Oniria Crimes y los objetos que nos susurran
Foto: Oniria Crimes| Oniria Crimes

Cultura

Oniria Crimes y los objetos que nos susurran

Si nuestro mundo acabara sumergido, ¿te mudarías a una ciudad hecha con sueños?

por Mariela González

Oniria Crimes nos estampa en la cara una advertencia nada más comenzar. Ni siquiera hemos dado nuestros primeros pasos en la aventura, tal vez no tengamos mucha idea de qué va la cosa, pero algo sí que nos deja claro: nos va a tocar leer. Leer mucho. Si somos de los que preferimos pulsar el botón frenéticamente cuando jugamos para que los textos pasen a la velocidad del rayo… ya sabemos que no es un título a nuestra medida. 

Puede parecer una afirmación demasiado evidente; al fin y al cabo, estamos ante una aventura narrativa con tintes detectivescos. Sabemos de antemano que tendremos que prestar atención a los detalles, interactuar, atar cabos. Sin embargo, la «advertencia» que decidió colocar en su obra el estudio español cKolmos tiene su razón de ser, y nos daremos cuenta muy pronto. No se trata solo de atender en momentos clave para seguir la historia: Oniria Crimes nos invita a leer su mundo a través de cada elemento que nos encontramos en él. Incluso los que nos parezcan más insignificantes. Cada objeto con el que interactuemos nos contará su relato, nos revelará una identidad a través de su propia voz. Y esos serán los retazos que tendremos que seguir para ir desgranando el misterio, pero también para disfrutar de la experiencia plenamente. 

La estética de Oniria Crimes, ese voxel-art tan expresivo, resulta hipnótica, pero no lo será menos el mundo que nos plantea en su conjunto. Nos encontramos en la megalópolis Palacio de los Deseos, la primera ciudad creada a partir de los sueños de la Humanidad. Puede parecer una utopía, pero el origen de esta urbe se encuentra en algo tan amargo como la necesidad de supervivencia: estamos en un futuro en el que las principales ciudades del mundo se han visto sepultadas bajo el agua. Palacio de los Deseos es más que un simple refugio, sin embargo. Ha crecido y evolucionado hasta contar con ciudadanos nativos, y ahora se encuentra en el siguiente paso lógico: la creación de un gobierno propio e independiente del «mundo de la vigilia». Las primeras elecciones democráticas se acercan, y con ellas vendrán nuevos problemas y enfrentamientos entre facciones con intereses propios.

Oniria Crimes y los objetos que nos susurran 1

Foto: Oniria Crimes

Nuestra misión será acompañar a los detectives Santos y Torres en la resolución de diferentes casos que acabarán desvelando su conexión con el convulso momento que vive la ciudad. Para localizar pistas, tendrán que «hablar» con los objetos que se encuentren en cada escena del crimen. Es aquí donde advertimos esa atención al detalle, ese mimo en cada una de las «vidas» que contienen los objetos, que cristaliza en esa declaración de intenciones inicial (ahora sabemos que es eso, realmente, y no una advertencia). Oniria Crimes no esconde su voluntad de juego narrativo con todas las de la ley, y confía en que no nos limitemos a leer un texto tras otro solo en busca de pruebas. El pacto que establece con nosotros queda claro: entramos en su mundo para disfrutar de la lectura y detenernos todo lo que sea necesario en ella. En un momento en el que la inmensa mayoría de los juegos priorizan lo contrario (la inmediatez, el acabar pronto para saltar a la siguiente experiencia), es una propuesta valiente. 

Oniria Crimes se compone de seis casos; podemos jugar al primero de ellos de forma gratuita a través de la demo disponible en Steam. Nuestra primera investigación no entrañará demasiada dificultad, pero supone una excelente toma de contacto con la ambientación, con la mecánica de investigación a través del point-and-click y la deducción, y por supuesto con la personalidad de nuestros dos protagonistas. En la línea de cualquier buddy movie, nuestros detectives se nos presentan como antagónicos: la veterana Santos se mueve como pez en el agua en el entorno digital de Palacio de los Deseos y conoce todas sus reglas, mientras que el recién llegado Torres es un amante de lo analógico, que no termina de comprender cómo funciona el mundo (ni le gusta demasiado). Por supuesto, nosotros aprenderemos las normas de este al mismo tiempo que Torres, gracias a nuestra entusiasta mentora.

Tras jugar a la demo, no nos sorprende que el ecléctico estudio cKolmos identifique sus trabajos, en su página web, como «proyectos indie con alma». Las caras visibles de Oniria Crimes son los expertos en narrativa del equipo, Jorge García y Meri Palas. Dos nombres muy conocidos del entorno de la ficción interactiva en nuestro país, que ya han ido mostrándonos retazos del universo que cristalizan en el juego a través de obras como Cantos Escarlata (un generador de poemas) o ¿Sueñan los fantasmas con ovejas zombis?; esta última una excelente puerta de entrada al mundo de Oniria Crimes, que nos propone investigar desde Oniria o desde Vigilia. Además, un vistazo a otros de sus trabajos nos deja claro que su voluntad literaria no es algo forzado para la ocasión “onírica”, sino un estilo enraizado en sus intereses. Un ejemplo es el juego El Monte de las Ánimas, la adaptación a aventura de texto de la obra homónima de Gustavo Adolfo Bécquer, incluido recientemente en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Oniria Crimes y los objetos que nos susurran 2

Foto: Oniria Crimes

Oniria Crimes ha estado fraguándose sin prisa pero sin pausa, ofreciéndonos pinceladas de su mundo a través de sus redes sociales durante meses y meses. Lo tenemos con nosotros, por fin, este 3 de diciembre, en Steam, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch. El final del año es siempre complicado en el terreno del videojuego, no solo debido al desembarco de pesos pesados sino a una proliferación de indies de lo más interesante. Aunque el reto de destacar entre todos ellos no sea sencillo, está claro que Jorge y Meri no tienen intención de detenerse aquí. El universo de Oniria tiene todavía muchos secretos, y los objetos que lo pueblan aún guardan numerosas historias para nosotros.

Mariela González

Periodista freelance y escritora especializada en género fantástico. Escribe crítica literaria y de videojuegos, centrándose especialmente en los creadores independientes, donde siempre hay nuevas fronteras por descubrir.