Cultura

Octavi Pujades: «Una sociedad en la que no se promulga la cultura es mediocre y no merece la pena»

Hablamos con el actor, que ahora se pone se pone en la piel de Jordan, «un masajista y un tío bastante peculiar», en la obra de teatro '¡Oh, mami!'

por María Hernández Solana

Octavi Pujades tiene a cientos de miles de seguidores enganchados a su Instagram. Sus tardes con su padre, al que cuida con ternura, las travesuras de sus hijos o los momentos más divertidos con su pareja son algunas de las cosas que el actor comparte en Instagram casi a diario. Su cercanía atrapa en las redes sociales, pero el actor Octavi Pujades es mucho más que un influencer y nunca dejamos de verlo en la televisión o subido a los escenarios de un teatro.

Ahora se pone en la piel de Jordan, «un masajista y un tío bastante peculiar», en la obra de teatro ¡Oh, mami!, que se puede ver en el Teatro Amaya desde el 3 de septiembre hasta el 7 de noviembre.

La obra reivindica la sexualidad femenina y la libertad en este ámbito. ¿Sigue siendo necesario hablar de este tema?

Yo creo que sí, por supuesto. La función es una comedia, la intención es hacer reír, pero también que la gente a través de la risa desdramatice y se dé cuenta de que realmente lo importante es disfrutar de uno mismo, disfrutar de lo que a uno le gusta, de lo que a uno le apetece, de ser lo que realmente es, sin prejuicios, sin ataduras y con alegría.

Estamos en tiempos en que es más necesario que nunca, siempre lo es, porque el tema de la sexualidad femenina ha sido muy tabú, el sexo en general, pero la sexualidad femenina en particular, y creo que es necesario reivindicarlo desde el humor y desde la invitación a la libertad y que cada uno haga lo que le venga en gana.

Octavi Pujades: «Una sociedad en la que no se promulga la cultura es mediocre y no merece la pena» 1

Foto: cedida por La cultura a escena

¿Crees que la comedia ayuda a abrir mentes y concienciar sobre algunos temas?

Cuando tú cuentas una historia puedes transmitir un mensaje que llega de una forma quizá más sutil, pero mucho más directa y cala mucho más que si tú intentas aleccionar o dar un discurso a alguien. Me parece que a través de una historia de ficción, de una comedia, puedes hacer que ese mensaje llegue mucho mejor y de una forma más limpia que si intentas dar lecciones.

¿Tiene límites la comedia o se puede hacer comedia con todo?

Yo creo que sí, de hecho, creo que es necesario hacer comedia con todo. Creo que muchas veces somos muy fundamentalistas con las cosas en las que creemos o con nuestros supuestos valores y principios, y creo que, mientras los valores de otros no atenten a la libertad de los demás, todos son completamente respetables.

Me parece que vivimos en una época en la que es muy fácil ofenderse y si algo nos ofende, igual tenemos que replantearnos el grado de convencimiento que tenemos, porque si no tenemos la cintura y la flexibilidad para aceptar que hay otras formas de pensar y de vivir, entonces quizá el problema es nuestro. La comedia muchas veces pone el dedo en la llaga, y creo además que es la manera más elevada de enfrentarse a los problemas de la vida.

Parece que los teatros están volviendo a la normalidad y se están estrenando bastantes obras. ¿Sigue ese miedo, esa incertidumbre, de no saber lo que va a pasar?

Tenemos que ir con mucho cuidado porque si alguno de los actores o actrices da positivo, tendríamos que parar, pero creo que sí que es verdad que la cosa está distinta. El año pasado no sabíamos qué iba a pasar con nuestras vidas, ahora mismo si la gente fuera más sensata estaríamos mejor, pero tenemos una vacuna que está demostrando su eficacia y además, tenemos muchas ganas todos, nosotros de actuar y de volver a subirnos a un escenario y la gente tiene muchísimas ganas de entretenerse y de vivir otra vez el teatro. En momentos de crisis, yo creo que la ficción y las historias nos rescatan un poco de nuestra realidad y de nuestras miserias. Creo que la ficción es una forma de escaparse a otros mundos y de vivir otras vidas y un poquito olvidar lo que nos está pasando ahora mismo.

Octavi Pujades: «Una sociedad en la que no se promulga la cultura es mediocre y no merece la pena» 2

Octavi Pujades con su compañera de escenario Mariam Hernández. | Foto: cedida por La cultura a escena

¿Crees que la pandemia ha ayudado a darle a la cultura la importancia que tiene?

Pues no sabría decirte, porque yo creo que el consumo de ficción y de cultura algunos lo asocian con lectura de clásicos, con teatro, pero cultura es todo, las series, los programas de televisión, todo forma parte de nuestra cultura. Y muchas veces es algo que damos tan por sentado que no le otorgamos el valor que realmente tiene. Cuando se daban ayudas a muchos sectores pero al cultural no, yo decía vamos a ver, «¿usted se está dando cuenta de que lo que está salvando la salud mental de todos sus ciudadanos es poder desconectar poniéndose una serie, o una película, o poniéndose 20?» A veces no le damos el valor que tiene, porque parece que el alimento del alma no es tan necesario como el físico, y sí que lo es, porque una sociedad en la que no se promulga la cultura creo que es una sociedad mediocre en la que no merece mucho la pena estar.

Desde el confinamiento has compartido tu vida en redes sociales, has sido muy cercano con todos tus seguidores. ¿Merece la pena estar tan expuesto y perder un poco de privacidad?

Te diría que sí, si no, no lo hubiera hecho. De hecho, mi privacidad sigue siendo mía. Cuelgue lo que cuelgue en redes sociales, estoy colgando lo que yo estoy dispuesto a que la gente vea, mi vida sigue teniendo facetas muy privadas que nunca se van a conocer.

Además, también ha sido una vía de escape para la gente que nos dedicamos a temas artísticos, que nos gusta crear, yo he creado historietas con mi padre, con mis hijos, con mi familia, que le puede parecer mucho a la gente que me estoy exponiendo, pero es que la mitad me las he inventado.

También era un momento en el que creo que todos necesitábamos un poco de apoyo moral, necesitábamos reírnos y necesitábamos ver que todo el mundo estaba en la misma situación de incertidumbre y todo pero con humor y con cariño todo se puede tirar para delante.

Da la sensación un poco de que últimamente se le da valor a los actores por los seguidores que tengan en redes sociales, ¿no?

No te creas, porque también ha venido el tema de la pandemia, pero yo no he notado que trabaje más por estar en redes sociales con mayor relevancia. No lo sé, supongo que cada cual tendrá sus criterios. Sí que es cierto que evidentemente, cuando se arranca una producción de cualquier tipo no nos podemos engañar, esto tiene un componente artístico, pero es una industria. Hacer ficción no es barato, es muy caro y los que ponen el dinero quieren tener un retorno de su inversión y un beneficio, entonces es lógico y normal que busquen a gente que crean que les puede generar este retorno. Lo que pasa es que ahora con redes sociales quizás es muy evidente, pero antes había otros marcadores menos directos que hacían lo mismo. Si yo hago un buen casting pero mi competidor es Mario Casas ya sé a quién van a coger, antes y después de Instagram.

En este vídeo, Octavi Pujades se somete a nuestras 11 preguntas random: 

María Hernández Solana

De Murcia y madrileña de adopción. Escribo a menudo sobre derechos humanos e inmigración. También estudié Publicidad, pero lo mío es el periodismo. Y los viajes.