The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Mahmud Darwish, la voz de la Palestina ocupada

Foto: Khalil Hamra | Reuters

No hay un solo palestino que no sepa quien es Mahmud Darwish. Es más, muchos de ellos son capaces de recitar de memoria algunos de sus poemas, ya que hablan de su historia, de una vida de lucha y represión, de ocupación y exilio, de amor a la tierra y a la patria. En 2008 nos quedamos sin el gran poeta árabe del siglo XX. Una operación a corazón abierto no pudo salvarle la vida y acabó marchándose a sus 67 años. Hoy, la poesía de Darwish está más viva que nunca, recuerda a los más de cinco millones de palestinos que han tenido que abandonar a la fuerza su hogar -su estatus de refugiado es hereditario-, a las familias rotas, a la pérdida de identidad y de derechos.

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el Plan de Partición de Palestina, que establecía la división del territorio en dos partes, una para los judíos, a los que otorgó el 55% de la tierra, y otra para los árabes, que se quedaron con el 45% restante. La resolución 181 de la ONU derivó en una guerra civil en el territorio del Mandato de Palestina que estalló al día siguiente de la votación del plan, seguida de la guerra árabe-israelí de 1948 y los sucesivos enfrentamientos entre árabes y judíos que se mantienen hasta la actualidad.

La resolución establecía que debían constituirse ambos estados; Israel lo hizo el 14 de mayo de 1948, Palestina, a día de hoy, sigue sin ser un Estado reconocido por muchos países. Lejos de ser justo, el reparto fue acordado con la ONU, pero una de las partes nunca lo cumplió. Actualmente, los palestinos apenas controlan un 22% del territorio.

Mahmud Darwish, “el poeta nacional de Palestina”, título que a él nada le gustaba, fue uno de tantos palestinos que tuvo que dejar su hogar con la esperanza de regresar algún día.

Darwish nació en 1941 en Birwa, en la Palestina del mandato británico; hoy norte de Israel. Su pueblo, como muchos otros fue arrasado por las fuerzas israelíes en 1948, el año en el que los palestinos conmemoran la Nabka, el desastre. En 1970 partió hacia el exilio. El Cairo, Túnez, Beirut, París y Amán le acogieron hasta 1995, cuando finalmente regresó a los territorios palestinos, convirtiéndose en exiliado dentro de su propia tierra.

Mahmud Darwish, la voz de la Palestina ocupadaEl poeta palestino Mahmud Darwish es una foto de archivo sin fecha. | Foto: Reuven Kopichinsky/AP.

Desde que ocupó Cisjordania y Jerusalén Este tras la Guerra de los Seis Días 1967, Israel no ha dejado de colonizar, sobre todo después de que renunciara hace un decenio a permanecer en la franja de Gaza. Las colonias han venido creciendo a un ritmo anual del 5% para sumar hoy más de 600.000 colonos, en los cerca de 200 asentamientos judíos en Cisjordania y Jerusalén oriental, todos considerados ilegales por la ONU.

No fue hasta el 15 de noviembre de 1988, cuando el entonces dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yaser Arafat, se proclamó en Argel presidente de un Estado palestino sobre las fronteras de 1967, con Jerusalén Este como capital, pero sin reconocimiento internacional. La Declaración de independencia fue redactada por Mahmud Darwish, e incluía el respaldo a la solución de los dos Estados y reconocía, por primera vez, el derecho de Israel a existir en la región.

El poeta fue miembro del Comité Ejecutivo de la OLP hasta 1993, cuando la abandonó en protesta por la firma de los acuerdos de Oslo con los israelíes que tenían la intención de ofrecer una solución permanente en el conflicto palestino-israelí. Darwish se opuso a los acuerdos porque, entre otras cosas, no contemplaban un claro compromiso israelí de retirada de los territorios palestinos ocupados.

Mahmud Darwish

Foto: Mohammed Salem/Reuters

Desde entonces, todo parece haber ido a peor, y las negociaciones nunca han dado sus frutos. Es más, desde 2014 se encuentran suspendidas, ya que ni siquiera los palestinos acuden unidos en esta lucha. Por un lado están los simpatizantes de Fatah, de corte laico y progresista, y por otro los de Hamás, islamistas y más conservadores.

A todo ello se le une la enorme escalada de violencia en Cisjordania a lo largo del último año, sobre todo a raíz de que Estados Unidos haya recortado los fondos para la ayuda humanitaria para los palestinos, incluidos los dirigidos a la agencia de Naciones Unidas que da servicio a los más de cinco millones de refugiados palestinos, la Unrwa.

Mahmud Darwish 1

Mahmud Darwish hace un gesto durante una lectura en la ciudad de Haifa, en el norte de Israel, el domingo 15 de julio de 2007. | Foto: Gil Cohen Magen/AP

El poeta y director de la revista literaria Al Karmel, solía decir que no estaba cansado de escribir de su tierra, de esos cinco millones de refugiados, de protestar con la palabra. Pero más allá de su incansable poesía política, Darwish supo trascender de lo local. Como él mismo explicó muchas veces, los temas del exilio, de la melancolía que destilan sus obras no resultan ajenos a los europeos, a los americanos y tampoco a los israelíes. “El exilio es más que un concepto geográfico. Puedes ser un exiliado en tu patria, en tu casa, en una habitación. No es sólo una cuestión palestina”.

Hoy, la poesía de Darwish se convierte en un mecanismo de denuncia que toma voz de la mano de cantantes como el gran Marcel Khalife, que no duda en tañer su laúd y transportar los textos del gran poeta palestino por medio mundo. Los palestinos lucharon, luchan y lucharán por conseguir lo que por derecho les corresponde –así lo estiman las resoluciones de la ONU–. Recuperar el territorio ocupado y conseguir vivir en paz. La esperanza es lo último que se pierde, “la esperanza es, a modo de compensación, la fuerza indómita del débil”, al menos, eso decía Darwish.

 Mahmud Darwish, la voz de la Palestina ocupada 2

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.