Pablo Gómez Perpinyà (Más Madrid): «Es una suerte que la crisis de la COVID-19 la haya tenido que enfrentar un Gobierno progresista»

Política y conflictos

Pablo Gómez Perpinyà (Más Madrid): «Es una suerte que la crisis de la COVID-19 la haya tenido que enfrentar un Gobierno progresista»

por Rodrigo Isasi Arce

A Pablo Gómez Perpinyà la política le ha acompañado desde la adolescencia y le acompañará el resto de su vida. Así lo asegura el portavoz de Más Madrid en la Asamblea, aquel que cogió el testigo a Íñigo Errejón en un partido que ahora mismo se encuentra en pleno proceso de transformación. Pablo Gómez tiene claro que los políticos tienen una vida útil y que están de paso:«Estamos para aportar en el momento presente».

Hablamos con el joven político sobre la gestión de la crisis del coronavirus por parte del Gobierno y de la Comunidad de Madrid, la identidad de la izquierda española y hacia dónde se dirige ahora Más Madrid.

¿Cómo calificas la gestión del coronavirus por parte del Gobierno?

Con luces y sombras. Yo creo que es incuestionable que es una suerte para todos los españoles que esta crisis de la COVID-19 la haya tenido que enfrentar un Gobierno progresista; habría sido dramático que esta crisis la hubiera tenido que enfrentar un Gobierno como el de Mariano Rajoy. Pero eso no puede ser suficiente. No podemos caer en la autocomplacencia, no podemos caer en el conformismo. Y yo sí creo que el Gobierno de España en algunos momentos ha minusvalorado la importancia de cuidar al bloque de la investidura, básicamente porque si hablamos verdaderamente de un Gobierno progresista, para mí estamos hablando de un Gobierno que es capaz de acometer transformaciones sociales de calado como las que necesita nuestro país, y evidentemente eso se puede hacer con unos socios y no con otros.

Foto: J.J.Guillén / EFE.

Creo que el Gobierno se ha entretenido en algunos momentos demasiado en cómo se contaban las cosas, quién contaba las cosas, demasiadas tensiones internas y seguramente no han puesto todo el énfasis que a mí y a mucha gente que piensa como yo le habría gustado, pues seguramente en las políticas centrales y en las cuestiones que verdaderamente le importan a la ciudadanía y sobre todo a quienes en última instancia votamos por una fuerza progresista en las pasadas elecciones.

El Gobierno tendría que enfrentar de forma decidida la desigualdad estructural que hay en nuestro país, que en última instancia ha sido un aliado perfecto de la COVID-19 . Eso es lo que le pediría al Gobierno progresista. Y para eso hace falta que tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias apuesten de forma decidida por el bloque de la investidura.

¿Y la gestión del coronavirus en Madrid ?

Francamente, la gestión que tiene que ver con la Comunidad Madrid, con la gestión del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, ha sido desastrosa. Ha sido lamentable desde el primer momento.

Decía la persona que había designado Isabel Díaz Ayuso para la gestión de las residencias de mayores, que es hija precisamente del arquitecto de la privatización sanitaria de la Comunidad Madrid, que flipaba en colorines.  Yo también flipo en colorines y creo que muchas miles de familias madrileñas han flipado en colores viendo como Isabel Díaz Ayuso protagonizaba escándalo tras escándalo, bochorno tras bochorno. Lo hemos visto en los telediarios cada día y mientras tanto, miles de personas fallecían en las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid en una situación de indignidad que yo creo que no se merece absolutamente nadie.

Foto: Fernando Villar / EFE.

Hablamos de una generación que lo ha dado todo, a la que le debemos seguramente muchos de las conquistas de los derechos sociales de los que disfrutamos hoy todos y todas. Y es lamentable que cuando tocaba que el Gobierno de la Comunidad de Madrid cuidara a ellos de la misma forma que ellos nos han cuidado a nosotros, se les ha dejado morir solos. Yo creo que de aquí hay que sacar alguna conclusión para lo que viene por delante.

