The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

¿Crees que a tu perro le gusta que le hables como a un bebé?

Foto: Xan Griffin | Unsplash

Alguna vez te has preguntado si a tu perro le gusta que le hables como a un bebé. Es más, ¿te habías dado cuenta de que le hablas a tu perro como si le hablaras a un bebé? Porque lo más probable es que lo hagas. Todos lo hacemos. Da igual que el perro tenga 14 años y pese 57 kilos, cuando lo saludamos usamos un tono de voz más alto, más melódico y más lento de lo normal, como si estuviéramos ante un recién nacido. No es una cosa de mujeres, a los hombres les pasa lo mismo. Tampoco tiene que ver con el idioma o con la edad, los niños lo hacen también. Y funciona. El ‘discurso dirigido a bebés’ o baby talk juega un papel fundamental en el desarrollo del lenguaje del niño. Pero a los perros, ¿les gusta que les hablemos así? La ciencia dice que sí.

Según un estudio realizado por la Universidad de York, Reino Unido, y publicado en la revista científica Animal Cognition, esta forma de hablar hace que los perros quieran pasar más tiempo con sus dueños y presten más atención a las instrucciones, fortaleciendo así el lazo afectivo entre canes y humanos. Por supuesto, el tono no es lo único importante, el contenido también juega un papel fundamental en el proceso de comunicación. En palabras de uno de los investigadores, el Dr. Alex Benjamin, “los perros adultos necesitan escuchar las palabras relevantes para ellos en un tono agudo y emocional (baby talk) para encontrarlas realmente relevantes”. La muestra es pequeña, solo 37 perros, pero es, sin duda, el punto de partida de una línea de investigación que nos ayudará a entender mejor cómo comunicarnos de forma efectiva con nuestros amigos los perros.

¿Crees que a tu perro le gusta que le hables como a un bebé?

El ‘baby talk’ no es solo para los cachorros, como se pensaba hasta hace poco. | FOTO: Helena Lopes | Unsplash.

Para el estudio, los investigadores llevaron a los perros a una habitación con dos personas en la que cada uno reproducía un mensaje grabado. Uno era un discurso dirigido a un perro, con un tono agudo y alegre y palabras claves como “paseo” o “premio”. El otro, un discurso para adultos con un contenido sin interés para el perro. “Los perros, pensamos, son muy sensibles a los cambios en las propiedades acústicas -factores como el género de la persona o su tamaño- por eso, la grabación utilizada coincidía siempre con la persona que sostenía el altavoz”, apunta Benjamin.

Mientras se reproducían los mensajes, el equipo medía cuánto tiempo pasaba el perro mirando a cada persona. “Los perros pasaron más tiempo mirando a la persona que utilizaba el discurso dirigido al perro”, explica Benjamin. Luego, se permitió a los perros elegir con quién querían interactuar físicamente. El resultado, en promedio, fue el mismo: los perros participantes eligieron pasar más tiempo con la persona que reproducía el mensaje con el baby talk. Para saber si lo que atraía a los perros era la forma de decir las cosas o las palabras en sí, en la segunda fase del estudio los investigadores mezclaron las variables. En el discurso para perros se utilizaban las palabras que no tenían ningún tipo interés para ellos y en el discurso para adultos se decían las palabras claves.

En esta fase, los perros no mostraron preferencia por ninguna de las dos personas, lo que sugiere que la elección de los perros en la fase uno no responde solo al tono o al vocabulario empleado, sino a una combinación de ambos. “Tal vez los perros usen la entonación para asistir inicialmente al discurso y luego reconozcan si las palabras que se están usando están relacionadas con ellos o no”, explica Benjamin. En conclusión, hablarle a tu perro como a un bebé puede ser útil para captar su atención, pero si lo que quieres es comunicarte realmente con él debes cuidar también el contenido de la conversación.

Pensamos que sabemos mucho sobre los perros, pero la realidad es que son muchos los mitos que rodean a nuestros “mejores amigos” del mundo animal. En el caso de la comunicación humano-perro, estudios anteriores, como el publicado en la revista The Royal Society, demostraron el efecto positivo del baby talk sobre los cachorros. Sin embargo, establecían que en perros adultos el efecto era nulo. Posiblemente porque, como establecen los investigadores en las conclusiones de la publicación, los perros muestran “menos interés en las voces de extraños a medida que envejecen”. Ahora, gracias al estudio liderado por el Dr. Benjamin sabemos que no es así. No importa la edad que tenga tu perro, puedes seguir usando ese tono de voz especial para comunicarte con él. Y no es que tengas que darle explicaciones a nadie, pero si te dicen algo, ya sabes, la ciencia te respalda.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.