Menos alumnos por clase y más profesores: las peticiones de los docentes de Madrid para no ir a la huelga
Foto: EMILIO MORENATTI| AP

Sociedad

Menos alumnos por clase y más profesores: las peticiones de los docentes de Madrid para no ir a la huelga

Los profesores de la educación pública en Madrid están dispuestos a llegar a la huelga si no se garantiza una vuelta a las aulas segura para todos

por María Hernández Solana

Los profesores llevan meses reclamando un plan para la vuelta a los colegios, casi desde que en marzo la pandemia los obligó a adaptarse a la docencia online sin preparación previa, en muchos casos sin los medios adecuados y sin la certeza de llegar a todos los alumnos.

Ahora que la vuelta a las aulas se acerca, los profesores siguen sin saber cómo se va a hacer. No se conocen las medidas de seguridad, no hay protocolos claros, ni siquiera se sabe si todas las clases serán presenciales o habrá algunas online.

En Madrid, los profesores de la educación pública se han cansado de esta incertidumbre y, ante la posibilidad de arriesgarse en aulas llenas, sin distancia de seguridad y sin medios de protección, amenazan con la huelga si no se cumplen sus exigencias, que no son otras que trabajar en un entorno seguro para ellos y para el alumnado.

Además, piden que los planes que se creen sean para retomar la formación presencial, pues temen que con las clases online no se llegue a todos los alumnos y se genere una mayor desigualdad entre ellos, como ya ocurrió durante el confinamiento, cuando muchos niños tuvieron dificultades para seguir el ritmo del curso por la falta de acceso a internet o a las tecnologías necesarias para participar en las clases.

Menos alumnos por clase y más profesores: las peticiones de los docentes de Madrid para no ir a la huelga 3

Foto: Xabier Parra | AP

Con el movimiento #AulasenHuelga, un grupo de asociaciones unidas en Alianza por la pública quieren llamar la atención de las autoridades de la Comunidad de Madrid para saber si se cumplirán las medidas de seguridad.

«Exigimos una serie de medidas de cara al curso escolar y, evidentemente, si esas medidas de seguridad no se cumplen, estamos incluso dispuestos a una huelga indefinida». Para saber cuáles son sus exigencias y cuál es la situación actual en los colegios e institutos, hablamos con Borja Delgado, profesor de Biología y Geología y uno de los portavoces de este movimiento. «No estamos en condiciones de empezar un curso».

Reducción de ratios para que haya distancia

Una de las principales reivindicaciones de los docentes madrileños es que se reduzca la cantidad de alumnos que hay en las clases para poder garantizar la distancia de un metro y medio entre ellos.

«Consideramos que es muy peligroso para la salud pública que en las aulas que tenemos, que son pequeñas y mal ventiladas, se meta un número en este caso ingente de alumnos y que no se respete la seguridad mínima del famoso metro y medio», explica Borja Delgado.

Actualmente, en una clase de Bachillerato hay entre 35 y 38 alumnos por clase. En Secundaria, entre 30 y 33; en Infantil de segundo ciclo y Primaria, entre 25 y 28 por aula.

Con estas cifras, es imposible mantener la distancia necesaria para prevenir el contagio de coronavirus. «Si a esto le sumas que se está planteando que hasta Secundaria el alumnado esté exento de llevar mascarilla, ahí tenemos un problema».

Menos alumnos por clase y más profesores: las peticiones de los docentes de Madrid para no ir a la huelga 1

Foto: Álvaro Barrientos | AP

Aumento del número de docentes

Para reducir el número de alumnos por aula se necesita más personal docente, argumenta este movimiento. Sin embargo, a dos semanas de empezar el curso todavía no se sabe nada sobre este tema.

«Esto es una medida que ya debería haberse tomado, y estamos en una situación en que la Comunidad de Madrid ha reducido el número de docentes contratados», critica Delgado.

Protocolos con criterios claros

Otra de las reivindicaciones de los docentes es que las administraciones envíen a los centros protocolos claros de actuación, puesto que aseguran que no les están dando ningún tipo de instrucción.

«Es muy fácil para la administración decir que cada centro se organice, pero hay un problema, que es que los equipos directivos no son especialistas en salud pública, no es personal formado que puedan desarrollar ellos mismos lo que sería un plan de contingencia en un centro educativo», lamenta Delgado.