¿Crees que ha primado el interés político frente al bienestar y seguridad de los ciudadanos?

Yo creo que en algunos momentos el calor de la discusión política ha subido mucho y en cierta medida creo que no hay que dramatizar con eso cuando hay posiciones enfrentadas, cuando tenemos ideas radicalmente opuestas de lo que hay que hacer. Es normal que el tono político suba. Ahora bien, es verdad que creo que por parte de algunos políticos y de algunos partidos políticos, en particular el Partido Popular, tanto en la Asamblea de Madrid como al Congreso, han confundido lo que era prioritario para ellos como partido y lo que es prioritario para la sociedad.

Hemos visto al Partido Popular hablando de Venezuela, hablando de ETA, hablando de los padres de los políticos, cuando en realidad lo que tocaba hablar de las medidas que hacía falta en España y a la Comunidad de Madrid para hacer frente a una crisis sanitaria sin paliativos. La  COVID-19 no es responsabilidad directa de ningún partido político. Esto hay que dejarlo absolutamente claro, pero es verdad que la COVID-19 ha encontrado en determinadas políticas del Partido Popular en la Comunidad Madrid un aliado perfecto y por tanto, tenemos que sacar alguna conclusión de todo esto de cara a seguramente corregir aquellas cuestiones que nos han hecho ser más vulnerables a una amenaza como la de este virus.

¿Qué significa ser de izquierdas en España?

Creo que es una palabra, izquierda, con la que yo personalmente sí me siento reflejado e identificado, con una cierta manera de entender nuestro paso por el mundo, con unos valores comunitarios, con unos valores colectivos, nos importa lo que le pasa al de al lado. El mundo no es una guerra de todos contra todos. Yo creo que hay una serie de ideas y de principios que compartimos las personas que nos seguimos identificando con la izquierda.

Pero es verdad que decir izquierda seguramente es decir poco. En estos tiempos hemos visto Gobiernos que se proclamaban de izquierdas y que gobernaban y que legislaban en contra de la mayoría social. Hemos visto Gobiernos de izquierdas priorizar el rescate bancario frente al rescate de las personas. Hemos visto Gobiernos de izquierdas desahuciar. Hemos visto todo eso. Por tanto, es verdad, y hay que reconocerlo, que izquierda y derecha por sí mismas, en estos momentos, sobre todo para la gente que compartimos juventud, dice poco en algunos momentos, precisamente el socialismo menos socialista.

¿Crees que el PSOE ha perdido su identidad socialista?

Creo que en el Partido Socialista conviven desde hace muchos años dos almas. El alma del socialista aguerrido, de base. Yo conozco a muchos y tengo buenos amigos y gente verdaderamente comprometida con la historia de su partido, pero no solo con la historia del movimiento obrero, con las conquistas, con nuestro país, con la conquista de la democracia. Y si me apuras, evidentemente hay otro partido socialista que tiene seguramente mucho más más que ver con las burocracias de los partidos, con esa dinámica institucional que termina muchas veces impregnando a los grandes partidos en este país y que evidentemente seguramente sea el eje de alguna manera del espíritu original del partido.

En todo caso, para nosotros el Partido Socialista y los militantes socialistas son importantes, siempre los hemos respetado. Tenemos muchas cosas en común y también hay que reconocerlo, tenemos importantes diferencias.

La izquierda está dividida, Más Madrid es un ejemplo…

Yo creo que a menudo en la izquierda nos hemos conformado con reproducir ciertos mantras que de alguna manera nos tranquilizaban. Decíamos que la unidad de la izquierda es sinónimo de éxito electoral y la realidad es que luego nos encontramos a Vox, el Partido Popular y a Ciudadanos concurriendo a unas elecciones por separado en Andalucía y consiguiendo gobernar por primera vez en una región históricamente de izquierdas.

O nos encontramos, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, donde concurrimos tres fuerzas progresistas por separado y resultó que mejoramos el resultado de las generales en la misma circunscripción. A mí me gusta más hablar de cooperación, me parece que es un término que forma parte de las generaciones que nos hemos incorporado a la política en los últimos años. La manera que tenemos de entender los retos que tenemos por delante.

Foto: Chema Moya / EFE.

Yo creo que las diferencias son legítimas. Nosotros las mantenemos tanto con el Partido Socialista como con Unidas Podemos, pero sin embargo encontramos amplios espacios para la cooperación y lo estamos haciendo en la Comunidad de Madrid. Estamos sacando adelante votaciones, estamos votando también en contra de muchas iniciativas del Gobierno que entendemos que perjudican los intereses de la mayoría social. Pero evidentemente eso no puede ir en detrimento de algo que es esencial. Creo en una democracia compleja como la nuestra, que es el derecho a defender la diferencia y a poner en cooperación esas diferencias y esas esas particularidades que todos tenemos.

Los resultados electorales van a tener mucho más que ver con el diálogo entre diferentes y, sobre todo, con esa palabra que a nosotros en Más Madrid nos gusta mucho, que es la palabra cooperación. Yo creo que es la palabra que va a presidir la dinámica política en el próximo ciclo.

¿Qué me puedes decir sobre la reestructuración de Más Madrid?

Seguramente, este proceso nos va a permitir ser una organización mejor engrasada, en la que la comunicación entre los diferentes ámbitos de nuestra organización, desde el municipio más pequeño hasta el municipio más grande, la ciudad de Madrid, va a ser mejor.

El que va a haber cooperación no sólo vertical entre órganos, sino horizontal entre los concejales de un pueblo chiquitito. El diputado autonómico que lleva un ámbito de ese tipo de cosas conforman seguramente una organización que va a ser capaz de enfrentar retos importantes, porque Madrid los retos siempre son importantes, pero lo va a hacer seguramente con más, con más garantías.

’Madrid Merece Más’ es vuestra candidatura: ¿qué merece Madrid?

La candidatura que hemos presentado con Mónica García a la cabeza es una candidatura ilusionante. Creo que Mónica representa muchos de los valores que necesita Madrid en estos momentos. 

Foto: Rodrigo Jiménez / EFE.

Madrid se merece más que las privatizaciones sanitarias, se merece más que la privatización de las residencias y se merece mucho más que todas esas ocurrencias de Isabel Díaz Ayuso día tras día. Nosotros pensamos que eso lo sintetiza a la perfección Mónica García, que es médico, que es madre, que es compañera, que es amiga, pero sobre todo que es una diputada como la copa de un pino.

¿Cuales son las lecciones aprendidas de la campaña de 2019 que tú dirigiste?

Nosotros queríamos hacer todo cuanto estuviera en nuestra mano para evitar que Isabel Díaz Ayuso estuviera en la Puerta del Sol. Evidentemente eso no fue posible. No fue posible no porque el Partido Popular ganara las elecciones, que no las ganó. No fue posible porque hubo un partido político, Ciudadanos, que decidió garantizar que el mismo Partido Popular que llevaba gobernando 25 años con Gürtel, Púnica, Lezo, con el caso Avalmadrid, con el caso Master, continuará gobernando en la Comunidad de Madrid en esta legislatura.

El Gobierno es el que es, porque Ciudadanos quiso que fuera así. Es verdad que Ciudadanos ha cambiado un poquito desde aquellas elecciones. Yo creo que ahí podemos estar de acuerdo. Y que Arrimadas en el Congreso de los Diputados está haciendo algunos gestos que son diferentes a los que venía haciendo Ciudadanos en los últimos meses. Ahora bien, si lo que se me pregunta es esos cambios se están reflejando en la Comuna de Madrid. Ignacio Aguado está haciendo lo mismo que está haciendo su jefa en el Congreso.

¿Dispuestos a sentaros con Ciudadanos?

Nos mostramos dispuestos a sentarnos con Ciudadanos siempre. De hecho, yo me he sentado con Ciudadanos hace dos semanas y Ciudadanos no había cambiado su postura. Ahora bien, yo no soy muy optimista, desgraciadamente, pero lo digo con claridad porque ya lo he dicho en varias ocasiones. Si Ciudadanos cambia de opinión, si Ciudadanos decide dejar de insuflar oxígeno al Partido Popular de la Gürtel, de Púnica, del caso Master, nosotros estaremos ahí para hablar con todos y de todo.

