The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Arturo Pérez-Reverte: "La legislación en España sobre animales es una vergüenza"

Arturo Pérez-Reverte es más o menos flaco y más o menos alto, tiene un recorrido largo a sus espaldas como reportero de televisión; comenzó a escribir ficción muy tarde, pasados los 30, y supo emplear la fama de las retransmisiones para publicar con grandes editoriales, vender miles de ejemplares y fidelizar a lectores de España y todo el continente americano. Más adelante llegó su ingreso en la Real Academia de la Lengua en 2003 y en Twitter en 2010; también su amistad con Javier Marías, de la que presume con frecuencia y al que regala, de tanto en tanto, armas como revólveres o ballestas.

Arturo Pérez-Reverte publica este jueves una nueva novela fuera de su serie sobre el detective Falcó, del que se confiesa “rehén”, y tiene la rareza no tan novedosa de estar protagonizada por un animal, en este caso un perro de pelea en un mundo donde todos son perros: hay perros honestos, perros malvados, perros neonazis, perros narcotraficantes. El autor cartaginés sustituye, de esta manera, la sociedad humana por una sociedad perruna. No es extraño encontrar en Pérez-Reverte críticas y lamentos a la situación de estos animales en España, y en esta novela, que él insiste en puntualizar como “una novela normal” –y no reivindicativa o de denuncia–, se produce una hipérbole de todos los atributos que se presumen en los canes: la valentía, la lealtad, la dignidad. Pérez-Reverte incorpora el componente de la inteligencia.

A diferencia de los caballos, que son “nobles pero estúpidos”. A diferencia de los gatos, que son “demasiado humanos”.

“Estoy orgulloso de esta novela”, dice Pérez-Reverte, que presenta Los perros duros no bailan (Alfaguara) en el pequeño y elegante anfiteatro de Casa de América. “Estoy orgulloso de Negro [el protagonista]”. Se trata de una novela negra “canónica”, como avanza el autor, donde el protagonista, un perro de ocho años, regresa al mundo “triste” y “sórdido” de las bajas calles en busca de dos amigos desaparecidos. Negro, como Alatriste o Falcó, es también un espíritu en guerra, un “héroe cansado” –como dice en ocasiones Pérez-Reverte–, que ha viajado, ha visto y ha vivido; Negro “tiene esa mirada que ya no puede ser inocente o simpática”, alega el escritor, definiendo al perro y a sí mismo.

“Cuando duermo, viene mi vida”, continúa Pérez-Reverte. “Estoy condenado a escribir este tipo de novelas. Lo que cuento no lo he aprendido leyendo a Faulkner o Hemingway, tampoco en la barra de un bar. Cuando hablo de luchar, de matar y morir, es porque lo he visto. Yo escribo mi vida, incluso en un artículo de folio y medio”.

Arturo Pérez-Reverte: "xxxxxx"

Arturo Pérez-Reverte, durante la presentación de ‘Los perros duros no bailan’. | Foto: J.R.P./The Objective

Dice Pérez-Reverte que no comprende la vida sin valor ni lucha, que “nada está consolidado”, que “todo puede desaparecer”. Le viene a la mente Yugoslavia en los 90, una guerra sin cuartel en el corazón de Europa, donde podías ver la muerte y el verdugo en cada fuego cruzado. El novelista cree que, por esta razón, debemos admirar y proteger nuestras libertades, conservarlas con la lucha si es necesario. “Vivimos en un mundo en el que hemos vendido a los jóvenes que todo es gratis”, asume, “pero la lucha estuvo ahí, aunque no se vea. No hay libertad que se gane sin lucha”.

Y ahora su lucha, que está dividida, se encuentra en la libertad de expresión y en los derechos de los perros.

“Estamos coartando la lengua a gente necesaria”, dice sobre la primera. “A mí o a Marías nos da igual, no nos afecta una campaña, tenemos lectores, hemos pasado una línea. Pero a un escritor o periodista de 20 ó 30 años pueden hundirle la vida”.

“En España, maltratar animales sale gratis”, dice sobre la segunda. “No importa que le quemen la cara a un perro con un soplete. La búsqueda de esta gentuza requiere una orden judicial, pero la condena máxima es de un año y eso hace que no le dediquen el esfuerzo necesario”. Pérez-Reverte responsabiliza de este hecho a los “individuos” que están en las Cortes: “La legislación en España sobre animales es una vergüenza”.

A Arturo Pérez-Reverte, que conoce a casi todos los miembros de esta sala, periodistas culturales de todos los periódicos y televisiones –a veces se dirige a ellos por su nombre, sin presentaciones previas–, le preguntan qué les ha parecido esta obra a los perros que tiene en casa, cuyo título recuerda a Los hombres duros no bailan, un clásico moderno de Norman Mailer. El escritor sonríe, y es una sonrisa levemente amarga. “No lo han leído”, bromea, “pero cuando estoy con ellos, sé que saben de lo que les hablo”.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.