Además, señala que los protocolos que reciben o se filtran no son nada claros. Por ejemplo, inciden en que hay que lavarse las manos a menudo, pero no explican cómo deben organizarse las salidas de los alumnos a los lavabos para este fin o garantizan que haya jabón y agua caliente en el colegio, explica.

Recursos materiales

Los docentes exigen lo que cualquier trabajador a su empresa: materiales que les permitan realizar su trabajo de una manera segura. «Nos tienen que proporcionar todo aquel material para volver en condiciones de seguridad. Mascarillas, pantallas de protección, geles hidroalcohólicos, termómetros sin contacto…».

Actualmente, «esos materiales no han llegado a los centros y no sabemos sin van a llegar o si no», dice Delgado, que denuncia que lo único que han proporcionado a los centros escolares han sido tres cajas de mascarillas y cinco botes de gel hidroalcohólico. «Eso sí, se anunció a bombo y platillo».

Menos alumnos por clase y más profesores: las peticiones de los docentes de Madrid para no ir a la huelga 2

Foto: Tai’s Captures | Unsplash

Atención a la diversidad

«Hemos visto que todo el alumnado con necesidades educativas especiales ha estado abandonado» durante el tiempo de confinamiento, «más que la media del alumnado, porque estamos hablando de alumnado que necesita una serie de apoyos, un profesorado especializado… y esos apoyos no han existido», afirma Delgado.

Espacios extra

Otra petición que hacen es que se empiecen a habilitar los espacios adicionales que se dijo que se iban a utilizar para aliviar la carga de alumnos en las clases. «No hay noticia de que se haya llegado a ningún tipo de acuerdo con ningún estamento local para utilizar centros culturales, bibliotecas u otro tipo de locales», dice Delgado.

Refuerzo de limpieza y comedor

De las pocas medidas que ha establecido la Comunidad de Madrid es que se debe reforzar la limpieza de zonas comunes como los aseos. Sin embargo, con el personal actual no es posible cumplir esa medida.

«Lo que no puede ser es que se establezca que hay que limpiar los baños cada tres horas y hay centros en los que solamente hay una persona de personal de limpieza, es imposible que esa persona limpie los baños cada tres horas», ejemplifica Delgado, que señala que se necesita más personal de limpieza y de comedor, para garantizar que haya turnos y no haya aglomeraciones de niños.

Enfermeras en los colegios

Lo que planteaba la Comunidad de Madrid es que sean los docentes quienes identifiquen los casos de coronavirus entre los alumnos. «Nosotros no somos personal sanitario, lo que necesitamos es que en cada centro haya, por ejemplo, una enfermera, porque yo no puedo diagnosticar un COVID-19». Por eso, los docentes piden personal sanitario en los centros educativos.

Exención de responsabilidad en caso de contagio

«En las instrucciones que se empiezan a mandar, toda la responsabilidad cae en los centros, y más concretamente en los equipos directivos», explica Delgado. «Nosotros no tenemos esa responsabilidad, que la administración cargue toda la responsabilidad en los centros educativos y, al final, en los docentes, es una jugada maestra para ellos pero evidentemente no es nuestra responsabilidad».

Sustitución inmediata de los profesores de baja

Por último, los docentes exigen que se cubran las bajas de los compañeros «a la mayor brevedad posible», sin esperar los 15 días que establece la Comunidad de Madrid en circunstancias normales para contratar a otra persona y cubrir el puesto.

«En una situación en la que ya tenemos aulas masificadas, con una pandemia, no podemos esperar 15 días a un docente en caso de que cause una baja», afirma.

La respuesta de la Comunidad de Madrid

Esta campaña de los docentes llega después de varios intentos de ponerse en contacto con la Comunidad de Madrid, que «ignora cualquier tipo de petición». «Desde la Comunidad de Madrid lo que encontramos es básicamente el más absoluto de los silencios», denuncia Delgado.

«No nos consideran ni nos quieren considerar interlocutores porque claro, les estamos diciendo que no están haciendo bien su trabajo. La única comunicación es unidireccional de la Comunidad de Madrid hacia el personal docente a través de una serie de instrucciones que no son claras, que son vagas, que dan lugar a múltiples interpretaciones y ya está».

María Hernández Solana

De Murcia y madrileña de adopción. Escribo a menudo sobre derechos humanos e inmigración. También estudié Publicidad, pero lo mío es el periodismo. Y los viajes.