Lideremos para el ahora y no para el futuro

Lideremos para el ahora y no para el futuro
Daniela Carvajalino

Daniela Carvajalino

CEO y Fundadora The Biz Nation

Ilustración: Marisa Maestre

Un NUEVO LIDERAZGO

El contexto que fuimos retados a aceptar por la pandemia provocada por la Covid-19, ha puesto a prueba el liderazgo, su verdad y su funcionalidad no solo en las empresas sino también en el ser humano como ente social.

La pandemia puso en foco rojo tres ámbitos totalmente relacionados con el liderazgo implementado hasta ahora -incluso por grandes empresarios-: la continuidad, la sostenibilidad y la gestión de las personas, incluyendo ahora la virtualidad. Esta situación ha hecho que muchos líderes nos sintamos protagonistas e incluso responsables de un cambio de escenario que nos ayudará a afrontar nuevas maneras de vivir el día a día.

"Esta situación ha hecho que muchos líderes nos sintamos protagonistas e incluso responsables de un cambio de escenario que nos ayudará a afrontar nuevas maneras de vivir el día a día".

Estamos en un momento en el cual la prioridad es reordenar y reconstruir los principios que tenemos acerca de un líder exitoso. La Covid-19 ha dejado claro que nada se paraliza. Es más, ahora, debido al aceleramiento, tenemos acceso a la transformación tecnológica que había sido planificada para un futuro (2025-2030), y esto es lo que la nueva generación de líderes está reevaluando. Se requieren comportamientos y pensamientos diferentes, y, sobre todo, habilidades importantes que no pueden quedar de último en una check list como poder aprender a aprender y aprender a concentrarnos.  La concentración es un plus importante ahora que nuestra realidad nos obliga a estar en varias actividades al mismo tiempo sin perder el hilo ni el ritmo de ninguna. Pero, ¿qué busca la nueva generación de líderes? Valorar lo que para otras generaciones no era importante: activar nuevas formas de comunicación y de análisis. Gracias al avance tecnológico sabemos que lo inmediato y lo visual han llegado para quedarse y no para ser una etapa efímera en la estación productiva del ser humano. 

Estamos convencidos de que pronto vamos a tener que experimentar otros cambios y la pregunta ahora es: ¿Estamos preparados? Tenemos la oportunidad de aprovechar la crisis para reevaluar y anticiparnos a las agendas, para afrontar los movimientos estratégicos en búsqueda de un avance que no solo quede en un intento. De lo contrario, solo vamos a seguir corriendo una carrera sin objetivos con el riesgo de regresar a una vieja normalidad obsoleta.

Esta nueva era está reconfigurando la forma en cómo vivimos y especialmente está transformando los mercados laborales mundiales de forma rápida y contundente. Los rápidos avances tecnológicos como la Inteligencia Artificial o la realidad virtual están cambiando la forma en la que trabajamos y si bien es cierto que esto ha hecho que algunos trabajos se vuelvan más fáciles y rápidos al realizar, también es cierto que, por otro lado, la necesidad de un ser humano en algunos puestos ya no sea indispensable.

Es por esta razón que la nueva forma de consolidar un buen equipo de trabajo dependerá de la visión de su líder. Hace algunos años, e incluso meses, hubiese sido «futurista» hablar de lo que hoy es una realidad.

"El futuro del que tanto llevamos hablando los últimos 10 años es ahora. La Covid-19 fue un catalizador muy radical que nos adelantó en el tiempo para que empezáramos a vivir en pleno 2020 como se supone que íbamos a vivir en el 2030".

Para que esto ocurra de manera exitosa debemos dotarnos de nuevas habilidades y herramientas, pero sobre todo debemos dejar de pensar que se trata solo de habilidades blandas cuando en realidad son habilidades esenciales, habilidades no cognitivas, habilidades socioemocionales y habilidades que nos permitan desarrollar diferentes tipos de trabajo sin necesidad de haberlos estudiado.

Un estudio realizado por investigadores del Banco Mundial en el 2018 indicó que el desarrollo elevado de habilidades no cognitivas, incluyendo los cinco rasgos de la personalidad (extroversión, conciencia, apertura a la experiencia, estabilidad emocional y amabilidad), está relacionado con tener una posición que no será reemplazada por la tecnología. También el Foro Económico Mundial hace hincapié en las 4 Cs como las habilidades que nos diferencian a los humanos de las máquinas, robots y aplicaciones: comunicación, creatividad, pensamiento crítico y colaboración. 

De ahora en adelante es fundamental que consideremos que el compromiso por parte de cada uno de nosotros -y de cada colaborador- debe estar enfocado a la era de la inmediatez, la flexibilidad y la capacidad de adaptación.

Este artículo fue publicado originalmente en la revista UNO. Lea el original.

UNO es una publicación de IDEAS LLYC dirigida a clientes, profesionales del sector, periodistas y líderes de opinión, en la que firmas invitadas de España, Portugal, América Latina y Estados Unidos junto con Socios y Directivos de LLYC, analizan temas relacionados con el mundo de la comunicación.

Un NUEVO LIDERAZGO

Ideas LLYC
Un NUEVO LIDERAZGO