitter

Tras el atentado en las Ramblas de Barcelona el debate sobre la pertinencia de ciertas imágenes en los medios de comunicación volvió a la palestra. Lo ideal sería poder preservar la intimidad de las víctimas y cuidar la sensibilidad de los lectores, pero sin olvidarnos de mostrar sin filtros la realidad. Es una ecuación difícil de resolver, aunque no imposible.

por Cecilia de la Serna

Actualizado:

Tras el atentado en las Ramblas de Barcelona el debate sobre la pertinencia de ciertas imágenes en los medios de comunicación volvió a la palestra. Lo ideal sería poder preservar la intimidad de las víctimas y cuidar la sensibilidad de los lectores, pero sin olvidarnos de mostrar sin filtros la realidad. Es una ecuación difícil de resolver, aunque no imposible.

Twitter y otras redes se plagaron de fotos y vídeos de víctimas, muchas de ellas sin pixelar, que hirieron sensibilidades y que valieron la rectificación de más de un gran medio nacional. El debate estaba servido: ¿Qué prima: la intimidad de las víctimas o el derecho a la información? ¿Dónde está el límite?

La prestigiosa revista Time ha publicado una lista de las 100 imágenes más influyentes de todos los tiempos. Lo ha hecho a través de la mirada de expertos en la materia, que han seleccionado minuciosamente cada fotografía por su trascendencia, basándose siempre en criterios muy marcados. Desde Time explican que algunas imágenes están en su lista porque “eran las primeras de su clase, otras porque formaron la manera en que pensamos” o porque “cambiaron la forma en que vivimos”. Muchas de ellas, si fueran publicadas en el año 2017, podrían suscitar debates parecidos en redes al que siguió a la cobertura de los atentados en Cataluña.

Recopilamos a continuación algunas de esas imágenes y las acompañamos del contexto en que fueron tomadas y publicadas:

 

1. La ejecución de Saigón, 1968 – Eddie Adams

La primera de estas imágenes es la fotografía que encabeza este artículo, tomada por el fotógrafo estadounidense Eddie Adams en 1968. Este fotoperiodista de la agencia Associated Press paseaba por Saigón, la entonces capital de Vietnam del Sur, cuando se topó con la cruda escena que presenta en esta foto. Adams vio al general de brigada Nguyen Ngoc Loan, jefe de la policía nacional, junto a Nguyen Van Lem, el capitán de un escuadrón terrorista que acababa de matar a la familia de uno de los amigos de Loan. El fotógrafo creyó estar ante el interrogatorio de un prisionero, pero lo que sucedió después le sorprendió: el asesinato a sangre fría de un prisionero en plena calle.

La foto se tomó dos días después de que las fuerzas del Ejército Popular de Vietnam y el Viet Cong salieran de la ofensiva de Tet y llegaran a decenas de ciudades de Vietnam del Sur, y valió un premio Pulitzer. Sobre el poder de esta imagen, Adams llegó a afirmar que “las fotografías son el arma más poderosa del mundo”, y algunas como ésta misma ayudaron a convencer a los estadounidenses del absurdo de mantener el conflicto en Vietnam.

 

2. El hombre que cae, 2001 – Richard Drew

 

Foto: Richard Drew / AP

 

Esta es una de las fotos más icónicas del siglo XXI. Retrata un momento clave de nuestra Historia más reciente: los atentados del 11-S en Nueva York. La mayoría de imágenes que se muestran sobre aquellos ataques están protagonizadas por torres y aviones, no por personas. Ésta, sin embargo, toma un cariz más íntimo. Se trata de un hombre cayendo de la Torre Norte tras el ataque, tratando seguramente de no asfixiarse dentro. No fue la única persona que se lanzó al vacío aquel día en aquellas torres, y no se conoce su identidad, aunque se cree que era un empleado del restaurante Windows on the World.

Quien tomó esta fotografía fue Richard Drew, un veterano fotoperiodista de Associated Press. La imagen fue publicada en periódicos de Estados Unidos y del resto del mundo en los días posteriores a los ataques, pero la reacción negativa de los lectores provocó que cayera en el olvido durante muchos años. Es sin duda una imagen difícil de procesar pero que, a fin de cuentas, captura un instante que fue real.

 

3. Muerte de un miliciano, 1936 – Robert Capa

 

Foto: Robert Capa

 

A Robert Capa se le conoce por plasmar muchos y diversos iconos a través del objetivo de su cámara, pero si por uno es célebre en España ese es Muerte de un miliciano, una imagen reconocida a escala global. De hecho, tiene un sitio indiscutible en la lista de las 100 imágenes más influyentes para la revista Time.

