Sociedad

Margarita del Val: «Los medios asustan a la gente con las vacunas y lo que nos tiene que asustar es enfermar»

Para aclarar las dudas sobre las vacunas, sobre las que hay tanta confusión, y sobre el futuro de esta pandemia hablamos con la viróloga

por María Hernández Solana

Es química, viróloga e inmunóloga, investigadora en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), pero Margarita del Val ya casi no necesita presentación. Desde el inicio de la pandemia, ha sido una de las caras visibles de la ciencia, se ha prestado a explicar los conceptos que a la mayoría nos parecían complicados y a aclarar las dudas sobre las vacunas, los contagios y el futuro del coronavirus.

Precisamente sobre los temas que generan confusión en torno a las vacunas,  el futuro de esta pandemia, así como del papel de la investigación en España, hablamos con ella.

¿Estamos siendo alarmistas con estas vacunas, más que con otros medicamentos que pueden tener efectos secundarios parecidos o incluso peores?

Sí, estamos siendo alarmistas. Con todas las vacunas siempre se ha hecho una vigilancia muy estricta de la seguridad durante los ensayos clínicos y también en el periodo después de la venta, lo que se llama la farmacovigilancia o fase cuatro. Estas cuatro vacunas se sabe con mucha certeza, porque se ha observado en decenas de millones ya de personas vacunadas, que tienen una seguridad muy alta, hasta el punto de que los únicos efectos adversos graves que se han detectado son muy infrecuentes, tan infrecuentes que en otros medicamentos ni siquiera se han llegado a detectar nunca porque no existe esa categoría, en los prospectos. Son efectos adversos muy infrecuentes, más que ninguna otra vacuna, más que ningún otro medicamento y sí, son graves, pero lo bueno de conocerlos no es que nos asustemos, lo bueno de que lo haga público la Agencia Europea del Medicamento no es para que decidamos no ir a vacunar, no es para que tengamos más miedo de las vacunas que de enfermar con la COVID-19, la razón de hacerlo público es porque si lo conocen las personas van pronto al médico y si lo conocen los médicos, pillado a tiempo esto se puede tratar y ser menos grave, por eso es importante saber que la seguridad es todavía mejor que con otros medicamentos.

Entonces, sí tiene sentido que los medios publiquen este tipo de noticias, sí es importante contar esto y que la gente lo sepa.

Es importante que los medios lo cuenten en contexto y los medios no lo están contando en contexto, los medios solo están diciendo los datos crudos. Por ejemplo, dicen que hay más casos en mujeres jóvenes y todas las mujeres jóvenes muertas de miedo porque se van a vacunar y dejan de vacunarse, que es mucho peor. Hay más casos en mujeres jóvenes, pero es que se vacuna a más mujeres jóvenes en toda Europa, incluida en España.

Los medios hacen mal en no contarlo en contexto, porque solo cuentan los efectos adversos, lo graves que son, y no dicen que a cambio esto es muy infrecuente, que el beneficio es muy superior para todos los tramos de población y están logrando que se asuste a la gente cuando lo que nos tiene que asustar a todos es enfermar.

Todos, el cien por cien de las personas, vamos a acabar infectándonos de la COVID-19, algunos lo tendrán asintomático y otros lo desarrollarán, eso es una certeza ahora mismo. Ya se ha infectado la sexta parte de la población europea, en dos o tres años nos infectaremos todos, sí o sí. La elección es o me enfrento a ese riesgo que no sé cuándo me vendrá ni con qué gravedad, porque todavía no lo sabemos con toda la certeza, o nos vacunamos. Y la vacuna tiene un beneficio de por lo menos 1.000 veces, por término medio, para una persona de edad media. El riesgo de morir por la enfermedad es de uno de cada 100 en una persona adulta madura y el riesgo de los efectos adversos es menos de uno de cada 100.000, es decir, que el beneficio neto para un adulto de edad madura es del orden de 1.000 veces, para los más jóvenes será del orden de 100 veces vacunarse frente a pasar la enfermedad, por lo tanto, lo que hay que asustarse es de enfermar, no de vacunarse.

Hay confusión con las vacunas del coronavirus, que parece que va a convivir con nosotros como otros virus y enfermedades. Ahora, por ejemplo, Pfizer dice que hará falta una dosis de refuerzo, ¿van las vacunas en esta dirección?

