Política y conflictos

'Operación Baluarte': así luchan los rastreadores militares españoles contra la COVID-19

por Rodrigo Isasi Arce

Actualizado:

El cabo López Romero de la Agrupación de Sanidad nº1 (AGRUSAN) descuelga el teléfono y marca el número. Al otro lado de la línea responde Gonzalo (nombre ficticio), infectado de coronavirus. El bregado militar español -más de 10 años al servicio de España- le pregunta sobre sus síntomas, le recuerda los períodos de aislamiento que debe guardar y, sobre todo, le tranquiliza y le da su apoyo. «Nuestra labor es intentar conseguir doblegar la curva de contagios lo más rápido posible», dice desde la improvisada mesa que ahora sirve como base de operaciones de los rastreadores de esta unidad del Ejército de Tierra que participan en la Operación Baluarte.

«No tienen que tener miedo. Entre todos esta situación la vamos a pasar y nosotros estamos totalmente para ayudarlos», añade la cabo Santos, que cuenta en su haber con 14 años de servicio y dos misiones internacionales a la espalda -Kosovo y Líbano-. Esta militar no puede olvidar su trabajo con los ancianos en el Hospital militar Gómez Ulla durante la Operación Balmis: «Fue un regalo para nosotros poder estar cerca de ellos. Al final, por desgracia, muchos se fueron pero también muchos se quedaron».

La diferencia de la Operación Balmis con otras muchas misiones a las que se han enfrentado nuestras Fuerzas Armadas es que, en este caso, el enemigo estaba dentro de nuestras fronteras. «Cuando vamos de misión sabemos más o menos a lo que nos podemos enfrentar. En el caso de Balmis, la diferencia es que por desgracia quienes se morían eran los buenos», señala la cabo Santos.

'Operación Baluarte': así luchan los rastreadores militares españoles contra la COVID-19 1

foto: Rodrigo Isasi

Ambos han pasado un curso online para ser rastreadores y me aseguran que se presentaron voluntarios al puesto. Por el tipo de información que deben manejar y los contenidos encomendados, los militares rastreadores deben ser seleccionados entre personal de confianza de las UCO (Unidades, Centros y Organismos), preferiblemente con perfil sanitario, con buena capacidad comunicativa y con conocimientos básicos de ofimática.

El curso de rastreadores toma como referencia el del Centro Internacional John Hopkins y se compone de cinco  módulos de formación en los que se da información sobre aspectos básicos de la enfermedad de la COVID-19. Su objetivo principal es dotar al personal que lo realice de los conocimientos necesarios para poder efectuar un seguimiento eficaz de los contactos, obtener la información necesaria para discriminar los posibles casos, calcular el tiempo de cuarentena en función de los datos obtenidos y dar apoyo a las personas afectadas.

Además, los rastreadores profundizan en el conocimiento del virus y la enfermedad, cuadros clínicos, períodos de incubación e infectivo, factores de riesgo, mecanismos de trasmisión, medidas de prevención, procedimiento para el rastreo de contactos y principios de actuación entre otros aspectos, todo ello teniendo en cuenta los aspectos relacionados con la protección de datos y principios de la comunicación para conseguir un intercambio de información eficaz.

Los rastreadores de las Unidades de Vigilancia Epidemiológica (UVE) están capacitados en los principios básicos de la transmisión, la prevención y el control de la COVID-19; la forma de reconocer a tiempo los signos y síntomas; técnicas de comunicación; y las cuestiones de ética en torno a la vigilancia de Salud Pública.


Defensa NBQ: los militares que luchan contra enemigos invisibles como la COVID-19 2

*Consulta todos nuestros reportajes sobre Defensa: Las Fuerzas Armadas de España desde dentro. Ejércitos del mundo, industria y ámbito militar como nunca antes te lo habían contado.*

Rodrigo Isasi Arce

Periodista especializado en Defensa, conflictos armados, mundo arabo islámico y cooperación internacional. Viajero empedernido y fotógrafo aficionado.