The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

No, los perros no ven en blanco y negro

Foto: Brianna Santellan | Unsplash

Cuando nacen, los cachorros son ciegos. A partir de las seis semanas comienzan a desarrollar su percepción visual de forma progresiva hasta que, aproximadamente a los tres meses, alcanzan su visión definitiva. La teoría de que los perros no tienen la capacidad de distinguir colores está muy arraigada en la cultura popular, pero la verdad es que carece de toda base científica. Es cierto que no ven igual que nosotros, pero no, los perros no ven en blanco y negro. Como casi todos los mamíferos, de hecho, ven el mundo a color, solo que con un espectro diferente al de los humanos.

Los perros tienen dos tipos de receptores de color en los ojos. Los humanos tenemos tres. Estos receptores se llaman conos y son los que determinan el espectro de color que somos capaces de distinguir. Cada tipo de cono es sensible selectivamente a una longitud de onda de luz diferente, el famoso RGB: uno es sensible a la luz roja, otro a la luz verde y otro a la azul. De la combinación de estos tres colores básicos salen todos los demás que podemos ver. Al tener solo dos tipos de conos, los canes no pueden percibir algunas combinaciones de colores como nosotros.

Por ejemplo, pueden distinguir el color azul del rojo, pero no el amarillo del naranja, ni el verde del rojo. Es una visión parecida a la de los humanos con daltonismo que también tienen solo dos tipos de conos. Una persona con visión a todo color, a lo largo del espectro de luz visible percibe rojo, naranja, amarillo, verde, cian, azul y violeta. Un perro, en cambio, ve las diferentes combinaciones de dos colores: amarillo y azul. Por eso, al jugar en el césped, encontrará con mayor facilidad una pelota azul que una roja.

Ahora bien, para un perro los colores no tienen ninguna importancia. Para identificar los objetos se basan principalmente en el contraste y el movimiento, una característica evolutiva del perro cazador. Además, la vista no es su principal sentido, es el olfato. Luego viene el oído. De ahí que un perro ciego pueda llevar una vida absolutamente normal.

Los ojos de los perros están en un ángulo de 20 grados, lo que aumenta considerablemente el campo visual. | FOTO: BARBARA MONTAVON | UNSPLASH.

La forma en la que percibimos los colores no es la única diferencia entre la visión humana y la canina. Nuestro ángulo de visión es de 180º, el del perro, en cambio, es de unos 250º, así que si te paras diagonalmente detrás de tu perro, lo más probable es que te vea. Por otra parte, los perros pueden ver perfectamente en condiciones de poca luz y son capaces de procesar más imágenes por segundo que nosotros, lo que les permite ver las cosas en movimiento con más precisión. Esto, por supuesto, no significa que uno vea mejor que otro. Las características de visión responden a las necesidades de cada especie para garantizar su supervivencia.

Estudios sobre la percepción canina del color

Para probar de forma práctica que los perros solo tienen dos tipos de conos en la retina, uno sensible al amarillo y otro al azul, un grupo de investigadores italianos liderados por el Dr. Marcello Siniscalchi, profesor en el Departamento de Medicina Veterinaria de la Universidad de Bari, utilizó una variación de las cartas de Ishihara, una prueba que consiste en una serie de círculos con puntos de colores y tamaños aleatorios en los que una persona con visión normal puede distinguir un número. Solo que esta vez, como las cartas las verían perros y no humanos, en vez de números se podía distinguir un gato corriendo.

Al mostrar el gato en un rojo brillante sobre un fondo de puntos verdes, la mayoría de los perros lo notaron de inmediato. Pero cuando el contraste era menor, rojo oscuro por ejemplo, muchos de los perros parecían no notar al gato. Tiene sentido, ya que aunque pensemos que los perros son diurnos porque se adaptan a nuestro estilo de vida, “no debemos olvidar que, en una perspectiva evolutiva, los perros son crepusculares [activos al amanecer y al anochecer]”, como apunta Siniscalchi. En el estudio participaron perros de raza pura y perros de raza mixta, pero la muestra es pequeña así que los resultados deben ser confirmados en un experimento más grande.

No, los perros no ven en blanco y negro

Los perros distinguen mejor un objeto en movimiento que un objeto fijo. | FOTO: HYBRID | UNSPLASH.


Otro estudio interesante, aunque también con una muestra pequeña, asegura que hay indicios para pensar que bajo condiciones de iluminación natural, los perros también usan los colores para diferenciar objetos y no solo el contraste y el brillo, como se pensaba hasta hace poco. Para demostrarlo, los investigadores rusos diseñaron una prueba basada en cuatro hojas de papel, una de color amarillo oscuro, una amarillo claro, una azul oscuro y una azul claro y establecieron los niveles de oscuridad en lo que los ojos de los perros son sensibles. Con esta información, los canes podrían diferenciar los papeles de dos formas diferentes: claros y oscuros o azules y amarillos.

Durante la fase de entrenamiento, los investigadores utilizaron dos papeles que diferían en color y brillo: un papel amarillo oscuro y otro azul claro o un papel amarillo claro y otro azul oscuro y colocaron frente a cada uno una caja con un trozo de carne cruda. Sólo una de las cajas se abría y en esa usaban siempre el mismo papel. Los perros tenían un solo intento para decidir qué caja abrir. Con pocas repeticiones, los canes aprendieron a elegir rutinariamente la caja correcta, lo que demostró que habían sido entrenados para asociar una caja de comida con uno de los papeles en específico. Para reforzar el entrenamiento, los perros realizaron los ejercicios durante varios días seguidos.

Luego, los investigadores cambiaron las cosas. Al perro había aprendido que la caja que se abría era la del papel amarillo oscuro le dieron dos nuevas opciones: azul oscuro o amarillo claro. Si el perro intentaba abrir la caja del papel azul oscuro, se demostraría que había basado su entrenamiento original en el brillo, pero si elegía la del papel amarillo claro, el aprendizaje estaba basado en el color. Seis de los ocho perros que participaron en el estudio eligieron la opción basada en el color como mínimo el 90% de las veces. En el estudio solo participaron perros de raza mixta y aunque abre camino para una nueva línea de investigación, se trata de una muestra demasiado pequeña como para extraer conclusiones definitivas.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.