The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Lo que aprendió Cassini en su lecho de muerte

Foto: NASA | Reuters

Aunque la misión de la sonda Cassini terminó en septiembre, continúa llegando a la Tierra información recabada durante su viaje. Concretamente, la NASA está recibiendo ya datos de los últimos momentos de la nave, cuando se sumergía, literalmente, en la atmósfera de Saturno, donde el aparato dio por finalizado su trabajo, que se prolongó durante 20 años. Inicialmente, la misión Cassini-Huygens iba a durar cuatro años, pero ante el imprevisto rendimiento de la nave, las agencias detrás del proyecto (la NASA, la ESA y la Agencia Espacial Italiana) decidieron prolongarla hasta 2017, momento en el que la sonda entró en contacto con la atmósfera del sexto planeta del Sistema Solar y, de forma programada, se destruyó. Diligente, Cassini mantuvo su antena dirigida hacia la Tierra mientras su combustible se lo permitió y, después de enviar su última señal, ardió en el cielo de Saturno. Este es su testamento.

La atmósfera de Saturno

Cuando Cassini entró en contacto con Saturno, fue lo máximo que el ser humano se ha acercado a este planeta. El último aliento de la nave proporciona el “primer sorbo” de la atmósfera del planeta, según declaraciones de la NASA recogidas por la CNN. El espectómetro con el que iba equipada recogió muestras de la estructura y de la composición de Saturno, algo que no podría haber hecho si solamente se hubiera quedado orbitando alrededor del gigante gaseoso. Una de las mayores curiosidades de los científicos era conocer el fenómeno de la lluvia de anillos, en el que parece que los anillos llueven en la atmósfera, ya que esta se encuentra muy próxima de aquellos. El espectómetro pudo determinar qué material pertenece a los anillos y cuál a la atmósfera.

Lo que aprendió Cassini en su lecho de muerte 1

Imagen de Saturno y una de sus lunas tomada por Cassini. | Foto: NASA / Reuters

Por primera vez, los científicos tienen mediciones directas de la atmósfera de Saturno y datos que prueban que efectivamente los anillos desprenden moléculas que llueven sobre la atmósfera del planeta. Los científicos han descubierto también que los anillos, fundamentalmente compuestos de agua, también contienen metano, algo que no habían esperado encontrar. Todavía se están estudiando los datos procedentes de las capas más interiores de la atmósfera.

Los anillos

Otro misterio clave que Cassini debía resolver está relacionada los anillos de Saturno. Los científicos no entendían cómo seguían orbitando alrededor del planeta sin ninguna fuerza que los mantuviera en su sitio. Las ondas que muestran los anillos demuestran que las lunas de Saturno ralentizan su movimiento y evitan que se desperdiguen. Los datos recabados por Cassini han demostrado que los satélites naturales que hacen este trabajo son Pan, Atlas, Prometeo, Pandora, Epitemeo, Mimas y Jano.

Lo que aprendió Cassini en su lecho de muerte 2

Imagen de los anillos de Saturno tomada por Cassini. | Foto: NASA / Reuters

 

“Esa es la novedad de esta idea”, dice, en declaraciones a la CNN, Radwan Tajeddine, investigador astronómico de la Universidad de Cornell y principal autor del estudio de los anillos. “Nadie imaginaba que los anillos se mantenían en su sitio gracias a una responsabilidad compartida”.

La nube tóxica de Titán

El mayor satélite natural de Saturno, Titán (más grande que Mercurio) es la única luna conocida con una atmósfera densa de nitrógeno y metano y con nubes. Una de ellas está llamando la atención de los científicos gracias a la labor de Cassini. La nave detectó una nube tóxica en el polo sur, que contribuye a la complejidad química de Titán. Irónicamente, la nave detectó la nube desde el polo norte.

Lo que aprendió Cassini en su lecho de muerte 3

Imagen del polo sur de Titán tomada por Cassini. | Foto: NASA / Reuters

La sonda pudo haber estudiado un poco más en profundidad el satélite antes de destruirse en Saturno, pero los científicos no lo consideraron prudente. Aunque claramente tóxica para los humanos, es posible que tanto Titán como su vecino Encélado puedan albergar algún tipo de vida y la NASA no quiso contaminar los resultados del estudio (ni de investigaciones posteriores en el satélite) introduciendo partículas procedentes de la Tierra que pudieran llevar a conclusiones erróneas. Así, después de echar un vistazo, Cassini puso rumbo a Saturno y se despidió.

 

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.