Con el cien por cien de los agentes infecciosos que conocemos, menos uno, que es la viruela, convivimos, es decir, de siempre estamos rodeados de agentes infecciosos. Este es como todos los demás, no hay ni que compararlo con la gripe ni con nada, claro que sí, se queda aquí, por supuesto. Y la manera en que se va a quedar es con una diferencia tremenda respecto a cuando empezó la pandemia y es teniendo inmunidad. Al principio nadie tenía inmunidad, ahora esperamos que todo el mundo tenga inmunidad, o porque nos vacunamos o porque pasamos la enfermedad. Cualquiera de las dos inmunidades ya es muy potente y a partir de ahí, en general esto va a ser un virus que se queda con nosotros y que será tan benigno como estamos viendo en las personas que se reinfectan o en las personas que después de vacunarse se infectan, o asintomático o con síntomas leves. Por lo tanto, eso no va a requerir una vacuna adicional, una tercera dosis adicional, simplemente con el virus circulando, cada vez que nos enfrentemos a la infección y tengamos o nada o un catarro, eso nos va a reforzar nuestra inmunidad. Ahora en pandemia, para evitar estar todos desprotegidos y el caos que supone para el sistema sanitario y el sufrimiento que supone cuando no tenemos inmunidad, hay que vacunar a toda la población, pero más adelante no.

En cuanto a la vacuna de Pfizer, los datos que yo he visto publicados parece que tienen unos buenos linfocitos de memoria, pero si la compañía tiene datos internos que dicen que la vacuna es mala y que con dos dosis no es suficiente, pues quizá lo que habría que hacer es dar paso a otro tipo de vacunas que sean mejores, porque tenemos muchas vacunas y muchas en la recámara, que se están desarrollando. Vacunar una tercera vez yo no lo veo que tenga sentido porque el virus está circulando.

Habla de la inmunidad de la gente que ha pasado el virus. Con esto hay muchísimas dudas, ¿cómo funciona esta inmunidad?

De nuevo, aquí hay una responsabilidad de los medios de comunicación en difundir sobre todo las noticias malas y una responsabilidad de las personas de estar ansiosas de enfrentarse a malas noticias, como si la pandemia ya no fuese una tragedia suficiente, la gente solo se fija en las malas noticias. La inmunidad natural una vez que se ha pasado esta infección es espectacular, es buenísima, el nivel de protección de la inmunidad natural es de un 80%, es el mismo nivel que tienen las cuatro vacunas, que son espectaculares también. Es muy buena, se acabó.

En estos meses parece que se ha visibilizado la precariedad de la investigación en España y el poco dinero y medios que se dedica a ella. ¿Nos está sirviendo de aprendizaje para poner el foco en esto o es pesimista y cree que se nos olvidará todo pronto?

Yo creo que esta es la oportunidad para que haya más apoyo a la investigación. En España, estamos mal en que hay poco apoyo a la investigación desde el sistema público, pero estamos fatal en que la inversión privada es malísima comparada con la que hay en Europa. Ninguna de las dos, tras más de un año de pandemia, han reaccionado.
Todavía no hemos visto nada de un mayor apoyo a la ciencia, pero debe de haberlo y espero verlo en los siguientes presupuestos.

La ciencia, la investigación en todos los campos, desde las humanidades hasta las ciencias más puras, se tiene que financiar de una manera estable, es decir, no que estemos sujetos a cuándo se aprueba el presupuesto, porque no se puede despedir a los investigadores durante un tiempo indefinido simplemente porque no hay presupuestos, debería estar en un pacto de estado en el cual hubiese siempre continuidad. La ciencia tiene que ser estable en las convocatorias, no en que los científicos tengamos un puesto de funcionarios desde pequeños.

Debe ser competitiva en cualquier caso, eso sí, solo las mejores personas y las mejores propuestas deben salir adelante, pero debe estar adecuadamente financiada. Y por último, debe tener flexibilidad, hemos visto que la gestión de la ciencia es tremendamente burocrática y cada vez lo es más, eso rompe totalmente la creatividad necesaria para la ciencia, sin lograr de ninguna manera mejorar el gasto.

Por lo tanto, hace falta dinero, público y privado, estabilidad de convocatorias y flexibilidad de la gestión.

¿Vamos por detrás del resto de Europa o esto es algo común?

Vamos muy por detrás que los otros países de Europa, incluso vamos al revés. Cuando hay crisis, como en España la investigación se considera un lujo, se considera una subvención, se corta, se cortan los lujos, se cortan las subvenciones, y una vez cortados pues raramente se vuelven a retomar.

En ciencia en España estamos a nivel de la bajada muy potente que tuvimos con la crisis de 2009-2010 y eso nunca se ha recuperado, aunque se haya recuperado en parte el país y ahora estemos con la crisis de la pandemia, la investigación nunca se pensó en volverla a recuperar.

María Hernández Solana

De Murcia y madrileña de adopción. Escribo a menudo sobre derechos humanos e inmigración. También estudié Publicidad, pero lo mío es el periodismo. Y los viajes.