The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Ligar confinados: a nuevos problemas, nuevas soluciones

El arte de ligar requiere ahora de altas dosis de originalidad. Algo que les sobra a los creadores de 'Love is Quarantine'

Foto: Love is Quarantine | Instagram

Tinder no tiene el monopolio en lo que a ligar durante el confinamiento se refiere. Todo contacto físico está ahora en espera, pero no por ello debemos renunciar a conectar con los demás, conocer a gente nueva y, quién sabe, incluso encontrar el amor.

Thi Q. Lam (27) y Rance Nix (28) mataban las horas de cuarentena en el apartamento que comparten en Brooklyn, Nueva York. Recurrieron, como muchos, a Netflix e hicieron un maratón de Love is Blind, un reality en el que los participantes tienen citas a ciegas en sentido literal: a través de habitaciones sin ventanas, sin poder ver a la otra persona.

El escenario les resultó familiar. Pensándolo bien, nuestra situación ahora mismo no dista mucho de esas habitaciones en las que los participantes se conocen. Ellos también estaban confinados.

Una idea reciclada de un viejo proyecto de la universidad: utilizar hojas de cálculo de Google en modo colaborativo para conectar a gente en Internet. Así nació Love is Quarantine, una adaptación del reality a los tiempos de cuarentena. Un programa que se emite cada noche en Instagram y al que ya siguen casi 17.000 personas.  Una posibilidad de conectar con otras personas diferente al resto de aplicaciones de citas y disponible en todo el mundo.

Muy simple. Solo dos herramientas: Instagram, y las hojas de cálculo de Google. Todo aquel que quiera participar escribe a la cuenta de Instagram, y Rance y Thi los disponen manualmente en las celdas de Google.

https://www.instagram.com/p/B-IzSs5H1Ya/

Las citas son por teléfono. Cada temporada dura una noche. Es todo muy casero: postean en la cuenta de Instagram los vídeos –tapando la cara– de los participantes antes y después de las citas, para que el público siga su historia de cerca.

"Fue mejor que la mayoría de las citas cara a cara que he tenido"

Sarah Beth estaba pasando la cuarentena en Philadelphia, EEUU. Un buen día decidió probar este experimento. Hacía semanas que solo se relacionaba con sus compañeros de piso y necesitaba algo más. Tuvo seis citas diferentes y en una de ellas saltó la chispa: conoció a Courtney. Se conocieron por teléfono, sin verse la cara. La clave de Love is Quarantine funcionó. "Diría que fue mejor que la mayoría de las citas cara a cara que he tenido", nos cuenta. "En las citas cara a cara la gente suele estar más tensa, pendiente de los gestos del otro e intentando controlar sus expresiones y palabras, sin vernos la cara todo fluyó de forma más natural, más genuino". Ahora siguen hablando, amenizándose la cuarentena, y están deseando que acabe para poder verse en persona.

Beth había probado casi todas las apps de citas del mercado, y ha encontrado en este experimento casero su favorita. "La gente que se apunta de verdad quiere conocer a otras personas, mientras que en el resto de aplicaciones a veces solo estás aburrido y quieres hablar con alguien un par de mensajes y luego pasar". Aunque no te veas la cara, esto es mucho más real.

Uno de sus fuertes es la diversidad. Hasta ahora, han hecho dos noches para parejas heterosexuales, dos para homosexuales, una para queers, una para “boomers” (más de 60 años) e incluso una para emparejar a personas exageradamente altas con otras exageradamente bajas. No hay límite para su improvisación. “Sabíamos desde el primer momento que queríamos que hubiese parejas LGTBQIA”, nos explica Nix. Algo en lo que Love is Blind cojea.

https://www.instagram.com/p/B-Fx6zQH4SV/

Un experimento que intenta responder a la misma pregunta que el reality de Netflix: ¿se puede forjar una conexión emocional con alguien a quien no ves? Esto sumado al hecho de que, en la situación actual, nuestras emociones se intensifican.

Todo empezó como una parodia para matar el aburrimiento. “Buscábamos crear contenido gracioso en Instagram” Para el primer experimento, convencieron a un par de amigos que no se conocían entre sí para que se apuntasen. Dos semanas después, tienen 16.800 seguidores “La respuesta ha sido fenomenal, increíble”, afirma Rance.

Nix nos cuenta que se juntaron muchos factores para que su idea tuviese éxito. “La gente está aburrida, en muchos casos sola, hastiada… buscan intimidad, algún tipo de conexión”, explica. Love is Quarantine ha sido, para muchos, una respuesta. Una manera original de luchar contra esos sentimientos y, a la vez, tener la oportunidad de encontrar el amor.

De momento, están improvisando día a día. “Estamos surfeando esta ola de entusiasmo tal y como llega”. En las próximas semanas, tenemos algunas cosas en mente. Estamos hablando con colaboradores sobre la posibilidad de asociarnos o incluso de que nos compre alguna empresa. También hemos creado merchandising y los beneficios irán para la ONG Feeding America, que se está encargando de que nadie pase hambre durante esta pandemia que, queramos o no, no afecta a todos por igual.

“Esta forma desorganizada de llevarlo ha ayudado mucho, a la gente le gusta lo scrappy que es, que improvisemos. Les gusta que sea algo que hagan dos chicos desde su apartamento, transparente y auténtico”, concluye Rance, divertido por la situación.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.