The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Los dobles de acción, héroes de la gran pantalla

Todos hemos visto alguna vez películas en las que los protagonistas se pelean al borde de un precipicio, se persiguen en coche o moto haciendo todo tipo de trucos y piruetas, o incluso arden dentro del propio coche. Son escenas alucinantes que nos trasladan a un mundo de acción que parece completamente real, pero muy pocas veces pensamos en aquellos que hacen posibles estas escenas: los especialistas en cine de acción. Son actores que saben manejar armas de fuego, armas blancas, armas improvisadas, saltar y caer desde gran altura, son especialistas en conducción de precisión, equitación y caídas desde un caballo, esgrima, interpretación, acrobacia, escalada, coordinación de peleas, atropellos, caídas de bicicleta con el cuerpo ardiendo, antorchas humanas, buceo con botellas… En definitiva, son una especie de súper héroes capaces de hacer realidad todas esas escenas que al resto nos parecen imposibles.

 

Un doble de acción lleva a cabo una acción de conducción peligrosa en una exhibición. (Foto: China Stringer Network/ Reuters)

Un doble de acción lleva a cabo una acción de conducción peligrosa en una exhibición. (Foto: China Stringer Network/ Reuters)

Es una profesión que implica un gran número de riesgos que, a veces, no están lo suficientemente controlados. A principios del mes de noviembre murieron ahogados dos especialistas de cine en India al lanzarse al agua desde un helicóptero, pues la lancha que debía ir a su rescate no funcionaba. Y aunque este caso puede sonar extremo, no es el único: solo en Estados Unidos, desde 1990, al menos 43 personas han muerto en rodajes y más de 150 han sufrido lesiones que cambiaron su vida.
Es por este motivo por el que, para llevar a cabo este tipo de escenas, es imprescindible una buena formación como especialista de cine de acción pero, sobre todo, la concienciación sobre las medidas de seguridad necesarias para participar en cada escena peligrosa.

Soportar el dolor y el miedo son dos condiciones básicas en esta profesión

Para dedicarse a esta profesión, lo primero que se necesita es “una buena condición física, capacidad para aguantar golpes y soportar el dolor, y una capacidad mental entrenada para controlar el miedo”, nos cuenta Ángel Plana, dueño de la Escuela de Especialistas Ángel Plana. Ángel, que lleva en esta profesión desde hace 30 años, explica que estas habilidades se pueden aprender en cursos de formación especializados en estos temas.

Un doble de acción muestra en una exhibición la práctica de la antorcha humana. (Foto: Hannibal Hanschke)

Un doble de acción muestra en una exhibición la práctica de la antorcha humana. (Foto: Hannibal Hanschke/ Reuters)

Para una preparación mínima, que permite al especialista empezar a trabajar en escenas de dificultad media, es necesario alrededor de un año, pero “tras esto el especialista debe seguir preparándose en las diferentes disciplinas con las que ha tenido contacto durante su periodo en la escuela, para poder llegar mucho más lejos”.
En España, la Asociación Nacional para la Formación del Especialista de Cine ofrece cursos para este tipo de profesionales, en los que incluye diferentes disciplinas que van desde la antorcha humana hasta la caída por las escaleras o el salto al vacío. Pero también hay varias escuelas en las que se puede obtener esta formación, entre ellas la de Ángel Plana, que es un referente en materia de prevención de riesgos laborales en el sector.

La seguridad de los especialistas, aún sin regular

Su ‘Manual de Prevención de Riesgos Laborales en la Profesión de Especialista de Cine y Doble de Acción para el Sector Audiovisual’ es el documento que utilizan las productoras actualmente para estipular las medidas de seguridad necesarias en cada escena que graban.

“Es el propio especialista en su calidad de coordinador de acción el que decide y exige unas medidas de seguridad”

Por eso le preguntamos a Ángel qué tipo de medidas son necesarias para llevar a cabo una escena de acción, a lo que nos responde que “cada diferente acción que te puedan pedir en una producción está estipulada y tipificada en nuestro propio plan de prevención de riesgos laborales, donde se indican claramente las medidas de seguridad específicas para cada diferente acción”.
Sin embargo, este es el único documento que se tiene como referencia en el sector a la hora de regular las prevenciones y medidas de seguridad de cada escena, pues no existe ninguna regulación oficial, ninguna ley, que obligue a las productoras a cumplir unas normas de seguridad específicas. “Es el propio especialista en su calidad de coordinador de acción el que decide y exige unas medidas de seguridad previstas en el manual”, explica Ángel. Además, añade que los propios especialistas suelen ser más cuidadosos y rigurosos con la seguridad que las productoras. El hecho de que el sector no sea muy conocido implica quizá que las autoridades no le dan la importancia que realmente tiene.

 

Un grupo de dobles de acción realizan una escena de lucha en la alfombra roja del estreno de GI Joe (Foto: Joel Ryan/AP)

Un grupo de dobles de acción realizan una escena de lucha en la alfombra roja del estreno de GI Joe (Foto: Joel Ryan/AP)

No obstante, estos profesionales están muy bien considerados dentro del mundo de la televisión y el cine, pues estos son conscientes de que muchas de las acciones de sus producciones no podrían salir a la luz si no fuera por ellos. Esto se ha demostrado en los últimos años en actos como el reconocimiento de su trabajo a través de algunos premios, como el Premio Iris del Jurado de la Academia de Televisión, creado específicamente para galardonar este tipo de trabajos.

Horas de grabación para unos pocos minutos

La ardua labor de los dobles de acción es la que nos trae a nuestras pantallas todas esas escenas heroicas con las que disfrutamos y nos emocionamos tan a menudo. Lo que no nos imaginamos es por todo lo que tienen que pasar estos actores para que nosotros podamos meternos en ese mundo de acción que nos aísla de la realidad por unos minutos. Como todo, la duración de la grabación de estas escenas depende de la dificultad de cada una: “Depende de la dificultad, del decorado, de la cantidad de especialistas que intervengan, depende también de si hay efectos especiales involucrados, explosiones, impactos de bala… Puede ser entre una acción sencilla de una hora a una acción complicada de varios días”, nos explica Ángel Plana. Horas y horas de tensión y actividad física al máximo para conseguir el plano perfecto.

“Sin ellos, muchas de las películas más famosas de toda la historia no hubieran sido posibles”

Una de estas escenas puede ser también bastante cara. Un ejemplo son los accidentes de coche con vuelcos a gran velocidad, que puede costar alrededor de 12.000 euros.

Un especialista demuestra sus habilidades en la exhibición

Un especialista demuestra sus habilidades en la exhibición “Well of Death” en India (Foto: Dar Yasin/ AP)

Estos actores no son las caras conocidas de Hollywood y sus nombres no aparecen en los medios de comunicación. Pero, sin ellos, muchas de las películas más famosas de toda la historia no hubieran sido posibles, ni muchas de las series de acción que nos entretienen y enganchan cada día.
Para dedicarse a esta profesión, los dobles de acción tienen que pasar por un entrenamiento muy duro que solo superan los mejores, además de que necesitan años de especialización en diferentes disciplinas. Es por eso que intentan poco a poco que esta actividad profesional sea reconocida y se creen por fin unas normas oficiales que protejan a los especialistas y ofrezcan una guía común a las productoras que los contratan.
Y es por esto también que ahora, cada vez que veamos una escena de acción, nos acordaremos de estos héroes de la pantalla.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.