 

Muerte de un miliciano es una de las fotografías más conocidas de la Guerra Civil española. Tomada por el fotógrafo húngaro el 5 de septiembre de 1936 en el término municipal de Espejo, en Córdoba, la imagen muestra la muerte de Federico Borrell García, un miliciano anarquista. La veracidad de la foto ha sido cuestionada, y ha sido objeto de controversia. No obstante, sigue siendo un emblema del gran conflicto bélico español en el siglo XX. Fue publicada por primera vez en el número 447 de la revista Vu el 23 de septiembre de 1936 en un reportaje titulado Comment sont-ils tombés (en francés, “Cómo cayeron”), pero no se hizo mundialmente famosa hasta que apareció en la revista LIFE en un reportaje titulado Death in Spain: the civil war has taken 500.000 lives in one year (en inglés, “Muerte en España: la guerra civil ha segado 500.000 vidas en un año”).

 

4. Sábado Sangriento, 1937 – H.S. Wong

 

Foto: HS Wong

 

La imagen tomada por el fotógrafo chino HS Wong muestra a un bebé llorando dentro de las ruinas bombardeadas de la Estación de Tren Sur de Shanghái, minutos después de un ataque aéreo sobre civiles durante la Batalla de la ciudad china, un conflicto entre Japón y China.

Su autor no dio a conocer jamás la identidad o el sexo del bebé que protagoniza la foto, cuya madre yacía muerta a unos metros. Fue una imagen de notable trascendencia, que generó una gran ola de indignación en occidente por la violencia ejercida por parte de las fuerzas imperiales de Japón en China. Apareció por primera vez en la revista LIFE el 4 de octubre de 1937, fecha en la que se estima que unos 136 millones de personas la habían visto.  Su amplísima difusión revela la fuerza de una imagen para influir en la opinión pública.

 

5. Pena, 1942 – Dmitri Baltermants

 

Foto: Dmitri Baltermants

 

Esta dramática fotografía es obra del fotoperiodista ruso Dmitri Baltermants, que durante muchos años trabajó como fotógrafo oficial del Kremlin soviético. Durante la Segunda Guerra Mundial, cubrió la batalla de Stalingrado, así como las batallas del ejército rojo en Ucrania, Polonia y Alemania. Una de sus imágenes más famosas es la que encabeza estas líneas. En ella se representa una masacre nazi ocurrida en 1942 en Kerch, una aldea situada en Crimea. Podemos ver la pena de las mujeres de la localidad mientras buscan los cuerpos de sus seres queridos.

Las imágenes de asesinatos masivos nazis en suelo soviético eran demasiado gráficas y violentas para los líderes, que se cuidaban mucho de mostrar públicamente el sufrimiento de su pueblo. Al igual que muchas de las fotos Baltermants, Pena fue censurada. No se mostró hasta décadas más tarde, concretamente hasta 1975.

 

6. Masacre de la Universidad Estatal de Kent, 1970 – John Paul Filo

 

Foto: John Paul Filo / AP

 

A principios de la década de los años 70, un suceso violento en la Universidad Estatal de Kent, en el estado de Ohio, conmocionó a la opinión pública norteamericana. El 4 de mayo de 1970, una protesta estudiantil terminó con la muerte de 4 manifestantes a manos de agentes de la Guardia Nacional de Estados Unidos, que habían recibido la orden de contener a los manifestantes. Los estudiantes protestaban por la invasión estadounidense de Camboya en el marco de la guerra de Vietnam y las protestas pacifistas en Estados Unidos.

John Filo, un estudiante y fotoperiodista a tiempo parcial, fue quien capturó este instante lleno de rabia y desolación. La foto de un aficionado llegó a la portada del New York Times y mereció un Pulitzer. Los trágicos sucesos de Kent recibieron respuestas por toda la nación: cientos de universidades, colegios e institutos promovieron una huelga estudiantil, mostrando su solidaridad. El tiroteo duró 13 segundos, pero esta imagen ha terminado pasando a la Historia.

 

7. El barcos sin sonrisas, 1977 – Eddie Adams

 

Las imágenes más influyentes de la Historia que no habrían pasado el escrutinio de Twitter 6

Foto: Eddie Adams / AP

 

Eddie Adams, de quien ya hemos hablado en la primera foto de esta lista, era prolifero a la hora de captar iconos en fotografía. En este caso, la instantánea se fue tomada en un barco. Adams acompañaba a una patrulla marítima de las autoridades tailandesas cuando vio acercarse a un barco repleto de refugiados llegados de Vietnam del Sur que trataban de llegar hasta la costa de Tailandia. Miles de vietnamitas habían huido del país tras la retirada del país de las tropas norteamericanas dos años antes, en 1975, huyendo del comunismo survietnamita.

“Esta es la primera vez en mi vida que nadie sonrió, ni siquiera los niños”, llegó a decir el fotógrafo tiempo después de publicarse la foto. La imagen tuvo tal repercusión que el Congreso norteamericano finalmente abrió las puertas a unos 200.000 survietnamitas asilados, que entraron en Estados Unidos entre 1978 y 1981.

