Los estereotipos del Papa Francisco

Política y conflictos

Los estereotipos del Papa Francisco

En la entrevista publicada el pasado domingo 22 de enero, el Papa Francisco dijo: “Y, evidentemente, hoy día Latinoamérica está sufriendo un fuerte embate del liberalismo económico, de ese que yo condeno en Evangelii gaudium cuando digo que esta economía mata. Mata de hambre, mata de falta de cultura.” Nada menos evidente y más lejos de la verdad.

por Axel Capriles

En una larga entrevista exclusiva realizada por el diario español El País al Papa Francisco a la misma hora en que Donald Trump se juramentaba como Presidente de los Estados Unidos, el Obispo de Roma, Jorge Mario Bergoglio, se lanzó con una “posverdad” convertida en estereotipo efectista. En la entrevista publicada el pasado domingo 22 de enero, el Papa Francisco dijo: “Y, evidentemente, hoy día Latinoamérica está sufriendo un fuerte embate del liberalismo económico, de ese que yo condeno en Evangelii gaudium cuando digo que esta economía mata. Mata de hambre, mata de falta de cultura.” Nada menos evidente y más lejos de la verdad.

El Papa, durante uno de sus encuentros con feligreses. (Foto: Vincenzo Pinto / AFP)

El Papa, durante uno de sus encuentros con feligreses. (Foto: Vincenzo Pinto / AFP)

 

El hambre en Venezuela no es producto del liberalismo económico. Todo lo contrario. Se debe al colectivismo, al socialismo y el autoritarismo que el Vaticano ayudó a sostener con su demagógica llamada al diálogo. Venezuela, que en el pasado fue uno de los países más ricos y una de las democracias más antiguas del subcontinente, fue arrasada por el Socialismo del Siglo XXI, un sistema pernicioso y perverso emulado por otros países latinoamericanos, como los miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Ecuador, Bolivia, Nicaragua, distan mucho de “sufrir el embate del liberalismo”.

«Hoy día Latinoamérica está sufriendo un fuerte embate del liberalismo económico, de ese que yo condeno en Evangelii gaudium cuando digo que esta economía mata»

El hambre, la pobreza o la falta de cultura en países como Brasil o Argentina deben mucho más a largos trece años de gobiernos socialistas y corruptos, como los presididos por Lula da Silva, Dilma Rousseff, Nestor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, que a un solo año de difíciles y limitadas reformas económicas adelantadas por Maricio Macri o por el gobierno interino de Michel Temer. Y a pesar de que Chile tal vez sea el país con mayor tradición liberal de Latinoamérica, difícilmente podemos decir que Michelle Bachelet, miembro del Partido Socialista de Chile, o la Nueva Mayoría, la coalición política que agrupa a los partidos de izquierda y centroizquierda y que la llevó de nuevo al poder en el 2013, sea una avanzada neoliberal.

El Papa besa la madre de un niño enfermo durante una de sus audiencias semanales en El Vaticano. (Foto: Max Rossi / Reuters)

El Papa besa la madre de un niño enfermo durante una de sus audiencias semanales en El Vaticano. (Foto: Max Rossi / Reuters)

Es tan fácil caer en estereotipos, que los periodistas de El País siguieron la respuesta del Papa con el comentario: “por eso duele tanto la violencia contra las mujeres, que es una lacra, en Latinoamérica y en tantos otros sitios…”, como si la prostitución y la trata de blancas, esos males tan antiguos como la historia de la humanidad, fueran un producto del capitalismo, un modo de producción que comienza apenas en la modernidad. “Las ideologías son refugios que te impiden tocar la realidad”, dijo el Papa Francisco en la misma entrevista. Tal vez el representante de Dios en la tierra deba comenzar por revisar el lenguaje de una ideología religiosa que se aprovecha y se nutre de la retórica antieconómica y el sentimentalismo fácil.