¿Llegaremos a una guerra nuclear? Los satélites nos dan pistas
Foto: KCNA KCNA

Futuro

¿Llegaremos a una guerra nuclear? Los satélites nos dan pistas

Cuando Kim Jong-un lanzó hace unos días, concretamente el 14 de mayo, un misil a unos 2.000 kilómetros de altitud y logró demostrar que el país más aislado del mundo sigue trabajando, y parece que con éxito, en el desarrollo de armamento nuclear cuyo objetivo son las bases estadounidenses.

por The Objective

Cuando Kim Jong-un lanzó el 14 de mayo un misil a unos 2.000 kilómetros de altitud, logró demostrar que el país más aislado del mundo sigue trabajando, y parece que con éxito, en el desarrollo de armamento nuclear cuyo objetivo son las bases estadounidenses.

Las preguntas que podríamos hacernos son muchas, ya que está en juego la paz mundial y la estabilidad del planeta, pero concretamente, estaría bien saber cuándo podrían llegar estos misiles de largo alcance a Estados Unidos, y si realmente es posible que Corea del Norte pueda llevar a cabo este ataque como respuesta, según justifica Pyongyang, a las amenazas estadounidenses.

Bien, vayamos por partes. El país que gobierna Kim Jong-Un está desarrollando un misil que transportaría una cabeza nuclear para alcanzar la parte continental de Estados Unidos. Para lograr que el ataque tenga éxito, este misil necesitaría llegar a los 8.000 kilómetros de altitud o más, y contar también con la tecnología necesaria para asegurar la estabilidad de reingreso en la atmósfera de la cabeza nuclear.

Esta prueba «representa un nivel de desempeño nunca visto antes en un misil norcoreano», asegura el experto en aeroespacio John Schilling en un análisis en el sitio web estadounidense 38 North, según cita Reuters. «Parece que no sólo ha demostrado que tiene un misil balístico de alcance intermedio (IRBM) que podría permitirle atacar de forma fiable la base estadounidense situada en Guam, una la isla del Pacífico; sino que también, y esto es lo más importante, puede representar un avance sustancial en el desarrollo de un misil balístico intercontinental (ICBM)». La agencia oficial de noticias norcoreana, KCNA, resalto la precisión en la detonación y cómo el misil logró sobrevivir «bajo la peor situación de reingreso» en la atmósfera.

¿Llegaremos a una guerra nuclear? Los satélites nos dan pistas

Kim Jong-un asiste a todos los ensayos nucleares. | Foto: KCNA

Con todo ello, podríamos decir que Corea del Norte sí avanza en lo que se refiere a armas nucleares y, por supuesto, Estados Unidos ya las tiene, así que si alguno de los dos países en discordia decidiera atacar ¿podríamos saberlo con antelación? Los satélites nos podrían dar pistas, según se explica en Quartz.

Durante los últimos años, compañías satelitales como DigitalGlobe y Planet han ofrecido una gran cantidad de datos a analistas de seguridad o grupos de pensadores para analizar los programas de ingeniería a gran escala, utilizados en la construcción de armas de destrucción masiva. El director del programa ‘East Asia Non-proliferation’ en el Instituto de Estudios Internacionales Middlebury, Jeffrey Lewis, asegura que «los analistas tienen más información hoy de la que podían tener en los años 60 y 70, incluso aquellas personas que tenían acceso a la información clasificada».

Así, durante la Guerra Fría, los analistas independientes basaban su información, esencialmente, en lo que podían obtener de los amigos que tenían el los gobiernos, en los periódicos o en los documentos desclasificados, y hoy la situación es distinta. Aunque aún se cree que los satélites gubernamentales sobrepasan el poder de la tecnología de aquellos que son comerciales, gracias a los datos que ofrecen y gracias también a Internet, analistas como Lewis pueden rastrear la construcción de estas armas, e incluso rebatir la información que dan las fuentes oficiales.

Por ejemplo, el año pasado, Corea del Norte llevó a cabo un intento de prueba de misiles de alcance medio que resultó fallido y no pudo llegar a Estados Unidos, según analistas de la inteligencia norteamericana. Como las pruebas fallaron, el radar militar no pudo identificar la capacidad de los misiles norcoreanos, sin embargo, gracias a las fotografías de la compañía de satélites Planet, Lewis y sus colegas pudieron comparar los daños causados por los misiles y estimar que eran más grandes de lo que pensaban y que, por tanto, la capacidad de recorrido de dichos misiles era mayor de lo que afirmaban las estimaciones oficiales.

El arsenal de misiles de Corea del Norte está diseñado para que se pueda dar la orden de despegue desde un teléfono móvil, y así ocultar mejor la información a todos los adversarios. Todo esto hace que reunir pistas desde el espacio sobre las pruebas que realiza el país sea aún más complicado. Sin embargo, los analistas pueden combinar las visiones que puedan obtener desde el espacio, con el análisis minucioso de las fotos de propaganda que ofrece Corea del Norte y así lograr una comprensión técnica de cómo se están desarrollando los misiles y las armas nucleares. Lewis compartió en las redes que el misil más reciente que lanzó el régimen de Pyongyang fue el que se presentó en un desfile militar el mes pasado.

Para entender los ensayos nucleares subterráneos realizados por el régimen norcoreano se utilizan mediciones de satélite que permiten construir un mapa tridimensional de la montaña donde se realizan, en un esfuerzo por comprender mejor el rendimiento de las explosiones.

Desde Estados Unidos se ha intentado localizar los movimientos del dictador norcoreano, ya que asiste personalmente a cada ensayo nuclear. El equipo de Kim Jong-un podría sospechar que están intentando traquear al líder, ya que Lewis y sus colegas han notado un esfuerzo mayor por parte de los norcoreanos para camuflar la ubicación de Jong-un. Sin embargo, otro analista de Middlebury, David Schmerler, logró frustrar un intento de ocultar la ubicación de Kim, mediante la comparación cuidadosa de señales de tráfico en fotos de propaganda, con las películas subidas a YouTube por turistas chinos.

¿Llegaremos a una guerra nuclear? Los satélites nos dan pistas 1

Cada vez son mayores los esfuerzos para intentar ubicar al líder norcoreano. | Imagen: Planet

Sin duda, la información (llegada desde el espacio o no) es poder y puede servir para prepararse, para prevenir sobre situaciones límites, pero también para generar más guerra. Lewis cita en Quartz la ocasión en la que la administración de Barack Obama utilizó las imágenes obtenidas desde el cielo, para pedir apoyo al bombardeo sobre Siria, después de que el régimen utilizara armas químicas. «Creo que los sirios lo hicieron, pero una cosa que noté fue que los expedientes publicados por los Estados Unidos, Reino Unido y Francia con el fin de hacer público el caso, se parecieron mucho a los expedientes de guerra pre-Irak».