Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura

Cultura

Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura

por Romhy Cubas

La tradición de la Navidad como festividad anual no siempre ha existido con el mismo “entusiasmo” con el que se le acoge en el presente. Durante el reinado de Oliver Cromwell en el siglo XVII la Navidad fue prohibida en Inglaterra por ley durante 13 años, y en Cuba hasta 1997 el Estado no autorizaba los festejos decembrinos que  inundan las plazas y calles de la mayor parte del hemisferio en estas fechas.

Para quienes no se hallan entre las luces, los pinos y los disfraces de San Nicolás la estela de la Navidad se esmera por esconderse debajo de la mesa, pero para quienes se entusiasman con los fuegos artificiales y los banquetes familiares es un alivio que las prohibiciones arcaicas hayan dejado su piel con siglos y reinados de anticipación.

Si hay un elemento que ha influenciado en las expectativas de ambos bandos cuando se trata de celebrar o de entenderse con la mejor manera de no hacerlo, es la literatura. En el sentido meramente comercial cada Navidad que se cuenta en una novela afecta de alguna manera al consumidor y sus concepciones festivas. En el sentido literario,  es casi inevitable que diciembre se pase por las páginas de un libro para evocar distintas celebraciones y recuerdos que marcan desde contextos sociales hasta la clave para desenredar el hilo de una historia coloreada de rojo y verde. 

Todos estamos inevitablemente familiarizados con los fantasmas de las Navidades pasadas de Dickens, o con el Grinch del Dr Seuss, sin embargo existen otras páginas e historias que razonan con el rito de los clásicos pero también se entienden con las nuevas rutinas y la modernización las reuniones tradicionales.

En esta lista repasamos brevemente desde lo clásicos más elementales hasta algunas de las escenas navideñas que silenciosamente han dejado su marca en nuestras percepciones y expectativas festivas.

Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura 2

Portada de Un cuento de Navidad de Charles Dickens I Imagen vía: ParacletePress

Un cuento de Navidad de Charles Dickens

Es el clásico de todos los clásicos. La Navidad occidental más famosa de todas en donde prácticamente se secularizó esa tradición literaria de moralejas y reflexiones sociales. Escrita como una oda a las viejas tradiciones y al resurgimiento de la Navidad como celebración en Inglaterra, Dickens publica en 1843 la eterna historia de Ebenezer Scrooge tras ser visitado por tres fantasmas en la víspera de Nochebuena. Tal vez el primer Grinch de todos los que vendrían.

Entre parábolas y nostalgias Dickens se esmera como es usual en su crítica contra el capitalismo industrial, pero también hace un guiño al resurgimiento de las usanzas navideñas tanto en Gran Bretaña como en Estado Unidos.

Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura 3

Captura de la adaptación animada de El expreso polar de Chris Van Allsburg | Imagen vía: Creators.com

El expreso polar de Chris Van Allsburg

Aunque es un relato escrito e ilustrado concretamente para niños, se ha desenvuelto en la tradición navideña como uno de esos textos nostálgicos y clásicos sobre la percepción de los más pequeños ante  las tradiciones y leyendas que se cuentan en esta época.

En el Expreso Polar un niño espera en su cama la llegada del trineo de San Nicolás, pero la inesperada arribada de un tren que se detiene a recogerlo en la puerta de su casa lo lleva al Polo Norte en un viaje de reencuentros y sin demasiadas cursilería,  incluso para los que han dejado de servir galletas y leche a medianoche.

 

Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura 4

Portada del cuento Cómo el Grinch robó la Navidad Dr. Seuss | Imagen vía: Casa del libro

 

Cómo el Grinch robó la Navidad de Dr. Seuss

El Grinch es el personaje anti navideño por excelencia,  se ha convertido en un adjetivo propio para describir a quienes detestan las fiestas decembrinas y prefieren quedarse en cama comiendo pizza y viendo películas de terror.  Su universalidad viene de uno de los caricaturistas más surrealistas y sonantes de Estados Unidos. Theodor Seuss Geisel, mejor conocido como Dr Seuss, usualmente se sujeta a los juegos de palabras para narrar sus cuentos, entre ellos el famoso Gato con el sombrero o Huevos verdes con jamón.

«¡El Grinch odiaba la Navidad!
¡Toda la temporada!
No me preguntéis por qué.
No había razón justificada.

Tal vez tuviera un tornillo mal ajustado.
Tal vez llevara un zapato demasiado apretado.
Aunque yo creo que el verdadero motivo
es que tenía el corazón dos tallas encogido.»

La historia de la criatura odiosa que intenta arruinar la navidad de Villa Quién mediante todo tipo de artimañas y maldades tiene su recuerdo más vivo en las orejas y narices puntiagudas de los liliputienses en su adaptación cinematográfica, pero el perfil del sujeto amargado y resentido que no entiende las risas y los juegos en diciembre es toda original de Seuss y sus rimas.

Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura 7

Truman Capote en el espejo | Foto vía: Vogue

 

Un recuerdo navideño de Truman Capote

Los relatos y crónicas de Capote vienen en forma de dinamita, si bien evita los lugares comunes y su sutileza es elegante, pocas veces pone distancia entre sus memorias y las páginas en las que las reconstruye.  Así sucedió con su opera prima Otras Voces y Otros Ámbitos, y así vuelve con uno de sus cuentos más celebrados en donde un niño llamado Buddy y una amiga sin nombre se entienden en una casa repleta de familiares y de personas que caminan entre prejuicios y costumbres. Su mayor satisfacción es regalar en Navidad pasteles cocinados por ella misma a 30 personas, muchas de las cuales apenas conoce.  La amistad, la presencia de los adultos, el paso del tiempo, la nostalgia y la sencillez de las palabras evocan una versión literaria de regalo navideño en las manos de Capote.

 

Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura 1

«El Cascanueces y el Rey de los Ratones», para la edición ilustrada del cuento clásico de E.T.A. Hoffmann. | Imagen vía: Pinterest

 

El cascanueces de E.T.A. Hoffman

La pieza de ballet que se presenta en las mayores compañías de danza todos los años es en realidad una historia corta del escritor alemán E.T.A. Hoffman publicada en 1816. Con un alto porcentaje de fidelidad a la historia que se reproduce en los teatros,  el relato es el de una niña llamada Marie –en la mayoría de las obras este personaje se llama Clara- que se aferra a su regalo de Navidad, un cascanueces mágico, para entrar en un mundo de muñecos vivientes y peleas con reyes ratones.

La historia de Hoffman tiene mucho más contenido entre la batalla, los combates nocturnos y el final feliz que normalmente se desarrolla en la escenografía teatral. Esto incluye la historia del padrino de Marie sobre el origen del cascanueces, la incredulidad de su familia al oír sobre una batalla con ratones y las amenazas del rey ratón de las que Marie es objeto.

 

Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura 8

Portada de Un gran chico de Nick Hornby | Imagen vía: Anagrama

 

Un gran chico de Nick Hornby

Esta comedia británica fue llevada al cine y protagonizada por Hugh Grant en el 2002. La novela original relata la sátira de una Navidad disfuncional en donde Marcus Brewer, de 13 años, intenta lidiar con la crisis existencial de su mamá. En el intermedio se convierte en el mejor amigo de un treintañero soltero que no necesita trabajar gracias a una herencia navideña  en forma de canción que suena todos los años.

Esta es una de esas novelas en donde el contexto situacional de la Navidad le da el toque adecuado al relato. Por aquello de ser fechas de reflexión o simplemente por el hastío del invierno, en Un gran chico las noches de diciembre son siempre un buen lugar para comenzar a pensar en el futuro y en los pequeños ratos que hacen del presente algo más que un reloj andante.

 

Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura

Portada de El diario de Bridget Jones de Helen Fielding. | Imagen vía: Planeta de libros

 

El diario de Bridget Jones de Helen Fielding

Bridget Jones se convirtió en otro clásico navideño por su adaptación cinematográfica protagonizada por Renee Zellweger. La novela original de 1996 se explaya en una crónica de la vida de Bridget Jones, una treintañera soltera que vive en Londres y que lidia con las inseguridades y  estereotipos clásicos con las que la mujer se puede sentir presionada en sociedad.

Helen Fielding logra captar la desesperación y el terror existencial de año nuevo en la apertura de su primera novela, cuando Bridget, quien una vez más comienza el año en una cama individual en la casa de sus padres, asiste a una celebración navideña en donde propuestas clichés como la de perder peso, deshacerse de los cigarrillos, y balancear su trabajo y su vida amorosa chocan con la realidad de las festividades.

 

Navidades clásicas y no tan clásicas en la literatura 6

Portada de La Navidad especial de Papa Panov de Leo Tolstoy | Imagen vía: Goodreads

 

La Navidad especial de Papa Panov de Leo Tolstoy

La Navidad especial de Papa Panov es una historia corta para niños en donde Tolstoy expone interrogantes cristianas ya antes tocadas en sus libros más complejos con el simbolismo que lo caracteriza, pero esta vez atado a la ligereza de los cuentos infantiles.  En esta historia Papa Panov es un viejo zapatero que vive solo en un pequeño pueblo ruso, su esposa ha fallecido y sus hijos han crecido. Solo en Nochebuena en su tienda, Papa Panov relee la historia de Navidad sobre el nacimiento de Jesús y espera una visita anunciada en sus sueños.