Cultura

Mario Vaquerizo: «El miedo paraliza, y no hay que tener miedo de tirar para delante»

por María Hernández

Mario Vaquerizo hace televisión, da conciertos, incluso podemos escuchar su voz en podcasts, y ahora podemos verlo subido a un escenario en la piel de Enzo Marini, uno de los protagonistas de La última tourné, una obra de teatro que, después de una gira por diferentes puntos de España, llega al teatro Calderón de Madrid para hacer reír en este momento en el que tanta falta hace un poco de comedia.

Junto con Alaska, Bibiana Fernández, Marisol Muriel, Manuel Bandera y Cayetano Fernández, Mario Vaquerizo trae el género de la revista a este teatro madrileño, que aun con las restricciones de aforo será el anfitrión de este grupo de amigos que en los últimos años se han convertido en una compañía de teatro.

«Ha cambiado la circunstancia y la forma de asistir o de presentarse ante un teatro, pero estar en el Calderón es maravilloso», dice Mario Vaquerizo ante un corrillo de periodistas en los asientos del icónico teatro. «A pesar de las circunstancias ahora, la ilusión no se pierde».

Mario Vaquerizo: «El miedo paraliza, y no hay que tener miedo de tirar para delante» 3

Foto: Eva Cubas | The Objective

Esta obra narra la historia de un grupo de variedades que se tiene que reinventar en la España de los años 90, darle un giro a su trabajo en un momento en el que su estilo dejó de estar de moda. Y llega en un momento en el que los artistas también se están teniendo que adaptar a las nuevas circunstancias.

«A mí la nueva realidad no me interesa absolutamente nada, lo que pasa es que tienes que tratar de cogerlo, de seguir adelante sin dejar de ser tú, simplemente adaptarse, es lo que se llama la reinvención», dice Vaquerizo. «Yo me estoy reinventando en estos momentos, lo que pasa es que la reinvención cuando es elegida no es lo mismo que cuando es impuesta, pero no te queda otro remedio».

En La última tourné, Vaquerizo se pone en la piel de Enzo Marini, un coreógrafo italiano que ha bailado con numerosas estrellas de los años 70. «Coincide conmigo en que es buena persona», dice el actor sobre su personaje. «Es mentiroso, sí, pero ahí también se parece Mario a Enzo, en las mentiras piadosas, no por querer engañar, sino que simplemente mientes para tratar de salvar una situación adversa».

Mario Vaquerizo: «El miedo paraliza, y no hay que tener miedo de tirar para delante» 1

Foto: Eva Cubas | The Objective

Vaquerizo nunca se había planteado ser actor de teatro, sino que simplemente decidió aceptar la invitación de unos amigos para unirse a su representación. «Es como hacer conciertos, solo que aquí me tengo que someter a la disciplina de un texto y tengo que dejar de ser Mario», cuenta. «Ser Mario para mí es muy fácil porque no finjo nada ni actúo nada, aquí tengo que ceñirme a la dictadura del texto, por respeto a mis compañeros y también porque si alguien viene a ver a Enzo Marini, no quiero que vengan a ver a Mario Vaquerizo». Todo esto «requiere esfuerzo», asegura, pero «a mí me encanta aprender de todo, entonces estoy fenomenal y me divierto muchísimo».

Precisamente porque le gusta aprender y «hacer de todo», Mario Vaquerizo está inmerso en varios proyectos a la vez, entre ellos un podcast sobre historia para Audible. «Ahora soy el profesor Vaquerizo», dice entre risas. «El profesor Vaquerizo surge igual que surge el ser actor de teatro. A mí me dicen ‘¿quieres hacer un podcast?’ Entiendo que me llaman porque soy famoso y porque tengo una proyección pública y demás. Pero cuando me dicen qué quiero hacer, digo ‘lo que queráis vosotros, proponedme’, porque si no yo voy a seguir haciendo lo mismo».

«Me divierte hacer todo. Ahora vuelvo también a Tu cara me suena, estoy haciendo también un programa para Amazon, sigo haciendo radio, sigo haciendo teatro». Está claro que la pandemia no lo ha frenado.

«Muchas veces he tenido trabajo sin pandemia y otras no he tenido nada. Ten en cuenta que yo no soy funcionario, yo soy un autónomo y la vida del autónomo es una montaña rusa», dice al preguntarle cómo se siente al tener tanto trabajo en una época tan dura para su sector.

«Yo lo que quiero es que haya trabajo para todos, no solo para unos pocos, porque yo en un momento dado estoy más tranquilo porque tengo otras cosas más extra, pero pienso en los técnicos de los conciertos, pienso en un montón de gente de la hostelería, en un montón de cosas. ¿Que hay que hacerlo así? Se hará así, pero lo que quiero es que se solucione ya para que a todo el mundo le vaya bien, porque los países funcionan bien si les va bien a todos y si existe una clase media que es la que siempre los ha sustentado».

Aunque sea duro tener que tomar las medidas que se están adoptando contra el coronavirus, Vaquerizo tiene claro que «la salud es lo más importante» y que «por eso hay que tener ahora prudencia y tranquilidad, porque puedes tener mucho trabajo, puedes tener comodidades, puedes tener ilusión, pero si no tienes salud, se va todo a tomar por culo».

Mario Vaquerizo: «El miedo paraliza, y no hay que tener miedo de tirar para delante» 2

Foto: Eva Cubas | The Objective

Sobre si la gente se debería animar a ir al teatro, a conciertos o a otros eventos culturales, el actor dice que no es «quien para decirle a la gente lo que tiene que hacer», pero sí que aconseja tratar de no tener miedo, porque «el miedo, en todas las circunstancias de la vida, paraliza, y no hay que tener miedo de tirar para delante». «Yo no lo impongo, simplemente lo que aconsejo, como yo agradecería que me aconsejaran a mí, es que hay que tirar para delante, con más tristeza, con más mascarillas, con más distancia social de esa de mierda, pero por lo menos estamos aquí juntos».

En cuanto a si considera que las autoridades están haciendo una buena gestión del sector cultural, Vaquerizo no se moja. «Yo no lo sé porque yo creo que ser político es muy difícil, yo puedo tener mi opinión como individuo y como ciudadano anónimo, pero precisamente como soy anónimo, no la voy a dar».

María Hernández

De Murcia y madrileña de adopción. Escribo a menudo sobre derechos humanos e inmigración. También estudié Publicidad, pero lo mío es el periodismo. Y los viajes.