Mundo ethos

Y el 8M se hizo historia: cómo las mujeres mexicanas se levantaron contra los feminicidios

Hartas del miedo y la violencia machista, decenas de miles de mujeres desbordaron las calles de Ciudad de México en la marcha por el Día de la Mujer

por Beatriz Guillén

Actualizado:

Cada día 10 mujeres son asesinadas en México. Solo en 2019 fueron asesinadas 3.825 mexicanas, según datos del Secretariado de Seguridad Pública. Además, la inmensa mayoría de estos crímenes permanecen impunes. El 93,2% de los delitos en México de 2018 no fueron resueltos, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública de 2019 del Instituto Nacional de Estadística de México (INEGI).

El hartazgo y el miedo hicieron el 8 de marzo salir a las calles a decenas de miles de mexicanas para decir basta a la violencia machista. Los datos del Gobierno de la Ciudad de México apuntan a unos 80.000 asistentes a la marcha por el Día Internacional de la Mujer, aunque algunas organizaciones han duplicado esa cifra.

Los gritos contra los feminicidios, los abusos y las desapariciones, y la defensa del aborto legal marcaron una marcha histórica, que se ha convertido en la más multitudinaria hasta la fecha: «Disculpa las molestias, pero nos están matando».

Durante la marcha, de carácter pacífico, algunos grupos de choque pintaron monumentos e hicieron destrozos en mobiliario urbano. «Estamos hartas de que no se nos escuche. Todos los días tenemos miedo de salir a la calle«, contó a The Objective una de las jóvenes encapuchadas que participó en estas acciones.

Unas horas antes del inicio de la marcha, decenas de mujeres pintaron con color blanco en la plancha del Zócalo algunos de los miles nombres de las mujeres que fueron víctimas de feminicidios —asesinatos por razón de género— del 2016 a los primeros meses de 2020. La artista visual María Conejo, una de las promotoras de la intervención, explicó que el objetivo era «hacer un recordatorio de las mujeres arrebatadas»: «Estamos ante una emergencia nacional y nadie parece hacer nada«.

Al día siguiente, en una jornada histórica, las mexicanas faltaron el lunes a sus trabajos para sumarse al primer paro nacional de mujeres convocado contra los feminicidios. Las mexicanas estaban convocadas a no trabajar ni consumir durante el llamado #UnDíaSinNosotras para visibilizar su ausencia. El paro tuvo un gran seguimiento en oficinas de gobierno, universidades y grandes multinacionales, pero poco en los comercios.