Malta: una isla para el verano y para la historia 
Foto: Micaela Parente| Unsplash

Lifestyle

Malta: una isla para el verano y para la historia 

Por su naturaleza acontecida la literatura de Malta tiene mucho de ficción histórica y rastros de culturas antiguas

por Romhy Cubas

Actualizado:

El archipiélago de Malta bien podría ser uno de los territorios más pretendidos de la historia. Antes de ser reconocido como Estado independiente -hace menos de 6 décadas, en 1964- la isla mediterránea fue poblada, ocupada, conquistada y disputada por los imperios más poderosos del mundo. De los fenicios a los griegos, a los romanos, los árabes, los normandos y la Corona de Aragón, hasta el ferro de Napoleón Bonaparte y el Imperio Británico, todos parecen haber querido un pedazo del pastel. La larga línea de potencias coloniales han dejado su marca con una fusión de culturas y tradiciones que reclaman la singularidad de su geografía. 

Como consecuencia, Malta no se aferra solo al destello de piscinas de mar cristalinas y arrecifes rocosos para atraer a sus visitantes, también está el detalle de una historia milenaria que sobrevive en sus templos megalíticos y su indestructible ciudadela.

Malta: una isla para el verano y para la historia  4

Foto: Romhy Cubas. | The Objective.

Esa historia también ha encontrado nicho en una literatura llena de posibilidades y relatos inspirados en hechos reales. El aroma del mar y la sal mediterránea que rodea la isla se esparce en novelas en donde es inevitable que el océano no tenga protagonismo. Su reflejo se une a las páginas de los libros así como Malta se ensambla a sus islas adyacentes: Gozo y Comino. Una isla que se funde con otras islas y cuyas rocas forman figuras entrañables en cada esquina.

Por su naturaleza acontecida la literatura de Malta tiene mucho de ficción histórica y rastros de culturas antiguas. Lamentablemente las traducciones son escasas y los libros en maltés no parecen ser los más demandados del mercado. Sin embargo, si quisiéramos conectar algunos de los sitios más emblemáticos de Malta a sus narrativas no tan ficticias, sus transversales y costas azules, podríamos comenzar por aquí.

Malta: una isla para el verano y para la historia  2

El cura de Malta de Nicholas Monsarrat

Monsarrat escribe una novela a dos tiempos. Un hombre se encuentra en la isla de Gozo cuando una multitud acapara su famosa ciudadela y las calles adyacentes para presenciar el entierro del cura Salvatore. Luego de explicar el motivo de la concurrencia y la huella de este hombre en la población Maltesa el libro nos transporta a la vida de Salvatore, que bien puede haber sido la vida de miles de ciudadanos de Malta durante la Segunda Guerra Mundial.

La novela retrocede en el tiempo y relata seis días en la vida del cura, refugiado en las catacumbas del archipiélago, mientras da asilo, consuelo y guía a quienes como él se encuentran a la disposición e incertidumbre del asedio Británico. El implacable ataque es experimentado y sufrido en diferentes tiempos, pero con la misma intensidad con la que la historia de Malta da forma a cada una de sus baldosas.

Caballeros de Malta de Elia Barceló

Otro asedio y otra ocupación, pero en diferentes temporalidades. En esta ocasión Barceló relata el asedio de Malta durante el siglo XVI con el Imperio otomano como protagonista. La escritora española relata la historia de Diego de Miranda, un caballero de Malta que vive el Gran Sitio de Malta en 1565.

Los Caballeros de Malta han inspirado numerosas novelas y son un punto de particular renombre en la historia de la isla: una orden religiosa que emerge de las cruzadas y que ve sus orígenes en Jerusalén y los mercaderes de Amalfi. Los Caballeros llegaron a Malta en el siglo XVI y durante el famoso asedio de Malta protegieron la isla. Su misión era la de asistencia humanitaria y sanitaria, y consecutivamente gobernaron en Malta durante 250 años hasta que las tropas de Napoleón Bonaparte tomaron la isla. Su legado en La Valeta incluye Concatedral de San Juan, el Fuerte de San Telmo, el Palacio del Gran Maestre y el Teatro Manoel. 

Malta: una isla para el verano y para la historia  3

Valetta, Malta. | Foto: Reuben Farrugia | Unsplash.

Like Bees to Honey de Caroline Smailes

Caroline Smailes nos sitúa en un escenario más contemporáneo y menos bélico que las opciones anteriores. Enfocada en la semblanza de un retorno, la novela narra el regreso de Nina a Malta, su isla natal. Pero esta vez Malta no es solo un espacio geográfico sino un lugar de tránsito en donde los muertos deambulan antes de dejar el plano terrenal. Malta es una especie de limbo a donde Nina vuelve para entender su pasado y su presente, para lidiar con el destierro de su familia mientras la historia de la isla y de sus muertos se incrustan en las páginas del libro.

Malta no es solo el limbo y el escenario de la historia, sino que la autora, Smailes, introduce la cultura e historia de la isla en cada capítulo, el cual comienza con un extracto de una guía de viaje y continua con menciones de rituales de cocina y de palabras y frases maltesas que se quedan en la memoria del lector.

Our Summer in Malta de Sue Moorcroft 

Además de lo evidente, el libro narra la historia de un verano en Malta, esta novela evoca toda la magia del archipiélago mediterráneo y sus alrededores con un relato familiar de secretos y enredos. Aunque el relato gira por un lado en torno a Tina Danzey y su sobrino Jack, quien se ha quedado huérfano luego de un accidente automovilístico, por otro lado Moorcroft presenta a Malta como una protagonista más de la historia. Su narrativa de la isla evoca recuerdos instantáneos para quienes la han visitado, y para quienes no, simplemente resalta todas las aventuras que te pueden esperar en la isla de los templos milenarios.

Moorcroft escribe una novela cándida y honesta en donde un verano en Malta se convierte también en un despertar emocional para una familia distanciada por las circunstancias. 

Los famosos Caballeros de Malta, el Gran Sitio de Malta y el Halcón de Malta son algunas de las figuras que han inspirado a quienes escriben sobre la isla. Con toda este material creativo Malta no es solo una ciudad donde el sol quema en verano, sino un archipiélago ideal para reescribir aventuras y recordar aquellas perdidas en los textos de historia. 

Sucede que Malta es uno de esos lugares en donde en verano el sol es inclemente y pareciera que el cielo está hecho de luz e incandescencia, pero también es un lugar en donde cada esquina, orilla, puerto e isla guarda alguna epopeya que transforma su geografía en una narrativa única y absorbente.

Romhy Cubas

Periodista venezolana basada en Berlin. Estudiante de literatura y entusiasta de los libros y las palabras. Escribe sobre cultura para The Objective e IndieBerlin.