The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Matemáticas védicas: el desconocido método indio para aprender cálculo de forma fácil, divertida y creativa

Foto: Gayatri Malhotra | Unsplash

Nacho Ruiz Cía es el autor de Multiplica como nadie, una introducción a las matemáticas védicas de la India antigua, que actualmente se enseñan en centros de este país y Reino Unido.

 

En las primeras páginas del libro Multiplica como nadie (Ediciones Vergara), Nacho Ruiz Cía (Zaragoza, 1975) promete a sus lectores: “serás capaz de multiplicar en una línea y en segundos números de hasta tres cifras”. Para lograrlo, “solo tienes que saber las tablas de multiplicar hasta el 5, sumar y hacer restas sencillas”. El secreto detrás de sus enseñanzas: las desconocidas matemáticas védicas.

“Como casi todos los grandes descubrimientos, fue por casualidad”, cuenta Ruiz, licenciado en empresariales y responsable de un centro de logística en Rubí, Barcelona, además de apasionado de las matemáticas en sus ratos libres. “Yo siempre he dado clases de apoyo como hobby y me encontraba los problemas que tenían los alumnos. No les gustaban las mates, se atascaban, tenían falta de autoestima porque pensaban que no valían para los números”, explica. Después de probar otros métodos e incluso tratar de crear el suyo, un día de 2014, leyendo sobre cómo mejorar la memoria en un libro en inglés nombraban las matemáticas védicas y empezó a investigar. “Aluciné y tuve claro que era lo que estaba buscando y que podía cambiar la forma de ver las mates en general. Además, no había nada en castellano, con lo cual empecé a formarme y decidí escribir el libro”.

Matemáticas védicas: el desconocido método indio para aprender cálculo de forma fácil, divertida y creativa 3

Nacho Ruiz Cia | Foto: Mari Carmen Abad Arias.

Así descubrió la figura de Sri Bharati Krisna Tirthaji (1884-1960), un brillante estudiante indio de física, matemáticas, sánscrito, inglés y filosofía que se propuso hallar en los antiguos textos de los vedas los conocimientos matemáticos que los europeos habían ignorado hasta entonces. “Estuvo investigando estos textos y escribió 16 tomos que no se conservan. En 1950 reescribió un tomo, que no ha sido traducido al castellano y que es la base fundacional de las matemáticas védicas”, cuenta Ruiz. “Hasta que a finales de los años 70 los ingleses no se interesaron en su obra, ni siquiera se le prestó atención en la propia India. Y ahora las matemáticas védicas están en el currículo oficial de la educación del país. También hay un currículo oficial en Gales y se imparten en varias universidades y escuelas del mundo anglosajón”, añade.

Después de formarse en la Vedic Maths Academy de Londres, Ruiz se ha convertido en el máximo exponente del movimiento por la difusión de las matemáticas védicas en español. Según cuenta en su libro, “Las matemáticas védicas están basadas en la manera natural de pensar de las personas, lo que favorece su simplicidad. Son fáciles de enseñar y de aprender, lo que permite que la velocidad de aprendizaje de los alumnos sea mucho más rápida que con el sistema tradicional. Se estima que en un año se puede adquirir el conocimiento matemático que, con el sistema tradicional, requeriría todos los cursos escolares”, ahí es nada. “Yo no lo he demostrado”, reconoce con una sonrisa, “pero son datos obtenidos en Reino Unido”.

Siguiendo con las ventajas de este método, “Las matemáticas védicas cuentan con una gran variedad de métodos para hacer lo mismo frente al método único de las matemáticas que te han enseñado. Posee métodos generales y métodos específicos, lo que te permite elegir en cada momento la manera de hacer un cálculo o resolver un problema. Esta flexibilidad y sencillez proporcionan un entretenimiento desconocido hasta ahora, además de favorecer la creatividad y la intuición”, continúa diciendo en el libro. “Las matemáticas védicas permiten llegar a las soluciones de los cálculos en una sola línea, lo que favorece que se puedan hacer de forma mental y rápida, mejorando así la memoria, la capacidad y la agilidad mental”. En resumen, “Son divertidas y fáciles, proporcionan motivación al poder resolver de manera simple operaciones hasta ahora complicadas, mejoran la memoria, la creatividad, la agilidad mental y la capacidad intelectual”.