 

8. El buitre, 1993 – Kevin Carter

 

Las imágenes más influyentes de la Historia que no habrían pasado el escrutinio de Twitter 7

Foto: Kevin Carter

 

En 1993, el fotógrafo sudafricano Kevin Cater decidió, tras cubrir los sucesos más violentos del Apartheid en su país de origen, viajar hasta Sudán. Su intención era mostrar al mundo la grave hambruna que azotaba en el territorio centroafricano. Agotado tras pasar el día tomando fotografías en la aldea de Ayod, se dirigió hacia el bosque para descansar. Allí escuchó unos gemidos, a los que decidió acercarse y fue cuando se topó con la impactante escena que muestra su fotografía: un niño escuálido, aturdido y que se había derrumbado de camino a un centro de alimentación. Cuando tomó la imagen del niño, un buitre aterrizó cerca. Carter había sido advertido de no tocar a las víctimas en el desarrollo de su labor, por lo que en vez de ayudar, pasó 20 minutos aguardando con la esperanza de que el ave, que estaba al acecho, abriera sus alas y echara a volar. No lo hizo, por lo que la ahuyentó y observó finalmente cómo el niño continuaba su camino hacia el centro.

Esta imagen copó la portada de varios periódicos, incluido el New York Times, y marcó profundamente a su autor, que se suicidó un año después. Su carta de suicidio decía “estoy atormentado por los recuerdos vívidos de matanzas y cadáveres y la ira y el dolor”.

 

9. Bosnia, 1992 – Ron Haviv

 

Las imágenes más influyentes de la Historia que no habrían pasado el escrutinio de Twitter 8

Foto: Ron Haviv

 

La guerra en Bosnia aún no había comenzado cuando el estadounidense Ron Haviv hizo esta foto de un serbio pateando a una mujer musulmana que había sido fusilada por las fuerzas serbias. Haviv, que es conocido por su amplia cobertura de los conflictos yugoslavos, viajó hasta Bosnia para documentar la guerra que estaba a punto de estallar, y se centró en aquel momento en la práctica de la limpieza étnica realizada por los Tigres de Arkan, una brutal milicia nacionalista que le había advertido de que no fotografiara ningún asesinato. Haciendo caso omiso, y arriesgándose a ser descubierto, decidió capturar el instante en que un miliciano pateaba a una mujer muerta.

La revista Time publicó la foto una semana después del suceso, y la imagen, repleta de odio, provocó un amplio debate sobre la respuesta internacional al empeoramiento del conflicto en Bosnia, y evidenció la limpieza étnica realizada por esta milicia nacionalista.

 

10. El terror de la guerra, 1972 – Nick Ut

 

Las imágenes más influyentes de la Historia que no habrían pasado el escrutinio de Twitter 9

Foto: Nick Ut / AP

 

La última de esta lista de imágenes influyentes es, muy seguramente, la más icónica de todas. El terror de la guerra supuso un auténtico revuelo mediático tras su publicación, fue la revelación al mundo de la crudeza de una guerra que ya duraba más de 15 años y que había provocado una ola de indignación y de protestas antibélicas en muchos países de occidente, especialmente en uno de los beligerantes del conflicto, Estados Unidos.

El 8 de junio de 1972, el fotógrafo de Associated Press Nick Ut estaba en las afueras de Trang Bang, una localidad situada a unos 50 kilómetros al noreste de Saigón, cuando la Fuerza Aérea de Vietnam del Sur lanzó una carga de napalm sobre el pueblo. Ut comenzó a tomar fotografías, en mitad del caos, de todo lo que tenía ante sus ojos y capturó el horror de unos niños gritando y corriendo por una carretera secundaria. En el centro de la imagen, Kim Phuc, la niña del napalm, una pequeña de 9 años desnuda con gesto de pánico a la que salvó la vida el propio Ut al trasladarla a un hospital. Allí, le pidió a los médicos que la atendieran y se aseguró de que no la olvidaran.

Tras ayudar a la pequeña, envió su instantánea a Associated Press, donde tras un largo debate deontológico -entre otras cosas porque la imagen mostraba a una menor desnuda- decidieron publicar la foto, que le valió a Nick Ut el Pulitzer. La imagen se convirtió rápidamente en un icono cultural y su crudeza convenció aún a más gente de que el conflicto de Vietnam se estaba alargando demasiado.

Después de todo, la historia tuvo un final feliz, o algo parecido. Tras terminar la Guerra de Vietnam, Kim Phuc fue utilizada por el Gobierno comunista del país para realizar diversas campañas de propaganda hasta que logró que le permitieran ir a estudiar a Cuba, donde conoció a su marido. En 1992, cuando regresaba de su luna de miel de Moscú a La Habana, aprovechó una escala en Canadá para pedir allí asilo político. Desde hace 20 años es embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO.