The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Marco Berger: "Toda película que funciona tiene que tener algo que no funciona"

El cineasta argentino presenta 'Un rubio' en Lesgaicinemad, que le dedica una retrospectiva y un premio por su trayectoria

Foto: Diego Delgado | The Objective

Marco Berger es uno de los protagonistas de la edición de este año de Lesgaicinemad. El festival de cine LGTB de Madrid, el más importante de esta temática en el mundo hispanohablante, dedica este año su premio a la trayectoria al cineasta argentino. Ganador en 2011 del Teddy Award del Festival de Berlín —el premio a la mejor película de temática LGTB de la Berlinale—, ahora presenta en España su último largometraje, Un rubio, en un festival que también aprovecha para dedicarle una retrospectiva a toda su obra.

¿Cómo se recibe un premio a toda una carrera con solo 41 años?

Por un lado, es buenísimo y, por otro lado, me siento un poco joven y con una carrera corta. Es verdad que filmo mucho, porque tengo siete películas acumuladas, otras tres que hice con otro director y estoy terminando un documental. Tengo mucho trabajo hecho, con lo cual es lógico que haya una retrospectiva, pero es verdad que me siento como joven. Yo pensé alguna vez que iban a hacer una retrospectiva cuando tuviera 70 años; nunca me lo imaginé a los 40. Así que veremos qué pasa en 30 años. Quizás hay una segunda.

En tus películas solemos ver relaciones complicadas. ¿Qué te llama la atención de ellas?

En general, me llaman siempre la atención las relaciones entre hombres. Es lo que yo conozco, es cómo viví yo el mundo, tiene que ver con fantasías mías. Algunas películas mías son fantasías, como Hawaii, que es cómo me habría gustado que fuera algo de mi vida, por eso inventé esa película. En Ausente retrato un poco cómo habría sido yo de adolescente, esa sensación de que yo no hice nunca lo que hace el adolescente, pero lo podría haber hecho. Esta cosa de que me gustaban mucho los profesores o la sensación de que un profesor era alguien que me habría dado ganas de irme a dormir a su casa. Pero sí, me interesan las relaciones conflictivas… bueno, no sé si conflictivas. Toda película que funciona tiene que tener de por sí algo que no funciona para que sea atractiva.

Fotograma de ‘Ausente’, de Marco Berger. | Foto: IMDb

¿Cuánto hay de autobiográfico en tu cine?

Hay muchas cosas. Nada biográfico específico. Por ahí algún corto en el que relaté experiencias mías o algunos personajes que tienen que ver con experiencias mías en relaciones con exparejas. Hay un personaje en mi última película, Un rubio, que tiene cosas que yo saqué de una pareja que tuve, que yo no lo pasaba bien en la forma de relacionarme, pero la mayor parte de mi trabajo tiene que ver con la imaginación y con la fantasía. Es como si en Hawaii, el personaje fuese yo, en vez de escribiendo un libro, escribiendo una película y mi fantasía, que nunca pasó, que es estar escribiendo una película y que aparezca un hombre hermoso y que yo le dé trabajo y me enamore. Pero es una fantasía. Entonces, lo vuelco en una película. Me parece que eso es lo lindo del arte y del cine, que uno puede volcar esos deseos y esas cosas en obras.

¿Crees que el público hetero, el público mainstream, se está acercando al cine gay?

Sí, por suerte, cada vez más. Lo que pasa con el cine gay es que, si vos vas a ver una película de un asesino, nadie piensa que vos vas a matar a otra persona. Nunca hay ese tipo de comparación, pero con el cine gay sí. Si un heterosexual va solo a ver una película de temática gay y después se lo cuenta a los amigos, es muy probable que le hagan chistes, como: “Ah, pero, entonces, ¿por qué viste esa película? Algo de gay debes de tener”. Ese concepto, de a poco, se va como corriendo. Pero todavía cuesta. Yo creo que va a llevar mucho tiempo hasta que un hombre heterosexual vaya a ver una película gay aunque le hayan dicho que era buena. En general, cuando le dicen que es una película gay, como que ya hay una especie de freno. En el hombre, en la mujer no. Una mujer heterosexual no tiene ningún problema en ver estas películas. Es más, tengo mucho público femenino heterosexual porque esto de ver tantos hombres desnudos en una película les genera mucho morbo.

Fotograma de ‘Un rubio’, de Marco Berger. | Foto: IMDb

¿Cómo ves la situación del colectivo en Argentina y en América Latina?

Depende de los lugares. En Argentina está cambiando. También tiene que ver con esto de que lo gay se volvió algo popular, pero siempre en ciudades importantes, como Buenos Aires. Todavía hay un machismo muy enquistado, supongo que como en España en algún pueblo chiquito, el gay es como si fuese un bicho raro o el señalado en el pueblo. La situación es mucho mejor que hace 50 años, bastante mejor que hace 10, pero aún falta recorrido. Yo creo que en el momento en que en el pueblo más chiquito de España o de Argentina, que un nene de cinco años diga que tiene un novio varón y que a los padres ni les importe, va a ser cuando realmente todo esté modificado. Cuando el nene ni siquiera se pregunte si está bien o mal, que sea natural. ¿Que tiene noviecita? Perfecto. ¿Que tiene un noviecito? Perfecto también.

Siguiendo con la situación en Argentina, ¿qué te parece la victoria de Alberto Fernández y la vuelta al kirchnerismo?

Lo mejor que le pasó al país. Yo vivo de tener una escuela de teatro, vivo de mis alumnos. Por suerte, mi economía no fue mala en estos años de la derecha en Argentina, pero sí pasó que antes de 2015, yo podía ahorrar plata y después de 2015 no. Yo pasé de tener 70 alumnos antes de 2015 a tener 35 después. O sea, perdí la mitad de los alumnos porque la gente no tiene tantas posibilidades económicas. Yo doy clases de actuación, eso no es una necesidad. Pero yo no soy el más indicado porque soy muy peronista y muy fanático de Cristina Kirchner y de Néstor Kirchner y del kirchnenirmo y de todo el cambio social que hicieron entre el 2003 y el 2015, que me pareció bestial, inimaginable en mi juventud. Pero, sacando mi fanatismo, hay un punto que es real, que es que ya se respira un aire diferente, a la gente se le empezó a ir el miedo cuando se dio cuenta de que no iba a haber cuatro años más un Gobierno de derechas que iba a hundir tanto la cabeza de la gente.

¿Qué problemas de distribución conlleva el no tener detrás a una gran major?

En mi caso, nunca hubo problemas de distribución, pero sí en lo que tiene que ver con la distribución interna en Latinoamérica. Para mí fue muy fácil mover mis películas por Europa, Estados Unidos y Asia. La distribución interna en Latinoamérica todavía es un problema muy grave. Es muy difícil que el cine peruano, colombiano o brasilero circule en Argentina y viceversa, pero yo soy un privilegiado con la distribución no solo por la distribución oficial, sino porque mis películas se filtran muy rápido en internet, se piratean y se reproducen por todos lados, lo cual es negativo para la distribución, pero es muy positivo para mí porque las películas están hechas para ser vistas, así que a mí me encanta.

¿Estás a favor de la piratería?

Estoy a favor de que las películas circulen. No sé si de la piratería.


A continuación, te dejamos un vídeo de Marco Berger compartiendo sus impresiones sobre su nueva película y el premio a la trayectoria de Lesgaicinemad

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.