The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Más allá de la masturbación: ¿por qué ven porno los jóvenes?

Foto: Charles | Unsplash

Que la pornografía se ha convertido en algo mucho más accesible gracias a internet y a dispositivos como los smartphones es algo sobre lo que ya no hay debate. Esto ha supuesto también que la edad a la que los jóvenes comienzan a ver porno habitualmente es más temprana.

Así, la edad media en el inicio del consumo de pornografía es a los 14 años entre los chicos y a los 16 entre las chicas, y la edad a la que se encuentran con un contenido de este tipo por primera vez es en torno a los ocho años, según la investigación sobre el impacto de la nueva pornografía en los hábitos de la juventud en España realizada por la Universitat de les Iles Balears y las ONG de la red Jóvenes e Inclusión, hecha a partir de 2.500 encuestas en siete comunidades autónomas con personas de entre 16 y 29 años.

Más allá de la masturbación: ¿por qué ven porno los jóvenes? 2

La investigación de Carmen Orte y Lluís Ballester. | Foto: Jóvenes e Inclusión

Además de la temprana edad de acceso, los investigadores a cargo de este estudio muestran preocupación por los motivos por los que los jóvenes ven pornografía, que van más allá de la masturbación.

El porno, una fuente de educación sexual

Los jóvenes “ven el porno como un documental” y no como una película de ficción, explica Ballester. Por esta razón, el porno se ha convertido en una fuente de aprendizaje para los jóvenes, que acuden a él para aprender sobre sexo.

Tres de cada cuatro adolescentes acuden a internet como principal fuente de educación sexual, seguida de las amistades. Tan solo un 25% de los encuestados consulta a personas adultas para resolver dudas sobre sexo.

A parte de esta función, la masturbación sigue siendo el principal motivo por el que los jóvenes acuden a la pornografía, algo que solo preocupa en ciertos casos en los que “los adolescentes no pueden masturbarse sin ver porno”, puesto que han perdido “el imaginario sexual autónomo”, explica Ballester.

Esto se debe principalmente a que la educación sexual que reciben estos jóvenes no resuelve satisfactoriamente sus dudas, según ha manifestado una mayoría de los encuestados. Por esta razón, los expertos consideran que es necesario reformar los programas de educación afectivo-sexual y ampliar su perspectiva a las relaciones interpersonales.

Prácticas de riesgo tras consumir pornografía

Otra de las principales preocupaciones es que la pornografía se ha convertido en “un orientador de conducta” para los jóvenes, según ha explicado uno de los autores del estudio, Lluís Ballester, de la Universitat de Iles Baleares.

De las conclusiones del estudio destaca que el 50% de los jóvenes reconoce haber incrementado las prácticas sexuales de riesgo después de haber consumido pornografía. Entre estas prácticas de riesgo se encuentra el sexo sin preservativo, destacan los investigadores, que señalan que su uso solo se regula en el porno francés, donde es obligatorio.

En menor medida, también destaca la relación entre el consumo de pornografía y la prostitución. Aunque solo un 4,5% de los hombres encuestados reconocen haber tenido pagado por encuentros sexuales o estar dispuesto a ellos, un 46,7% ha recibido anuncios de de ofertas sexuales.

Esto significa que unos 300.000 hombres de entre 16 y 29 años “ya han tenido contactos sexuales por medio de anuncios en webs de pornografía”, explica el estudio que, sin embargo, señala que “estas conductas podrían estar más extendidas”, pues una cuarta parte de los encuestados no han contestado a esta pregunta.

Una imagen irreal de la mujer

Aunque las mujeres cada vez ven más pornografía, los hombres siguen siendo el principal grupo de consumidores de esta industria. El 87% de los jóvenes encuestados afirma haberlo visto alguna vez y un 30% se considera un poco adicto.

Sin embargo, las consecuencias las siguen sufriendo las mujeres, ha afirmado la exministra de Sanidad Carmen Montón en la presentación del estudio. “El porno genera la creencia de que los hombres tienen acceso libre al cuerpo de las mujeres”, denuncia Montón, que asegura que, además, “está educando en un ámbito violento”.

Más allá de la masturbación: ¿por qué ven porno los jóvenes? 1

Las participantes en la mesa redonda, tras la presentación del informe. | Foto: The Objective

Esto no son solo percepciones individuales, sino que una de cada cuatro personas encuestadas reconoce que ha cambiado su percepción sobre los hombres y las mujeres tras ver pornografía.

¿Qué se puede hacer para frenar estas consecuencias?

Competir contra la industria pornográfica es prácticamente imposible y los investigadores lo saben. “No podemos luchar contra la industria de la pornografía”, admite otra de las autoras del estudio, Carmen Orte, “pero sí podemos en nuestra casa, con unos valores”, cambiar las consecuencias que tiene el consumo de porno en los jóvenes.

Por ello, la principal petición de los expertos es reformar los sistemas de educación afectivo-sexual para que comiencen mucho antes, desde los 10 u 11 años, e integren las tecnologías de la comunicación. En este proceso deben implicarse tanto las familias como los centros escolares y los servicios de salud, señala el estudio.

Además, insiste en que censurar la pornografía no es la solución, sino que esta debe ser tratada “desde una perspectiva crítica, igualitaria, responsable y apostando por la maduración de las relaciones interpersonales”.

Dado que no consideran que la prohibición sea la solución, como medida de prevención abogan por unos controles legales de acceso de menores de edad y la limitación de los contenidos que muestren prácticas de riesgo y especialmente violentos o vejatorios.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.