Los 'Jordis', primeros presos del proceso soberanista cumplen un año en prisión
Foto: JAVIER BARBANCHO| Reuters

Cultura

Los 'Jordis', primeros presos del proceso soberanista cumplen un año en prisión

Los ‘Jordis’, como ya se les conoce, se encuentran desde el lunes en la madrileña cárcel de Soto del Real acusados de un presunto delito de sedición por los acontecimientos ocurridos en Barcelona los días 20 y 21 de septiembre.

por The Objective

Actualizado:

Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. Dos personas a las que la justicia ha unido en el marco de los acontecimientos relacionados con el referéndum de autodeterminación celebrado en Cataluña el 1 de octubre de 2017, previamente anulado por el Tribunal Constitucional. Los ‘Jordis’, como ya se les conoce, se encuentran desde hace un año madrileña cárcel de Soto del Real acusados de un presunto delito de sedición por los acontecimientos ocurridos en Barcelona los días 20 y 21 de septiembre.

Los ‘Jordis’ se han convertido en bandera del independentismo catalán, no sólo porque ambos presiden sendas organizaciones soberanistas, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, sino por ser las primeras “víctimas” del “estado opresor” encarnado por el Gobierno central, según los independentistas y el Gobierno de la Generalitat.

Desde su entrada en prisión provisional sin fianza se han celebrado manifestaciones multitudinarias pidiendo la libertad de los ‘Jordis’. Incluso Amnistía Internacional ha exigido su liberación. Aunque no cuestiona el fallo del Tribunal Constitucional sobre la Ley de referéndum, ni su aplicación, considera que, «si bien convocar a manifestantes con el fin de impedir una operación policial lícita puede ser perseguido por considerarse una alteración de orden público, la presentación de cargos contra Jordi Sánchez y Jordi Cuixart por un delito grave como es la sedición y su prisión provisional constituyen restricciones excesivas de su derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica».

Los 'Jordis' primeros presos del proceso soberanista

Desde la entrada en prisión de los ‘Jordis’ se han sucedido las protestas pacíficas. | Foto: Gonzalo Fuentes / Reuters

Cuixart, empresario

Jordi Cuixart, de 42 años y nacido en Santa Perpetua de Modoga en Barcelona, figura en la página web de Òmnium Cultural como presidente de la organización catalanista. Hijo de una carnicera murciana y un obrero badalonés, no terminó el BUP. Aunque esto no le impidió fundar su propia empresa: Aranow Packaging Machinery S.L., dedicada al diseño y fabricación de equipos para envasar alimentos y productos farmacéuticos.

Es miembro del Centro Metalúrgico de Cataluña –asociación patronal de las empresas de ese sector– y patrón fundador de la organización privada de empresarios FemCAT, que desde 2004 “trabaja en la elaboración de propuestas y en la generación de iniciativas que ayuden al desarrollo económico y social de Cataluña”, según su web.

Es socio de Òmnium Cultural desde 1996 y ocupó los cargos de tesorero​ y vicepresidente hasta que el 19 de diciembre de 2015, fue puesto al frente en sustitución de Quim Torra.

La organización trabaja desde hace más de 50 años como entidad de la sociedad civil “para promover la lengua y la cultura catalanas así como para difundir la voluntad de libertad de Cataluña”, según señala su portal digital.

Asimismo, destaca que cuenta con 54.000 socios y 31 sedes territoriales, “desarrolla campañas, acciones y también grandes acontecimientos reivindicativos”. Surgió en 1961 y dos años más tarde, las autoridades franquistas la clausuraron.

Los 'Jordis' primeros presos del proceso soberanista 2

Jordi Cuixart saluda antes de declarar ante la juez Lamela. | Foto: Javier Barbancho / Reuters

Desde entonces, continuaría su trabajo en la clandestinidad hasta 1967 cuando fue legalizada. El principal objetivo de la asociación era lograr que el catalán este estuviera al mismo nivel que el español. De modo que se aplicara también en el ámbito científico, los juzgados o la literatura. Hoy en día, es una de las principales promotoras del proceso independentista en Cataluña.

Intensa trayectoria de Sánchez

Jordi Sánchez fue la persona elegida para sustituir en mayo de 2015 a la actual presidenta del Parlament, Carme Forcadell, al frente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), página que permanece cerrada por la Guardia Civil a raíz de los acontecimientos ocurridos en el marco de la celebración del referéndum de autodeterminación ilegal del 1 de octubre, del que la ANC ha sido una de sus impulsoras.

Nacido en Barcelona en 1964, es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), donde ha sido profesor asociado. Fue también profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Antes de convertirse en presidente de la ANC, Sánchez ha tenido una intensa actividad profesional. Fue director de la Fundación Jaume Boffil, donde impulsó “diversos estudios y propuestas de mejora en las políticas públicas de educación, igualdad social y del hecho migratorio, así como diversas experiencias innovadoras en el campo de la participación ciudadana y el refuerzo de los valores democráticos”.

Los 'Jordis' primeros presos del proceso soberanista 1

Jordi Sánchez, a su llegada a la Audiencia Nacional el 16 de octubre. | Foto: Javier Barbancho / Reuters

Entre 2004 y 2006, fue coordinador y redactor de uno de los cinco ámbitos del Pacto Nacional para la Educación, concretamente el que fijó las bases del servicio público educativo. En el año 2008 fue coordinador de uno de los cuatro ámbitos del Pacto Nacional para la Inmigración.

Desde 1996 hasta 2004 fue consejero de la antigua Corporación Catalana de Radio y Televisión.

Pero su puesto más relevante fue el de adjunto del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, desde 2010 hasta 2015.

Su participación en movimiento sociales y culturales de Cataluña se remonta a los años 80, destacando su actividad en la Crida a la Solidaritat, de la que fue dirigente y portavoz desde 1983 hasta su disolución en junio de 1993; la organización fue tachada por determinados sectores conservadores de “radical” y próxima a la ilegalizada Herri Batasuna.

Sin ser militante, estuvo vinculado durante años a Iniciativa per Catalunya Verds.

Desde mediados de los 90, Sánchez ha colaborado periódicamente como analista de temas sociales y políticos en diversos medios de comunicación del país. En los últimos años ha impartido centenares de conferencias, tanto en actos organizados por instituciones públicas como por asociaciones culturales y cívicas. En su cuenta de Twitter cuenta ya con casi 100 mil seguidores. Cuando entró en prisión tenía 51 mil.