Matemáticas védicas: el desconocido método indio para aprender cálculo de forma fácil, divertida y creativa 1

Imagen vía Editorial Vergara.

En palabras de Ruiz, “las matemáticas védicas buscan patrones numéricos, lo que yo llamo la magia de los números, y a partir de ahí crea unos métodos que son mucho más sencillos. Y que además son muchos. El problema del sistema tradicional es que solo hay una manera de hacer las cosas y en las matemáticas védicas una multiplicación, por ejemplo, la puedes hacer de cinco maneras. Eso al alumno le va muy bien porque siempre encuentra su manera de hacer”. Sobre la mística detrás de los vedas –los cuatro textos más antiguos de la literatura india y la base de la religión védica, compuestos oralmente en sánscrito a mediados del II milenio a. C.–, concluye: “hay cierta discusión a nivel internacional sobre si de verdad vienen de los vedas o no. A mí eso me da igual. No sé si Sri Bharati sacó estas matemáticas de los textos védicos o las creó él, pero una vez las conoces alucinas”.

Ante las dificultades que los alumnos suelen tener con las matemáticas y la escasez de vocaciones científicas asociadas al rechazo de esta asignatura, en el último lustro varios métodos están tratando de cambiar la imagen de esta asignatura, haciéndola más fácil y atractiva. Son las llamadas matemáticas manipulativas, que ya se imparten en muchos colegios de España siguiendo el método Singapur o el ABN, y que básicamente apuestan por la resolución de problemas de una manera visual y una mayor implicación de los alumnos. Aunque no es un experto, Ruiz señala a este respecto: “Las matemáticas védicas tienen una diferencia clara con todos estos métodos y es que cubren todas las matemáticas. Desde operaciones aritméticas básicas hasta derivadas, integradas, funciones o trigonometría”.

Para empezar, en el vídeo anterior podemos ver Jorge, el hijo de Nacho, explicando las tablas de multiplicar en su canal de Youtube matematicasvedicas.org. “Yo trabajo con el currículum normal, pero cuando hay temas de cálculo utilizo métodos de las matemáticas védicas”, asegura Ruiz, que recomienda su uso a partir de los 11 años. “Como método complementario introducido en la clase sería estupendo. Porque yo veo las fracciones, por ejemplo, que les cuestan muchísimo y con en el sistema védico son súper fáciles. Pero no eliminaría del todo el sistema tradicional”, aclara.

Ruiz recomienda las matemáticas védicas no solo a padres, profesores y alumnos con dificultades para las matemáticas. “Colaboro con asociaciones de niños con altas capacidades que tienen problemas porque se aburren en clase. Aquí encuentran una manera de entretenerse, crear sus métodos y jugar con las matemáticas”, explica. “También me escribe mucha gente mayor con problemas de memoria porque dicen que el trabajo mental les ayuda mucho”. Y abunda en esta cuestión diciendo: “En realidad, los métodos de las matemáticas védicas son tan sencillos que todas las operaciones de pueden hacer mentalmente. De hecho, está creado para ser un sistema mental, entonces tiene muchos beneficios en cuanto a la mejora de la agilidad y la capacidad mental, la memoria, la intuición y la concentración”. En este sentido, le han escrito incluso opositores que dicen que este método les ayuda con los psicotécnicos y el cálculo.

De cara al futuro Ruiz ya está pensando en un segundo libro sobre las divisiones y algún manual para padres y profesores. “Ahora estoy haciendo videocursos de cinco o seis minutos”, como el de su canal o los de su web.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.