The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Los perros y el sentido de la justicia

Científicos de la Universidad de Kioto, Japón, han demostrado a través de una serie de pruebas que los perros tienen un sentido de la justicia, e incluso de la moralidad, que les lleva a sentirse más cómodos con un humano que actúa de forma justa que con uno que no lo hace. Así lo recoge el estudio publicado este año en el portal de referencia ScienceDirect, en el que se establece que tanto los perros como los monos tienen una clara percepción de lo que está bien y lo que está mal y, en consecuencia, juzgan a los humanos. Dicho en otras palabras, a los perros nos les gusta la injusticia.

Para poner a prueba a los animales, los científicos recrearon una escena en la que tres actores interactuaban: Uno de ellos pedía una lata de comida a otro, que a veces se la daba y a veces no. La tercera persona, aunque estaba presente, no intervenía en ningún momento. Los animales observaban la situación y utilizaban lo que estaban viendo para formarse una opinión sobre los humanos. Una vez terminada la escena, los actores se acercaban a los animales para ofrecerles algunas chuches. Todos mostraron una clara desconfianza hacia la persona que se había negado a dar la lata de comida. En cambio, aceptaban encantados las chuches que les ofrecían los otros actores, dejando claro que tanto los perros como los monos prefieren a las buenas personas.

Los perros y el sentido de la justicia

Un Collie sonriente viendo a su dueño | Imagen: Lottie

El papel de la domesticación

Hasta hace poco, la aversión a la injusticia sólo se había comprobado en especies de primates. Al demostrarse en perros, la domesticación parece la respuesta lógica. Sin embargo, estudios realizados con lobos apuntan en otra dirección, lo que lleva a pensar que el sentido de la justicia es innato y no fruto de la convivencia con humanos, como sostienen algunos autores. Uno de los estudios más relevantes se publicó el pasado mes de junio en Current Biology. En él, investigadores de la Universidad de Viena, Austria, concluyen que la justicia y la equidad juegan un papel importante en el comportamiento tanto de perros como de lobos.

Para el estudio, los científicos colocaron a dos animales de cada especie en jaulas adyacentes y entrenaron a uno para que tocara un timbre con una pata. En la primera prueba, cuando el animal tocaba el timbre sólo el compañero recibía un premio, mientras que el animal de prueba no recibía nada. En la segunda, ambos obtenían recompensa, pero la del otro animal era mejor. Los perros de prueba se dieron cuenta de la injusticia y poco a poco dejaron de reaccionar, hasta el punto de no querer tocar el timbre. Lo mismo ocurrió con los lobos, demostrando que la desigualdad de la recompensa era perfectamente entendida tanto por perros como por lobos. “Tiene mucho más sentido decir que esto sería algo compartido de un antepasado común que decir que evolucionó dos veces, o decir que vino de la domesticación,” asegura Jennifer Essler, coautora del estudio.

Sin embargo, la domesticación se aprecia en otro aspecto del estudio y hace una marcada diferencia entre perros y lobos, incluso entre los perros mascota y los perros de vida en manada. Aquellos que habían compartido largos períodos con humanos, se mostraron más receptivos a participar en el estudio por el mero hecho de complacer a su dueño. Lo otros, aunque socializados con los humanos durante sus primeras semanas de vida, no habían tenido una relación mascota-cuidador y, sin embargo, mostraban más interés por complacer al humano que los lobos. “Parece que tener una experiencia de vida con los seres humanos los hace más tolerantes a la desigualdad que proviene de los seres humanos”, concluye Essler.

Los perros y el sentido de la justicia 5

¿Cómo nos juzgan los perros? | Imagen Alan Levine

¿Qué pasa cuando la inequidad los beneficia?

Un tercer estudio abre una puerta interesante. Cuando los perros son víctimas de la injusticia o son sólo testigos, claramente muestran rechazo y se inclinan por los humanos que actúan correctamente. Pero qué pasa cuando esa misma injusticia los beneficia. La científica Alexandra Horowitz del Departamento de Psicología del Barnard College, EEUU, se propuso averiguarlo con un estudio en el que participaron 38 canes domésticos de distintas razas y edades.

Los perros fueron colocados en parejas, uno en estudio y otro en control. Luego, interactuaron con varios entrenadores que les daban comida como premio. Algunos entrenadores recompensaron excesivamente a los perros de control, otros los recompensaron muy poco y otros recompensaron de forma justa a ambos perros. Una vez que los perros llegaron a conocer bien a los entrenadores, se les permitió elegir a cuál querían aproximarse en ausencia de otros perros. Los perros mostraron una clara preferencia por los entrenadores que habían premiado en exceso al perro de control, pero no mostraron ninguna preferencia por los entrenadores que habían recompensado poco o por los que se habían mostrado justos y equitativos.

Los perros y el sentido de la justicia 1

Felix conoce a Chester | Imagen: Alan Levine

Tomando como referencia estudios anteriores podemos asegurar que los perros prefieren entrenadores justos a entrenadores que premian muy poco. Pero, como concluye Horowitz en su publicación, ahora sabemos que para los perros “lo justo es bueno, pero obtener más es aún mejor.” Sin embargo, es muy importante destacar que los perros de mayor edad prefirieron a los entrenadores más justos, revirtiendo así la tendencia. A ojos de los científicos, esto sugiere que los perros pueden desarrollar una preferencia por la justicia y la equidad como consecuencia de la relación a largo plazo con los seres humanos.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.