Foto: Fernando Villar / EFE.

¿En qué va a poner su acento Más Madrid en esta nueva etapa?

Vamos a poner un acento importante en la emergencia climática, sin ninguna duda en la descarbonización. El intentar explorar una forma de producir, de vivir, de compartir este mundo de una manera diferente. Yo creo que es una prioridad para nosotros y es un signo de nuestra identidad como partido político, como plataforma electoral. Es algo que nos acompaña desde el primer momento y que nos va a seguir acompañando. Yo creo que la emergencia climática, más allá de la amenaza que representa, es también una oportunidad para intentar explorar una forma de participar de este mundo diferente e incluso para transformar nuestro sistema productivo y acabar con esa precariedad que nos perjudica, que es inmoral y que nos hace ser mucho más ineficientes.

Indudablemente, el feminismo será central para nosotros. Creemos que este es el siglo de las mujeres, que tenemos que ir un pasito más allá de las declaraciones formales. No podemos quedarnos en la punta del iceberg. Tenemos todavía una gran tarea para llevar la igualdad entre hombres y mujeres a la base.

La lucha contra la desigualdad social será un eje central. Leía un dato escalofriante hace un rato: los 24 súper ricos de nuestro país han salido del estado de alarma habiendo ganado 20.000 millones de euros, y mientras tanto, 700.000 españoles se han incorporado a la lista de los más pobres de nuestro país. Es absolutamente imposible que España prospere en estas condiciones. 

Hablas de desigualdad social pero, ¿cómo solucionar este problema?

No hace falta inventarse cosas nuevas para resolver el problema de la desigualdad. En España hay una cosa que funciona y funciona desde hace muchos años, que es el sistema tributario, son los impuestos. Para eso están, para garantizar que todas las personas tienen unas condiciones de vida dignas, porque entendemos que la dignidad de la persona es una premisa democrática.

No hay democracia si no es con unas condiciones de vida dignas. No es posible hablar de democracia cuando tenemos colas del hambre en muchos barrios de Madrid. No es posible que los políticos estemos en las instituciones debatiendo de forma acalorada sobre muchísimas cuestiones que sin duda son trascendentales y, sin embargo, no estemos siendo capaces, como sociedad y como sistema político, de resolver algunos de los grandes retos. 

En febrero de este año Carmena decía que se «equivocó» al fundar Más Madrid…

La verdad es que que muchas veces estas citas están descontextualizadas. Yo no he terminado nunca de escuchar esas declaraciones. Manuela Carmena ha sido y es un referente político y un referente moral para toda la gente que formamos parte de Más Madrid.

Muchas veces me preguntan qué diferencia hay entre la Comunidad y el Ayuntamiento, cómo es posible entenderse con Almeida y cómo no es posible entenderse con Isabel Díaz Ayuso. Yo siempre digo que la respuesta a eso se llama Manuela Carmena. 

Pablo Gómez (Más Madrid): «Es una suerte que la crisis de la COVID-19 la haya tenido que enfrentar un Gobierno progresista»

Iñigo Errejón y Manuela Carmena. | Foto: David Arenal / Más Madrid

El diálogo entre diferentes, tender la mano al adversario, entender que la política municipal no es simplemente confrontación de ideas improductivas, sino que muchas veces se puede llegar a acuerdos que puedan ir en beneficio de la ciudadanía, todo eso forma parte del legado de Manuela Carmena y quienes estamos haciendo política en la Comunidad de Madrid valoramos todavía más el paso de Manuela por la política.

Yo personalmente estoy muy orgulloso de participar de la organización y el proyecto que junto con Íñigo Errejón fundó Manuela Carmena en Madrid.

Rodrigo Isasi Arce

Periodista especializado en Defensa, conflictos armados, mundo arabo islámico y cooperación internacional. Viajero empedernido y fotógrafo aficionado.